Vía Cru­cis re­vi­ve la pa­sión y muer­te de Je­su­cris­to

Igle­sia El Cal­va­rio Unos 50 jó­ve­nes re­crea­ron los pa­sa­jes bí­bli­cos so­bre el tor­tuo­so ca­mino de Je­sús ha­cia la cruz, en la sép­ti­ma ave­ni­da de Co­ma­ya­güe­la

Diario El Heraldo - - Al Frente - Yi­nely Sua­zo El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

El Vier­nes San­to es el día que el ca­to­li­cis­mo con­me­mo­ra la muer­te de Je­su­cris­to.

Ca­da vier­nes de Se­ma­na San­ta, la Igle­sia Ca­tó­li­ca re­crea las 15 es­ta­cio­nes que re­cuer­dan el pa­sa­je más du­ro de la vi­da de Je­sús.

La igle­sia El Cal­va­rio de Co­ma­ya­güe­la, pro­ta­go­ni­zó ayer uno de los más fa­mo­sos y es­pe­ra­dos Vía Cru­cis de la ca­pi­tal, por su dra­má­ti­ca re­crea­ción de las es­ce­nas.

El even­to re­li­gio­so fue rea­li­za­do por al me­nos 50 jó­ve­nes de los mo­vi­mien­tos ecle­sia­les, quie­nes se en­car­ga­ron de mos­trar a los pre­sen­tes Pa- sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción del hi­jo de Dios.

El im­pre­sio­nan­te Vía Cru­cis, que ini­ció a las 8:00 de la ma­ña­na des­de las cer­ca­nías del Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de Se­gu­ri­dad So­cial ( IHSS), fue arro­pa­do por cien­tos de per­so­nas, en­tre ca­tó­li­cos y tu­ris­tas que no se qui­sie­ron per­der el tra­di­cio­nal even­to.

Du­ran­te más de cua­tro ho­ras, los de­vo­tos acom­pa­ña­ron la pro­ce­sión en la que ni los pe­ne­tran­tes ra­yos del sol im­pi­die­ron su pre­sen­cia. “Es­te Vía Cru­cis es un ca­mino de luz en el que en ca­da es­ta­ción, el Se­ñor nos in­vi­ta a que po­co a po­co nos va­ya­mos des­po­jan­do de no­so­tros, pa­ra dar­le lu­gar a él y a su mi­se­ri­cor­dia”, ase­gu­ró Le­nín Cruz, pá­rro­co de la igle­sia.

Vía Cru­cis

El olor a in­cien­so acom­pa­ña­ba el pa­so de los ca­mi­nan­tes y se im­preg­na­ba en el am-

bien­te a raíz del in­ten­so sol.

A pe­sar del ar­dien­te cli­ma, los cien­tos de pre­sen­tes en­tre an­cia­nos, ni­ños y mu­je­res -en su ma­yo­ría-, no aban­do­na­ron el em­ble­má­ti­co even­to.

El cruel re­co­rri­do fue pro­ta­go­ni­za­do por el jo­ven Ma­rio Juá­rez, quien per­so­ni­fi­có a Je­sús con la cruz a cues­tas, y re­ci­bien­do la­ti­ga­zos reales fren­te a mi­les de pre­sen­tes.

Sin em­bar­go, el per­so­na­je que se ro­bó la aten­ción de gran­des y pe­que­ños fue el “de­mo­nio”, a car­go de Erick Juá­rez, pues su ca­rac­te­ri­za­ción ha­cía pa­re­cer aún más real las es­ce­nas.

La ima­gen de Ma­ría, pro­ta­go­ni­za­da por la se­ño­ra Zoi­la Ri­ve­ra, fue uno de mo­men­tos más re­fle­xi­vos en el ca­mino ha­cia la cruz, al ha­ber he­cho co­rrer las lá­gri­mas por sus me­ji­llas tras la cru­ci­fi­xión.

“Las lá­gri­mas y el do­lor de Ma­ría re­pre­sen­tan el do­lor de to­da ma­dre que pier­de a su hi­jo a cau­sa de las in­jus­ti­cias del hom­bre”, en­fa­ti­zó el sa­cer­do­te.

Las es­ta­cio­nes

En las pri­me­ras sie­te es­ta­cio­nes, la pre­sen­cia de fe­li­gre­ses fue mí­ni­ma. Fue has­ta las 9:00 de la ma­ña­na, al lle­gar a la oc­ta­va es­ta­ción, don­de una mul­ti­tud se aglo­me­ró a pre­sen­ciar el Vía Cru­cis.

Con cán­ti­cos y oraciones, las ca­lles del ba­rrio Lem­pi­ra ates­ti­gua­ron el re­co­rri­do, don­de la fe y de­vo­ción se apo­de­ra­ron del am­bien­te.

Des­de sus ca­sas, cien­tos de per­so­nas sa­lían a to­mar fo­to­gra­fías pa­ra re­tra­tar por años las co­lo­ri­das e im­pre­sio­nan­tes es­ce­nas ca­tó­li­cas.

Las úl­ti­mas tres es­ta­cio­nes, en las que Je­sús es cla­va­do, muer­to en la cruz y en­tre­ga­do a su ma­dre, fue­ron re­crea­das fren­te a El Cal­va­rio, don­de tres cru­ces de ma­de­ra re­pre­sen­ta­ban la cru­ci­fi­xión de Je­sús y de dos la­dro­nes.

En ca­da es­ta­ción, los ca­pi­ta­li­nos re­me­mo­ra­ron las es­ce­nas don­de ha­ce dos mil años, Je­sús ven­ció la muer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.