“Te­ne­mos que ser mi­se­ri­cor­dio­sos”

Diario El Heraldo - - Al Frente -

La mi­se­ri­cor­dia que ofre­ció Si­món de Ci­re­nea Je­sús en su ca­mino al Cal­va­rio, ayu­dán­do­le con la pe­sa­da cruz, es un ac­to digno de ser imi­ta­do en es­tos tiem­pos.

“To­dos te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de lle­var el pa­pel de Si­món, que di­fí­cil­men­te pue­de re­co­no­cer­se ca­da uno de no­so­tros en es­te Si­món. El hom­bre rehú­ye la cruz, no qui­sie­ra te­ner ni la más le­ve par­te en el su­fri­mien­to. No quie­re pro­bar las hu­mi­lla­cio­nes. Y me­nos com­par­tir las hu­mi­lla­cio­nes aje­nas. Por eso des­cui­da­mos tan­to la ayu­da al her­mano que su­fre”.

“Je­sús nos in­vi­ta a ser mi­se­ri­cor­dio­sos con el Pa­dre; es­to nos pa­re­ce im­po­si­ble por­que no ca­be en nues­tro li­mi­ta­do co­ra­zón, el amor in­fi­ni­to del Pa­dre. Su men­sa­je so­bre la mi­se­ri­cor­dia de Dios nos di­ce: No so­lo lo que Dios es y lo que sien­te por los hom­bres, sino que nos mues­tra la exi­gen­cia de ser co­mo Dios”.

Es en la quin­ta es­ta­ción don­de Je­sús re­ci­bió la ayu­da de Si­món, nos mues­tra que hay que ser so­li­da­rios con nues­tro pró­ji­mo, hay que ser “mi­se­ri­cor­dio­sos con los de­más, co­mo Dios es mi­se­ri­cor­dio­so con no­so­tros”. “Si la reali­dad del hom­bre ha­ce que in­me­dia­ta­men­te sur­ja en Dios una ac­ti­tud de perdón, lo mis­mo ha de su­ce­der en el co­ra­zón del hom­bre, crea­do a ima­gen y se­me­jan­za de Dios, Pa­dre mi­se­ri­cor­dio­so”.

“El Ci­ri­neo vi­vió in­ten­sa­men­te la mi­se­ri­cor­dia, su co­ra­zón se abrió a un hom­bre mal­tre­cho, pe­ro lleno de bondad y de amor, cu­ya de­bi­li­dad lla­ma­ba a la mi­se­ri­cor­dia. Si­món de Ci­re­ne fue la cria­tu­ra pri­vi­le­gia­da que pu­do dar su mi­se­ri­cor­dia a su Creador, que tu­vo mi­se­ri­cor­dia de Dios”.

“Hoy, no­so­tros sa­be­mos que el amor y la mi­se­ri­cor­dia que da­mos a nues­tro her­mano es amor y mi­se­ri­cor­dia que mos­tra­mos al mis­mo hi­jo de Dios”.

El sa­cer­do­te que pre­si­dió el San­to Vía Cru­cis pre­gun­tó: “¿Quién no ha no­ta­do a al­guien ago­ta­do en su cruz jun­to al ca­mino? Es Je­sús ca­mino al Cal­va­rio. Se busca hoy tam­bién un Ci­ri­neo, ¿ quién quie­re ayu­dar­le?”.

Lue­go ex­hor­tó a los hon­du­re­ños in­di­fe­ren­tes con el do­lor ajeno:

“Cul­ti­ve­mos el amor de la so­li­da­ri­dad es­pe­cial­men­te con los más ne­ce­si­ta­dos”.

“Per­dó­na­nos Je­sús por la cruz que so­lo to­ma­mos por obli­ga­ción o por na­da, pe­ro sin amor; per­dó­na­nos por la cruz que he­mos vis­to y he­mos de­ja­do con in­di­fe­ren­cia en hom­bros de los de­más, per­dó­na­nos por tan­tos que ca­mi­nan por la vi­da sin mi­se­ri­cor­dia, por tan­tos que ca­mi­nan sin la ayu­da de un Ci­ri­neo y en­sé­ña­nos a lle­var su cruz, de to­dos los hom­bres que su­fren”.

Los hon­du­re­ños de­be­mos ser so­li­da­rios con los de­más, ser mi­se­ri­cor­dio­sos co­mo lo hi­zo Si­món de Ci­re­ne con Je­sús ca­mino al Cal­va­rio.

Je­sús nos in­vi­ta a ser mi­se­ri­cor­dio­sos co­mo Si­món de Ci­re­ne, que ayu­dó a car­gar la cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.