“Los hom­bres en­tre­ga­mos a Je­su­cris­to a la muer­te”

Diario El Heraldo - - Al Frente -

En la fies­ta de la Pas­cua, Pon­cio Pi­la­to le di­ce a la mul­ti­tud que es cos­tum­bre li­be­rar aun pri­sio­ne­ro y se­gui­da men­te le pre­gun­ta a quién quie­ren que li­be­re: a Je­sús o a Ba­rra­bás.

La mu­che­dum­bre pi­de a Pi­la­to li­be­rar a Ba­rra­bás y cru­ci­fi­car a Je­sús. Pe­se a ex­pre­sar que “no en­cuen­tro cul­pa en es­te hom­bre”, Pi­la­to obe­de­ce y con­de­na a Je­sús a muer­te.

El tex­to de la pri­me­ra es­ta­ción re­fie­re que la con­de­na se ofi­cia­li­zó des­pués de que Pi­la­to se la­va­ra las ma­nos y di­je­ra a la mu­che­dum­bre que acla­ma­ba la cru­ci­fi­xión que “la san­gre de es­te jus­to cai­ga so­bre us­te­des”.

El Evan­ge­lio se­gún San Mar­cos re­ve­la que “Pi­la­to to­mó de nue­vo la pa­la­bra y les pre­gun­tó qué ha­go con el que lla­máis Rey de los Ju­díos, ellos gri­ta­ron de nue­vo ‘Cru­ci­fí­ca­lo’ y Pi­la­to, que­rien­do com­pla­cer a la gen­te, les sol­tó a Ba­rra­bás y a Je­sús, des­pués de azo­tar­lo, lo en­tre­gó pa­ra que lo cru­ci­fi­ca­ran”.

Se­gún Juan Car­los Martínez, pá­rro­co de la Ca­te­dral, a al­gu­nos, Pi­la­to “les pa­re­ce vio­len­to, cruel, in­de­ci­so, que in­ten­ta apli­car la jus­ti­cia y que es­tá lleno de tur­ba­cio­nes; sin em­bar­go, siem­pre es se­ña­la­do co­mo un gran res­pon­sa­ble de la muer­te de Cris­to”.

“Pe­ro an­tes de que él se la­va­ra las ma­nos y de­ja­ra a la li­bre vo­lun­tad de la chus­ma la de­ci­sión so­bre la vi­da de Cris- to, ya Je­sús ha­bía si­do juz­ga­do y con­de­na­do por aquel ami­go que lo ven­dió y lo en­tre­gó, por aque­llos que se dur­mie­ron y no pu­die­ron ve­lar una ho­ra con él”, re­cor­dó.

“Fue juz­ga­do des­de an­tes por el aban­dono co­bar­de y la des­leal­tad de los más que­ri­dos, sin em­bar­go, por amor a no­so­tros Dios en­tre­ga a su hi­jo a la muer­te, cier­ta­men­te no lo en­tre­ga co­mo lo hi­zo Ju­das o aque­llos que lo lle­va­ron a la con­de­na, sa­cer­do­tes y an­cia­nos del pue­blo, eso sig­ni­fi­ca una ne­ga­ción ab­so­lu­ta de su amor de pa­dre”, co­men­tó.

“Dios en­tre­ga a su hi­jo por amor des­de el mo­men­to que lle­ga al mun­do pa­ra sal­var­nos, des­de en­ton­ces la exis­ten­cia de Je­sús se reali­zó ple­na­men­te con­for­me a su dig­ni­dad de hi­jo de Dios, los hom­bres em­pu­ja­mos a Je­su­cris­to a la muer­te pa­ra con­du­cir­lo a la na­da, el pa­dre lo re­ci­be en el abra­zo eterno de la in­ti­mi­dad di­vi­na”, agre­gó. “Je­sús vi­ve eter­na­men­te y leal en su con­di­ción de Dios y de hom­bre, en la muer­te de Je­sús acon­te­ce el na­ci­mien­to eterno del hi­jo en es­te mun­do y se ma­ni­fies­ta el mis­te­rio de la pa­ter­ni­dad de Dios a quien Je­sús no pu­do lle­gar más que mu­rien­do”, di­jo. Martínez pi­dió a Dios perdón “por no ha­ber en­ten­di­do que to­da tu vi­da, tu pa­sión y tu muer­te, tu con­de­na y tu cru­ci­fi­xión son pre­cio de nues­tro pe­ca­do, son un pa­go de amor por no­so­tros ”.

Juan C. Martínez “No juz­guen y no se­rán juz­ga­dos, no con­de­nen y no se­rán con­de­na­dos, amen a sus enemi­gos, ha­gan el bien a los que los odian, ha­gan con los de­más lo que quie­ren que ha­gan con us­te­des”. “Per­do­na que no ha­ya­mos com­pren­di­do tan in­men­so amor y te si­ga­mos con­de­nan­do in­jus­ta­men­te, per­dó­na­nos por tan­tas ve­ces que te he­mos con­de­na­do en nues­tros her­ma­nos”.

Juan C. Martínez

Pá­rro­co Ca­te­dral

JE­sús Es CON­DE­NA­DO A MuEr­tE MIEN­trAs PI­LA­tO sE LA­vA LAs MA­NOs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.