DE­CI­MO­SE­GUN­DA ES­TA­CIÓN Je­sús pi­de perdón por la hu­ma­ni­dad en su úl­ti­mo alien­to de vi­da

Diario El Heraldo - - Al Frente - TE­GU­CI­GAL­PA

Po­co tiem­po le fal­ta­ba a Je­sús pa­ra mo­rir, y en los es­ter­to­res de la muer­te de­mos­tró su in­fi­ni­to amor al pe­dir a Dios que per­do­na­ra a la hu­ma­ni­dad.

Ese men­sa­je fue el que exal­tó el pá­rro­co de la ca­te­dral, Juan Car­los Martínez, al re­crear­se el Vía Cru­cis, el mo­men­to en que Je­sús pi­de agua cuan­do es­ta­ba en la cruz y sus ver­du­gos le dan vi­na­gre.

Del Evan­ge­lio se­gún San Juan: “Des­pués de es­to, sa­bien­do Je­sús que ya to­do es­ta­ba cum­pli­do, pa­ra que se cum­plie­ra la Es­cri­tu­ra di­jo: Ten­go sed”, di­jo el re­li­gio­so.

“Ha­bía ahí un ja­rro lleno de vi­na­gre y su­je­tan­do una es­pon­ja lle­na de vi­na­gre a una ca­ña de hi­so­po se la acer­ca­ron a la bo­ca.

Je­sús, cuan­do to­mó el vi­na­gre, di­jo ‘Es­tá cum­pli­do’, e in­cli­nan­do la ca­be­za en­tre­gó el es­pí­ri­tu”, pro­si­guió Martínez.

“La me­di­da del amor es­tá en el perdón, el Pa­dre ama in­fi­ni­ta­men­te y por eso per­do­na in­fi­ni­ta­men­te, Je­sús per­do­na a sus ver­du­gos, a quie­nes le han hu­mi­lla­do y le han en­tre­ga­do a la muer­te, no so­lo per­do­na, sino jus­ti­fi­ca”.

El pá­rro­co re­sal­tó que Je­sús tu­vou­naac­ti­tud­dea­mo­rin­va­ria­ble du­ran­te su es­ta­día en la Tie­rra y lo evi­den­ció al ofre­cer su vi­da por los de­más.

“Je­sús, abrien­do su co­ra­zón, pi­dió el perdón pa­ra sus her­ma­nos. Es­te mo­men­to mues­tra la cohe­ren­cia de su vi­da. Pre­ci­sa­men­te en el cruel mo­men­to fi­nal, él ha­bía di­cho: Nadie tie­ne más amor que quien da la vi­da por su ami­gos”, sub­ra­yó.

“Ha­bía se­ña­la­do tam­bié­nel ca­mino pa­ra se­guir­le: Amen a sus ami­gos, rue­guen por quie­nes los per­si­guen, ga­na el bien

“Cru­ci­fi­car a Cris­to, cru­ci­fi­car al her­mano es rom­per y pro­fa­nar el víncu­lo de fra­ter­ni­dad, es el pe­ca­do que cla­ma an­te el Pa­dre, pe­ro Dios si­gue sien­do el pa­dre que siem­pre nos ama”.

a quie­nes los odian, per­do­nen y se­rán per­do­na­dos; en­se­ñó a per­do­nar”, re­sal­tó.

Perdón

“Fue en los ins­tan­tes en los que fue más vi­li­pen­dia­do en los que Je­su­cris­to cla­mó por el perdón”, ex­pre­só.

“Y lle­ga­da su ho­ra, en el mo­men­to de más hu­mi­lla­ción y do­lor, per­do­nó”.

“Cru­ci­fi­car a Cris­to, cru­ci­fi­car al her­mano es rom­per y pro­fa­nar el víncu­lo de fra­ter­ni­dad, es el pe­ca­do que cla­ma an­te el Pa­dre, pe­ro Dios si­gue sien­do el Pa­dre que siem­pre nos ama”.

“En es­te mo­men­to su­pre­mo de amor, de la en­tre­ga del hi­jo ama­do pa­ra nues­tra re­con­ci­lia­ción, es cuan­do Cris­to nos per­do­na, el pa­dre Dios nos mi­ra con amor y nos per­do­na tam­bién, to­do en la vi­da de Cris­to es un mis­te­rio de amor.

¿Hay aquí al­guien que no ha­ya per­do­na­do, que no ha­ya que­ri­do per­do­nar por con­si­de­rar que los otros no me­re­cían es­te perdón?”.

“Pe­ro quién pue­de ser mejor que Je­su­cris­to co­mo pa­ra sen­tir­se en la al­tu­ra y en la per­fec­ción tal que ni si quie­ra pien­sa en per­do­nar”.

“Si­tan­to­teha­per­do­na­do, por qué no per­do­nas tú”, con­clu­yó.

El amor in­fi­ni­to de Je­sús por las per­so­nas que­dó de­mos­tra­do an­tes que mu­rie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.