Ma­ría, la ex­pre­sión vi­va de la ab­ne­ga­ción y la obe­dien­cia

Diario El Heraldo - - Al Frente -

El re­li­gio­so exal­tó las cua­li­da­des de la mu­jer en va­rias fa­ce­tas de la vi­da, mis­mas que son re­pre­sen­ta­das en Ma­ría. Co­mo ma­dre, co­mo es­po­sa, co­mo ami­ga y de­más, de la mis­ma ma­ne­ra hi­zo una ora­ción por el ce­se de la vio­len­cia ha­cia ellas.

En su ca­mino ha­cia el Cal­va­rio, can­sa­do y ado­lo­ri­do, Je­sús se en­cuen­tra con su ma­dre Ma­ría, quien amar­ga­men­te pre­sen­cia el do­lor y el su­fri­mien­to de su vás­ta­go.

El pá­rro­co Juan Car­los Martínez ma­ni­fes­tó to­das esas cua­li­da­des que se ma­ni­fies­tan en Ma­ría, el amor in­con­di­cio­nal y la ab­ne­ga­ción.

“Ma­ría es la mu­jer, la ma­dre, la es­po­sa, la hi­ja, la no­via, la ami­ga, la her­ma­na, Ma­ría es aque­lla ma­dre que ve­la al hi­jo en­fer­mo y aque­lla que le to­ma la mano pa­ra di­bu­jar las pri­me­ras le­tras, la que ha­ce con los hi­jos la ta­rea, la que sir­ve en la me­sa el pan ama­sa­do con su­dor y ca­ri­ño”, ma­ni­fes­tó.

Des­cri­bió to­dos los as­pec­tos de la ma­dre, que con amor y tam­bién con ri­gor edu­ca a sus hi­jos.

Hi­zo én­fa­sis tam­bién en el su­fri­mien­to que vi­ve la ma­dre cuan­do en lo inevi­ta­ble del cre­ci­mien­to de­be des­pren­der­se de su hi­jo, cuan­do es­te se en­fren­ta a nue­vos re­tos y dis­tin­tas si­tua­cio­nes.

“Es la ma­dre que re­pren­de al hi­jo aun­que le due­la, la que lee en los ojos la inocen­cia del ni­ño, las in­quie­tu­des del ado­les­cen­te, las lu­chas del jo­ven, es la ma­dre que se en­tre­ga día a día a los hi­jos y una ma­ña­na cual­quie­ra lo ve par­tir a la es­cue­la, a la uni­ver­si­dad, al ta­ller, al tra­ba­jo, al ma­tri­mo­nio, en una pro­fe­sión hu­ma­ni­ta­ria, al sa­cer­do­cio o los mi­ra par­tir con la muer­te y se que­da so­la otra vez co­mo al prin­ci­pio”, di­jo.

“Ma­ría es una mu­jer que es­tá jun­to a to­das las cru­ces del mun­do, Ma­ría es la es­po­sa que lu­cha y ani­ma, la que alien­ta en los pro­ble­mas y ha­ce dul­ces los días amar­gos”, con­si­de­ró.

Las viu­das tam­bién son iden­ti­fi­ca­das en Ma­ría, ya que so­las son ca­pa­ces, me­dian­te las fuer­zas del Pa­dre, de sa­car ade­lan­te a sus hi­jos.

“Ma­ría es aque­lla viu­da que lu­cha a bra­zo par­ti­do por sa­car ade­lan­te a sus hi­jos, aque­lla que re­ci­bió a tres pe­que­ños huér­fa­nos y les en­tre­gó sus bie­nes, sus co­no­ci­mien­tos, su amor y su vi­da”, di­jo.

“Ma­ría es aque­lla mu­jer que sir­ve de ma­dre, de alien­to y de son­ri­sa, ella par­ti­ci­pa en la re­ve­la­ción de la mi­se­ri­cor­dia di­vi­na por el sa­cri­fi­cio de su co­ra­zón, ella es quien co­no­ce más a fon­do el mis­te­rio del amor y la mi­se­ri­cor­dia, en ella y por ella, el amor mi­se­ri­cor­dio­so del Pa­dre no ce­sa de re­ve­lar­se, ella es la ma­dre de la mi­se­ri­cor­dia por ser ma­dre de Je­su­cris­to, el amor mi­se­ri­cor­dio­so del Pa­dre”, re­fle­xio­nó.

Se­gui­do del men­sa­je se al­zó una ora­ción a Dios por to­das aque­llas mu­je­res y ma­dres hon­du­re­ñas que su­fren los fla­ge­los de la vio­len­cia y la cri­mi­na­li­dad.

Las cua­li­da­des de la mu­jer hon­du­re­ña se en­cuen­tran per­so­ni­fi­ca­das en la Vir­gen Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.