Igle­sia la­men­ta que Hon­du­ras su­fra por vio­len­cia y po­bre­za

Lla­ma­do El car­de­nal ós­car An­drés Ro­drí­guez di­jo que el país su­fre las he­ri­das del cri­men or­ga­ni­za­do, la in­di­fe­ren­cia de mu­chos, la im­pu­ni­dad, la di­vi­sión y has­ta el odio, en su ho­mi­lía du­ran­te la Mi­sa Cris­mal.

Diario El Heraldo - - Portada - Ju­lis­sa Mer­ca­do El Heraldo fran­cis.mer­ca­do@el­he­ral­do.hn

“Hon­du­ras su­fre las he­ri­das de la po­bre­za, la vio­len­cia, del cri­men or­ga­ni­za­do, la in­di­fe­ren­cia de mu­chos, la im­pu­ni­dad, la di­vi­sión y has­ta el odio”, la­men­tó ayer en su ho­mi­lía el car­de­nal ós­car An­drés Ro­drí­guez Ma­ra­dia­ga, du­ran­te la Mi­sa Cris­mal.

La emo­ti­va eu­ca­ris­tía, con la que la Igle­sia Ca­tó­li­ca ce­le­bra la re­no­va­ción de vo­tos con Dios de sus ser­vi­do­res y don­de se con­sa­gra el San­to Cris­ma y los óleos que se uti­li­zan en los prin­ci­pa­les sa­cra­men­tos, reunió a obis­pos y sa­cer­do­tes de la Ar­qui­dió­ce­sis de Te­gu­ci­gal­pa en la Ba­sí­li­ca Me­nor de Su­ya­pa.

El so­lem­ne ac­to fue acom­pa­ña­do por cen­te­na­res de fe­li­gre­ses que ca­da Jue­ves San­to acu­den a es­te ac­to li­túr­gi­co pa­ra agra­de­cer y orar por los pas­to­res de sus pa­rro­quias.

Du­ran­te la ce­re­mo­nia con­ce­le­bra­da, el car­de­nal Ro­drí­guez se­ña­ló que “to­do es­to pue­de ge­ne­rar de­s­es­pe­ran­za”, sin em­bar­go, di­jo que los sa­cer­do­tes son los res­pon­sa­ble de lle­var la ale­gría de la fe, que ge­ne­ra un men­sa­je ale­gre y lleno de es­pe­ran­za.

“So­mos por­ta­do­res de esa pa­la­bra que tie­ne en sí mis­ma la fuer­za pa­ra re­su­ci­tar a una los que es­tá muer­tos”, ase­ve­ró.

En ese sen­ti­do, el tam­bién Ar­zo­bis­po de Te­gu­ci­gal­pa man­dó a los re­li­gio­sos a se­guir cum­plien­do con el man­da­to de pro­mul­gar la fe en Dios y lo es­ta­ble­ci­do en las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras.

Pe­ti­ción

Mien­tras a los fie­les les so­li­ci­tó in­cluir en sus oraciones a to­dos los hom­bres y mu­je­res que han con­sa­gra­do su vi­da a Dios To­do­po­de­ro­so.

“Por fa­vor, con­ti­núen oran­do por es­tos mi­nis­tros que son sus sa­cer­do­tes, por no­so­tros obis­pos y por nues­tro que­ri­do pa­pa Francisco”, aco­tó.

So­li­ci­tó va­lo­rar y dar gra­cias a los lí­de­res re­li­gio­sos por la la­bor que desem­pe­ñan.

“Les rue­go que en es­te día tan es­pe­cial en el que con­me­mo­ra­mos la ins­ti­tu­ción del sa­cer­do­cio y el sa­cra­men­to de la eu­ca­ris­tía, ten­gan una pa­la­bra de gra­ti­tud pa­ra con es­tos her­ma­nos su­yos, es­pe­cial­men­te los pá­rro­cos, sus vi­ca­rios, que ca­da día les re­ga­lan el pan de la pa­la­bra y el pan de vi­da que tan­to ne­ce­si­ta­mos”, ma­ni­fes­tó.

Ro­drí­guez fe­li­ci­tó a los pres­bí­te­ros por ser va­lien­tes y por se­guir lle­van­do la an­tor­cha de la fe. A ellos tam­bién pi­dió ce­le­brar con fer­vor la san­ta eu­ca­ris­tía pa­ra que “vuel­van a des­cu­brir su sa­cer­do­cio a la luz de la eu­ca­ris­tía”.

“Es­pe­ro que el re­cuer­do de Cris­to ro­dea­do por sus após­to­les en la úl­ti­ma ce­na, les con­duz­ca a un di­na­mis­mo ma­yor de fra­ter­ni­dad y de co­mu­nión sin ol­vi­dar­se que la mi­se­ri­cor­dia de Dios tie­ne tam­bién un to­que ma­ter­nal y se ex­pe­ri­men­ta de un mo­do es­pe­cial en nues­tra Se­ño­ra de Su­ya­pa, cuan­do se acu­de a ella pa­ra pe­dir­le que vuel­va a no­so­tros sus ojos mi­se­ri­cor­dio­sos”, re­fle­xio­nó.

