In­vi­ta­do Me­nos es más

Diario El Heraldo - - Opinión -

in­cre­men­ta­do y con ellas un modelo que po­ne en pe­li­gro la vi­da de mi­llo­nes de es­pe­cies, in­clui­da el ser hu­mano. Aho­ra desa­rro­llo no sig­ni­fi­ca vi­vir mejor sino te­ner más.

En la ca­sa más po­bre pue­de fal­tar una ca­ma, pe­ro ja­más un te­le­vi­sor. Mi­llo­nes de ali­men­tos en la ba­su­ra, or­de­na­do­res ob­so­le­tos ca­da año, mó­vi­les que se re­nue­van sin ce­sar, co­lec­cio­nes de ro­pa que cam­bian ca­da se­ma­na. Las co­sas en­ve­je­cen en un abrir y ce­rrar de ojos pa­ra ser re­em­pla­za­das por otras que co­rre­rán la mis­ma suer­te. En las no­ti­cias apa­re­cen em­pre­sas de bol­sa que su­ben y bajan, y nos preo­cu­pa­mos por la eco­no­mía, no por las per­so­nas. Se ha al­can­za­do un pun­to en el que se po­drían en­te­rrar ciu­da­des en­te­ras só­lo con las co­sas que no ne­ce­si­ta­mos. La eco­no­mía de­pen­de ca­da vez más de las enor­mes pro­duc­cio­nes de bie­nes.

En 1961 la hu­ma­ni­dad con­su­mía 2 ter­cios de los re­cur­sos na­tu­ra­les dis­po­ni­bles en el pla­ne­ta, aho­ra se pre­ci­sa más de un pla­ne­ta y me­dio pa­ra abas­te­cer di­chas ne­ce­si­da­des. La ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les que sos­tie­ne ese modelo ha cau­sa­do el cam­bio cli­má­ti­co. La fal­sa creen­cia de que la des­truc­ción del am­bien­te es un mal ne­ce­sa­rio pa­ra el desa­rro­llo pue­de con­ver­tir gran par­te de fau­na y flo­ra en re­cuer­dos.

El modelo de desa­rro­llo ha pro­vo­ca­do una de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal y so­cial, pe­ro las ac­cio­nes que pue­den me­jo­rar la vi­da del pla­ne­ta es­tán en las ma­nos de to­dos. Un con­su­mo jus­to, so­li­da­rio, res­pon­sa­ble y ade­cua­do con la na­tu­ra­le­za es po­si­ble. “Só­lo des­pués de que el úl­ti­mo ár­bol sea cor­ta­do, só­lo des­pués de que el úl­ti­mo río ha­ya si­do en­ve­ne­na­do, só­lo des­pués de que el úl­ti­mo pez ha­ya si­do atra­pa­do, só­lo en­ton­ces nos da­re­mos cuen­ta de que el di­ne­ro no se pue­de co­mer”, cuen­ta la pro­fe­cía in­dia. Por­que ca­da vez hay me­nos ár­bo­les, me­nos agua, me­nos vi­da y sin em­bar­go el con­su­mo au­men­ta. El Me­dio Am­bien­te va más allá de pe­lear por los de­re­chos de los ani­ma­les, los bos­ques, los océa­nos o el efec­to in­ver­na­de­ro, es lu­char por no­so­tros mis­mos, por­que no­so­tros tam­bién so­mos Me­dio Am­bien­te. Ca­da día es una opor­tu­ni­dad nue­va de ha­cer mejor las co­sas, ser mejor no es te­ner más sino ne­ce­si­tar me­nos as po­si­bi­li­da­des de su­frir una muer­te pre­ma­tu­ra au­men­tan un 14% en las per­so­nas mayores que su­fren so­le­dad ex­tre­ma, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de John Ca­ciop­po, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Chica­go. A pe­sar de que la so­le­dad se pue­da ex­pe­ri­men­tar a lo lar­go de la vi­da, el ries­go au­men­ta de ma­ne­ra no­ta­ble en la ve­jez. El es­tu­dio exa­mi­na el pa­pel de la sa­tis­fac­ción en las re­la­cio­nes so­cia­les de las per­so­nas mayores a la ho­ra de desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar­se a la ad­ver­si­dad y a los re­tos pro­pios del día a día. En una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da “Las co­ne­xio­nes gra­ti­fi­can­tes so­cia­les pro­mue­ven un en­ve­je­ci­mien­to exi­to­so”, el pro­fe­sor de psi­co­lo­gía se­ña­ló so­bre la so­le­dad ex­tre­ma: “Las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud son dra­má­ti­cas por­que sen­tir­se ais­la­do de los de­más pue­de in­te­rrum­pir el sue­ño, ele­var la pre­sión ar­te­rial e in­cre­men­tar la ta­sa de la hor­mo­na del es­trés cor­ti­sol por la ma­ña­na. Tam­bién al­te­rar la ex­pre­sión gé­ni­ca en las cé­lu­las in­mu­nes y au­men­tar la de­pre­sión y dis­mi­nuir el bie­nes­tar sub­je­ti­vo ge­ne­ral”. La so­le­dad de las per­so­nas que se sien­ten so­las, y no de las que vi­ven so­las, de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, y en con­se­cuen­cia in­cre­men­ta el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des. Sin em­bar­go, se pue­de pa­liar si se man­tie­nen ac­ti­vos los círcu­los so­cia­les. Uno de los mo­men­tos cla­ve en el cam­bio de am­bien­te so­cial es la ju­bi­la­ción y la sa­li­da del mer­ca­do la­bo­ral. Un en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo pue­de evi­tar que los mayores su­fran so­le­dad. La ma­yo­ría de las per­so­nas que lle­gan a la ve­jez ini­cian al­gu­na ac­ti­vi­dad nue­va que no rea­li­za­ban an­tes, co­mo el de­por­te o ejer­ci­cio fí­si­co, los cur­sos de ma­nua­li­da­des, el tu­ris­mo, sa­lir con los ami­gos y cul­ti­var un huer­to o jar­dín. Los mayores que se en­cuen­tran en la pri­me­ra fran­ja de edad tien­den a em­pren­der más ac­ti­vi­da­des y a sen­tir­se me­nos so­las, qui­zás por ha­ber te­ni­do una ex­pe­rien­cia vi­tal di­fe­ren­te res­pec­to a las ge­ne­ra­cio­nes pre­ce­den­tes.

En pa­la­bras del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Ga­briel Gar­cía Már­quez: “El se­cre­to de una bue­na ve­jez no es otra co­sa que un pac­to hon­ra­do con la so­le­dad”

A tra­vés del bom­bar­deo me­diá­ti­co nues­tras ne­ce­si­da­des han in­cre­men­ta­do y con ellas un modelo que po­ne en pe­li­gro la vi­da de mi­llo­nes de es­pe­cies, in­clui­da el ser hu­mano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.