“Hay que des­cu­brir ros­tros gol­pea­dos y mal­tre­chos”

Diario El Heraldo - - Al Frente -

Así co­mo la Ve­ró­ni­ca des­cu­brió el ros­tro de Je­sús, de­be­mos re­fle­xio­nar des­cu­brien­do “ros­tros gol­pea­dos y mal­tre­chos”. En la sex­ta es­ta­ción, mien­tras Je­sús ca­mi­na­ba con la cruz a cues­tas, le sa­lió al pa­so una mu­jer del pue­blo, Ve­ró­ni­ca, quien pro­ce­dió a lim­piar­le pia­do­sa­men­te su ros­tro.

El sa­cer­do­te Juan Pa­blo Martínez, pá­rro­co de la Ca­te­dral San Mi­guel Ar­cán­gel, que en­ca­be­zó el Vía Cru­cis, ma­ni­fes­tó que “so­lo el hi­jo co­no­ce al Pa­dre, el que es­tá en el seno del Pa­dre nos ha acer­ca­do a es­te Pa­dre, nos ha ha­bla­do de él, nos ha de­ve­la­do su ros­tro, nos ha mos­tra­do su co­ra­zón”.

Pe­ro es­te Pa­dre “nos ha di­cho tam­bién que he­mos de des­cu­brir ese ros­tro en ca­da ser hu­mano, en los ros­tros que ve­mos a dia­rio en nues­tro ca­mi­nar y en los más cer­ca­nos den­tro de nues­tro ho­gar”.

“Hay mu­chos ros­tros gol­pea­dos y mal­tre­chos que en­con­tra­mos ca­da día en nues­tro pa­so, ros­tros que lle­van el pol­vo del ca­mino, ros­tros lle­nos de can­san­cio, de su­dor y de fa­ti­ga por el tra­ba­jo abru­ma­dor”.

“Ros­tros mar­chi­tos por la ve­jez, la so­le­dad, el pe­so de los años, las pe­nas y la vi­da”.

Las reflexiones a que nos obli­gan el ges­to de la Ve­ró­ni­ca que lle­gó a lim­piar el ros­tro de Je­sús mien­tras iba por ese ca­mino tor­tuo­so car­gan­do la cruz de­be ex­ten­der­se a los ni­ños.

Esos “ros­tros de ni­ños que em­pie­zan a asear­se por los ojos, por­que en su co­ra­zón se anidó la pon­zo­ña del ren­cor y de la men­ti­ra”, “ros­tros en­du­re­ci­dos en la cruel­dad y el egoís­mo, la va­ni­dad o la en­vi­dia”. Se de­be po­ner aten­ción, igual­men­te, a esos “ros­tros do­li­dos, amar­ga­dos, en­fer­mos, he­ri­dos por la ingratitud, la in­di­fe­ren­cia o el ol­vi­do”.

Esos “ros­tros es­que­lé­ti­cos por el ham­bre y el des­cui­do. To­do ros­tro que su­fre es­tá re­cla­man­do mi­se­ri­cor­dia”. Y en par­te ese fue el lla­ma­do de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, que in­vi­tó a sus fie­les a “ser co­mo el pa­dre Dios (que) in­di­ca una mi­se­ri­cor­dia ex­pre­sa­da en com­pren­sión, perdón, com­pa­sión, en­cuen­tro, acep­ta­ción. Im­pli­ca tam­bién llo­rar con el her­mano, su­frir por su pe­ca­do, com­par­tir y so­bre­lle­var con él su car­ga”.

“¿Cuán­tos ros­tros he­mos vis­to en nues­tra vi­da? ¿Qué es lo que en ellos des­cu­bri­mos?”, se pre­gun­tó.

“Tal vez una sú­pli­ca de ayu­da, de com­pren­sión, de apo­yo, de mi­se­ri­cor­dia”. ¿He­mos adi­vi­na­do al­gu­na vez en esos ros­tros a Cris­to? “Quien quie­ra des­cu­brir hoy el ver­da­de­ro ros­tro de Cris­to, que ha­ga el pa­pel de Ve­ró­ni­ca y que lo des­cu­bra en el her­mano que su­fre”.

“Hay mu­chos que lle­van el pol­vo del ca­mino, ros­tros lle­nos de can­san­cio, de su­dor y fa­ti­ga por el tra­ba­jo abru­ma­dor. Ros­tros mar­chi­tos”.

Juan Car­los Martínez

Pá­rro­co Ca­te­dral

Los hon­du­re­ños de­be­mos re­fle­xio­nar y des­cu­brir el ros­tro de Je­sús en quien su­fre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.