Un men­sa­je

Re­fi­rió que el pa­pa Francisco en su men­sa­je en la Mi­sa Cris­mal alu­dió a la mi­se­ri­cor­dia, en ese sen­ti­do pi­dió a los sa­cer­do­tes leer to­da la ho­mi­lía del su­mo pon­tí­fi­ce “ya que les po­drá dar mu­cha ri­que­za de man­da­mien­to de amor”.

“La mi­se­ri­cor­dia es la pa­la­bra que re­ve­la el mis­te­rio de la san­tí­si­ma Tri­ni­dad, es el ac­to y úl­ti­mo su­pre­mo con el cual Dios vie­ne a nues­tro en­cuen­tro”, di­jo.

“Es la ley fun­da­men­tal que ha­bi­ta en el co­ra­zón de ca­da per­so­na, cuan­do mi­ra con ojos sin­ce­ros al her­mano que en­cuen­tra en el ca­mino de la vi­da”.

“La mi­se­ri­cor­dia es la vía que une a Dios y al hom­bre, por­que abre el co­ra­zón a la es­pe­ran­za de ser ama­do pa­ra siem­pre, no obs­tan­te, en el lí­mi­te de nues­tro pe­ca­do, Dios res­pon­de con la ple­ni­tud del perdón”, agre­gó.

Ase­gu­ró que la mi­se­ri­cor­dia “siem­pre se­rá más gran­de que cual­quier pe­ca­do y nadie po­drá po­ner un lí­mi­te al amor de Dios que per­do­na”.

In­di­có que es­ta de­vuel­ve a las per­so­nas a su dig­ni­dad ori­gi­nal y des­ta­có la im­por­tan­cia de que los sa­cer­do­tes sien­tan ese amor y esa mi­se­ri­cor­dia.

“El amor de Dios con­sue­la, per­do­na y ofre­ce es­pe­ran­za”, re­cor­dó.

La­va­to­rio de pies

La tra­di­ción re­li­gio­sa in­clu­ye en el Jue­ves San­to, re­me­mo­rar la ago­nía y ora­ción de Je­sús en el Huer­to de los Oli­vos, la traición de Ju­das y el pren­di­mien­to de Je­sús.

Es­te epi­so­dio re­fle­ja­do en los Evan­ge­lios, tam­bién fue re­cor­da­do ayer con la ce­re­mo­nia del la­va­to­rio de pies.

En es­te ac­to la igle­sia re­cuer­da la lec­ción de hu­mil­dad que dio Je­su­cris­to a los após­to­les la­ván­do­les sus pies.

Jor­na­da

La Igle­sia Ca­tó­li­ca pre­pa­ró pa­ra es­ta se­ma­na una jor­na­da de ac­tos re­li­gio­sos que lla­man a la po­bla­ción a la re­fle­xión y a un en­cuen­tro con Cris­to resucitado.

Es­te día ini­cia­rá con el San­to Vía Cru­cis, en el que se re­cuer­dan 14 du­ros mo­men­tos que Je­sús su­frió an­tes de ser cru­ci­fi­ca­do. Se con­ti­núa con un ac­to de ve­ne­ra­ción de la cruz y se con­clu­ye con la pro­ce­sión del san­to en­tie­rro, en el que un Cris­to ya­cen­te es lle­va­do al se­pul­cro en me­dio del si­len­cio

“La mi­se­ri­cor­dia es la vía que une a Dios y al hom­bre por­que abre el co­ra­zón de ser ama­do pa­ra siem­pre (...) de­be es­tar en nues­tra vi­da”.

“Hoy es un día pa­ra orar y agra­de­cer el tra­ba­jo que ha­cen nues­tros sa­cer­do­tes, ellos que son los que lle­van el men­sa­je de es­pe­ran­za”.

ós­car An­drés Ro­drí­guez

Car­de­nal

(1) El car­de­nal Ós­car An­drés Ro­drí­guez acom­pa­ña­do de los sa­cer­do­tes y obis­pos de la Ar­qui­dió­ce­sis de Te­gu­ci­gal­pa du­ran­te la con­sa­gra­ción del San­to Cris­ma, acei­te de oli­va con una pe­que­ña can­ti­dad fe­li­grés por­ta una pan­car­ta con un men­sa­je de agra­de­ci­mien­to a va­rios sa­cer­do­tes que re­no­va­ron sus vo­tos con Dios du­ran­te la ce­re­mo­nia. (4) Con no­ta­ble fer­vor y de­vo­ción una an­cia­na ora a Dios con

FO­TOS: JOHNY MA­GA­LLA­NES/DA­VID RO­ME­RO

de bál­sa­mo cu­yo aro­ma re­pre­sen­ta el sua­ve olor de la vi­da cris­tia­na. (2) El ca­ya­do o bas­tón del pastor que uti­li­za el car­de­nal es por­ta­do por un sa­cer­do­te du­ran­te el desa­rro­llo de la Mi­sa Cris­mal. (3) Una un ro­sa­rio en su mano du­ran­te la mi­sa. (5) Un amo­ro­so pa­dre car­ga a su be­bé en me­dio de la mul­ti­tud que acu­dió al ac­to re­li­gio­so. (6) Las ma­nos de un pa­dre por­tan las hos­tias.

(1) Los sa­cer­do­tes que re­no­va­ron sus vo­tos se pre­sen­tan an­te Dios en el ac­to desa­rro­lla­do la ma­ña­na de ayer. (2) Fe­li­gre­ses aplau­den con ale­gría la re­no­va­ción de su fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.