Je­sús es cla­va­do en la cruz y mues­tra que hay mu­chos ver­du­gos

DE­CI­MO­PRI­ME­RA ES­TA­CIÓN

Diario El Heraldo - - Al Frente -

y otro a su iz­quier­da, así se cum­plió la Es­cri­tu­ra, pa­la­bra del Se­ñor”.

“La cru­ci­fi­xión fue fru­to de un re­fi­na­mien­to de la cruel­dad del hom­bre, que ha­bía bus­ca­do có­mo dar muer­te des­pia­da­da e in­ven­ta­ron el mar­ti­rio de la cruz”, ex­pre­só.

“A cau­sa de la cruel­dad, del de­te­rio­ro fí­si­co, psi­co­ló­gi­co y mo­ra que su­fría el reo, los ju­díos veían en es­ta muer­te una mal­di­ción, ‘ mal­di­to el que cuel­ga de un ma­de­ro’”.

Sin em­bar­go, pre­ci­sa­men­te es­te ma­de­ro ha ve­ni­do a ser el ca­mino que el Pa­dre ha ve­ni­do a ofre­cer­nos pa­ra que lle­gue­mos al en­cuen­tro con Él”, aco­tó.

“La cruz re­ve­la la mi­se­ri­cor­dia del Pa­dre, por­que es

Cruel­dad ex­tre­ma La cru­ci­fi­xión evi­den­cia la cruel­dad que ha te­ni­do el hom­bre pa­ra in­ven­tar for­mas de tor­tu­ra, el re­fi­na­mien­to de la mal­dad y la evi­den­cia de que en el ho­gar tam­bién hay ver­du­gos de ilu­sio­nes.

así que Je­sús va has­ta la raíz mis­ma del mal, del pe­ca­do y de la muer­te pa­ra des­truir­los.

Ne­ce­si­ta­mos apren­der amar de esa ma­ne­ra, dar­nos has­ta la raíz del mal, es­pe­cial­men­te del mal que nos vie­ne de las per­so­nas que más ama­mos”, re­mar­có.

“Mu­chas ve­ces to­ma­mos el ca­mino con­tra­rio, he­mos apren­di­do bien a dar muer­te al cuer­po y al­ma, ma­ta­mos con las pa­la­bras o con el pro­ce­der en la vi­da, ma­ta­mos de gol­pe, de fren­te o por la es­pal­da, con la ra­pi­dez del ra­yo o en­ve­ne­na­dos ca­da día, ma­ta­mos por odio, por ren­cor, por des­cui­do, por irres­pon­sa­bi­li­dad, por des­pre­cio, por in­com­pren­sión, por in­di­fe­ren­cia”, con­si­de­ró.

Hay mu­chos ver­du­gos pa­ra cla­var hoy a Je­su­cris­to, ver­du­go pa­dre, ver­du­go ma­dre, ver­du­go hi­jo, por­que se es­tá ma­tan­do la paz y la tran­qui­li­dad, la ar­mo­nía y la con­fian­za en el ho­gar”.

“Se ma­ta en los hi­jos la fe­li­ci­dad, la se­gu­ri­dad, la ilu­sión en la vi­da y has­ta la ima­gen de amor y ar­mo­nía en la fa­mi­lia que ha­bían apren­di­do co­mo un te­so­ro de fa­mi­lia y que aho­ra es des­tro­za­do por sus pro­pios pa­dres, por­que se ma­ta len­ta­men­te a la es­po­sa con gritos, el des­pre­cio”, fi­na­li­zó.

Je­sús fue lle­va­do en su mar­ti­ro­lo­gio en el mon­te Cal­va­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.