Je­sús en­se­ña a bus­car la fe­li­ci­dad del otro, a su­frir con el que su­fre

OC­TA­VA ES­TA­CIÓN

Diario El Heraldo - - Al Frente -

que han apren­di­do de Él a su­frir con el que su­fre, Él les en­se­ñó con el tes­ti­mo­nio de su vi­da que el amor va mu­cho más allá del afec­to sen­si­ble ha­cia la otra per­so­na, más allá de la ad­mi­ra­ción, del de­seo de po­seer al otro, el mi­rar y el po­seer no son en fin la reali­dad del amor.

Nos en­se­ñó que el amor ver­da­de­ro tie­ne que ser una reali­dad pro­fun­da, un don y so­lo don, no de­be pe­dir na­da a cam­bio por­que de­ja de ser amor, es una en­tre­ga apa­sio­na­da pa­ra bus­car la fe­li­ci­dad del otro, ser cris­tiano de­bie­ra sig­ni­fi­car que es al­guien que se­rá siem­pre, que sa­be lle­var y con­lle­var la de­bi­li­dad del otro, que com­par­te con el otro tan­to

El pa­pel Las mu­je­res, desafian­do las le­yes, llo­ra­ron y la­men­ta­ron la con­de­na de Je­sús. Esas mu­je­res no se de­ja­ron in­ti­mi­dar, se pre­sen­ta­ron co­mo an­tor­chas en­cen­di­das en­tre la mul­ti­tud que mi­ra­ba al Hi­jo de Dios.

la fe­li­ci­dad co­mo la in­fe­li­ci­dad, que uno es una par­te del otro en to­do, un amor así es por na­tu­ra­le­za mi­se­ri­cor­dio­so, que na­da ex­pe­ri­men­ta­do en la mi­se­ri­cor­dia pue­de ser mi­se­ri­cor­dio­so por­que el Pa­dre es mi­se­ri­cor­dio­so y siem­pre nos ofre­ce así su amor.

Je­sús no di­ce que la mi­se­ri­cor­dia es la ex­pre­sión fun­da­men­tal del amor del Pa­dre ha­cia el hom­bre, sino com­pren­de­mos lo que es la mi­se­ri­cor­dia, no he­mos en­ten­di­do la mi­sión a la que fue en­via­do Je­su­cris­to, aque­llas mu­je­res vi­vie­ron la mi­se­ri­cor­dia, tal vez en su ho­nor ne­ce­si­ta­ba pu­ri­fi­car­se, pe­ro te­nía mo­ti­vos pa­ra com­pa­de­cer­se, mi­ra­ron a Je­sús que aca­ba­ba de le­van­tar­se por se­gun­da vez del sue­lo, llo­ra­ron sin con­sue­lo y lo es­cu­cha­ron, así es su mi­se­ri­cor­dia y su amor.

Es enor­me el nú­me­ro de hom­bres que na­cen, vi­ven y mue­ren sin ha­ber usa­do ni una vez su al­ma, sin ha­ber ama­do, apren­der amar cuan­do bus­que en su do­lor su­pre­mo, se com­pa­dez­ca de las mu­je­res es el desafío que te­ne­mos quie­nes desea­mos acep­tar al pa­dre de mi­se­ri­cor­dia co­mo nos los ofre­ce Je­sús.

Los ca­pi­ta­li­nos acu­die­ron con con­vic­ción al ac­to re­li­gio­so.

Los ac­to­res re­crea­ron el es­ce­na­rio su­fri­do por Je­sús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.