Je­sús cae por ter­ce­ra vez por los des­alen­ta­dos

Diario El Heraldo - - Al Frente -

La mul­ti­tud que acom­pa­ña a Je­sús en su ca­mino al Cal­va­rio mi­ra có­mo po­co a po­co pier­de sus fuer­zas.

En el amor, Cris­to mu­rió por to­dos y to­dos mu­rie­ron por Cris­to, pa­ra que los que vi­ven ya no vi­van ba­jo la cruz.

“A to­dos los que se can­san en la lu­cha, a los inocen­tes, a quie­nes se cul­pan de los de­li­tos aje­nos, a los que se han es­for­za­do por man­te­ner­se fie­les y des­pués de lu­char y lu­char al fin prue­ban la caí­da y la de­rro­ta.

Ca­yó ( Je­sús) co­mo aque­llos que fue­ron em­pu­ja­dos has­ta hun­dir­se en el lo­da­zal, por­que no les ama­ron, por­que no les ayu­da­ron de lo du­ro que es caer, de lo que cues­ta la ver­güen­za, la hu­mi­lla­ción de caer.

Ca­yó el tra­ba­ja­dor ab­ne­ga­do que to­do era pa­ra su es­po­sa y pa­ra sus hi­jos, pe­ro que un día per­dió el con­trol por im­pru­den­cia, por ma­li­cia o por de­ses­pe­ra­ción. Ca­yó Je­sús por­que no pu­do más; ca­yó por los que aho­ra, de­pri­mi­dos y des­alen­ta­dos, se de­jan arras­trar has­ta la de­ses­pe­ra­ción.

Ca­yó por los que per­die­ron la con­fian­za en sí mis­mos y la fe en Dios.

En es­ta caí­da, Je­sús so­por­ta la caí­da de to­dos los que han pre­fe­ri­do es­tar caí­dos, los que aún de pie de­ja­ron de lu­char, de los que per­die­ron la es­pe­ran­za, de los que han de­ja­do de amar, de la traición, de los que pre­fi­rie­ron mo­rir aplas­ta­dos por el pe­so de la cruz y el do­lor an­tes que se­guir de pie en el ca­mino y en la lu­cha.

La ter­ce­ra caí­da nos sir­ve pa­ra re­fle­xio­nar en la pie­dad de Dios so­bre nues­tra mi­se­ria, so­bre nues­tros pe­ca­dos, él mi­ra en el pe­ca­dor a un hi­jo que se ha ido de ca­sa y que ha caí­do has­ta el fon­do, has­ta dispu­tar­se las be­llo­tas de los cer­dos, cuan­do an­dra­jo­so y ham­brien­to lo ha gas­ta­do to­do, lo ha per­di­do to­do y se al­qui­la pa­ra con­se­guir to­do.

Lo más im­por­tan­te no es lo que bo­ta en el ca­mino de re­gre­so, sino el ca­mino que el Pa­dre re­co­rre pa­ra en­con­trar­lo. Perdón Se­ñor por esa caí­da tan te­rri­ble y des­alen­ta­do­ra, nos en­con­tra­mos hoy con caí­das de las que mu­chos no se le­van­ta­rán”.

De­bi­do al can­san­cio pro­du­ci­do por la cruz que lle­va­ba a cues­tas, Je­sús re­co­rrió un ca­mino ago­ta­dor des­tro­za­do por la tri­bu­la­ción y opri­mi­do por el pe­so del ma­de­ro.

Je­su­cris­to cae por ter­ce­ra vez, pro­bó la de­rro­ta, pe­ro vol­vió a le­van­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.