Em­pu­jar al her­mano sa­bien­do que la caí­da le ha­rá da­ño

SÉP­TI­MA ES­TA­CIÓN

Diario El Heraldo - - Al Frente - TE­GU­CI­GAL­PA

La se­gun­da caí­da de Je­sús ma­ni­fes­ta­da en la sép­ti­ma es­ta­ción del San­to Vía Cru­cis lle­va con­si­go un men­sa­je crí­ti­co pa­ra quie­nes, sa­bien­do lo que ha­cen, em­pu­jan al her­mano pa­ra ha­cer­le da­ño.

“Cuán­tas ve­ces he­mos si­do ca­pa­ces de em­pu­jar al her­mano y ha­cer­lo caer, las caí­das que se han tra­ma­do con­tra el her­mano, esas caí­das que te oca­sio­nan los que es­tán se­gu­ros de lo que va a su­ce­der”, di­jo el cu­ra pá­rro­co Juan Car­los Martínez, que su­ce­dió al car­de­nal Ro­drí­guez en la pro­ce­sión de ayer en la ca­pi­tal.

Hi­zo alu­sión a quie­nes, ce­ga­dos por su egoís­mo o en­vi­dia, le ha­cen da­ño al pró­ji­mo, al ami­go, al com­pa­ñe­ro.

En su caí­da, Je­sús, su­fri­do por los gol­pes y la tor­tu­ra, se le­van­tó “pa­ra que no­so­tros apren­da­mos a le­van­tar­nos de nues­tros des­alien­tos, frus­tra­cio­nes, de nues­tras amar­gu­ras y de nues­tros pe­ca­dos”, di­jo el pre­la­do. Je­sús su­frió su do­lor “por los que tien­den la tram­pa y por los que caen en la tram­pa”.

“No es so­lo el can­san­cio acu­mu­la­do, la de­bi­li­dad pro­du­ci­da por la san­gre de­rra­ma­da, por el atroz pa­de­ci­mien­to que Je­sús lle­va­ba en el cuer­po y en el es­pí­ri­tu. En es­ta nue­va caí­da Je­sús es em­pu­ja­do y vuel­ve a sa­bo­rear la tie­rra por nues­tras re­caí­das”.

El pe­so de nues­tra de­bi­li­dad

En es­ta sép­ti­ma es­ta­ción y an­te la mi­ra­da fer­vo­ro­sa de los cen­te­na­res de fe­li­gre­ses que lle­ga­ron a la pro­ce­sión, el pá­rro­co de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na afir­mó:

“Cuán­tas ve­ces he­mos si­do ca­pa­ces de em­pu­jar al her­mano y ha­cer­lo caer, esas caí­das que es­tán se­gu­ros de lo que va a su­ce­der”.

“Las ve­ces que nos he­mos man­te­ni­do en el pe­ca­do a cau­sa de nues­tra vo­lun­tad, ador­me­ci­da por nues­tra fal­ta de en­tu­sias­mo en el ca­mino, por to­das las ve­ces que po­co a po­co nues­tra de­ci­sión se ha ido aca­ban­do y de­bi­li­tan­do, Cris­to lle­va el pe­so de nues­tra de­bi­li­dad, de nues­tro pe­ca­do”.

Aña­dió: “Cris­to su­fre es­ta caí­da por los des­alen­ta­dos, por los tris­tes, por los apá­ti­cos, por los pe­re­zo­sos, por los de­ses­pe­ra­dos, por los que no tie­nen con­fian­za en la vi­da, en el agen­te y se de­jan ti­rar fá­cil­men­te en el ca­mino”.

El re­li­gio­so pi­dió a Dios ilu­mi­nar­nos pa­ra “que nos qui­tes la va­ni­dad de creer­nos se­gu­ros de que no va­mos a caer”.

En su se­gun­da caí­da “Je­sús ha­bía to­ma­do de nue­vo la cruz y con ella a cues­tas lle­gó a la ci­ma de la em­pi­na­da ca­lle que da­ba a una de las puer­tas de la ciu­dad. Allí, ex­te­nua­do, sin fuer­zas, ca­yó por se­gun­da vez ba­jo el pe­so de la cruz. Fal­ta­ba po­co pa­ra lle­gar al si­tio en que te­nía que ser cru­ci­fi­ca­do, y Je­sús, em­pe­ña­do en lle­var a ca­bo has­ta la me­ta los pla­nes de Dios, aún lo­gró re­unir fuer­zas, le­van­tar­se y pro­se­guir su ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.