Re­li­gión Lo re­le­van­te de la Se­ma­na San­ta

Diario El Heraldo - - Opinión -

En­ri­que Sandres Fe­rre­ra

a Se­ma­na San­ta es el mo­men­to li­túr­gi­co más in­ten­so de­di­ca­do a la ora­ción y la re­fle­xión, ca­da acon­te­ci­mien­to nos de­ja un men­sa­je pa­ra efec­tuar cam­bios po­si­ti­vos en nues­tras vi­das. Ini­cia con la en­tra­da hu­mil­de, pe­ro triun­fan­te de Je­sús a Je­ru­sa­lén, don­de la ex­pre­sión “Ben­di­to sea el que vie­ne en nom­bre del Se­ñor” pro­vo­ca la ira de fa­ri­seos y sa­du­ceos, dan­do aper­tu­ra a un pro­ce­so lleno de ac­tos de cons­pi­ra­ción, co­rrup­ción y traición que cul­mi­na con la re­su­rrec­ción, ad­qui­rien­do sen­ti­do la fe ca­tó­li­ca y la me­di­ta­ción so­bre nues­tra exis­ten­cia y vi­da te­rre­nal.

El Vier­nes San­to re­vi­ve “el ca­mino de la cruz”, re­pre­sen­ta­da por las ca­tor­ce es­ta­cio­nes que des­cri­ben los mo­men­tos que pa­só Je­sús des­de su con­de­na has­ta su muer­te; des­pués de un lar­go in­ter­ro- ga­to­rio, un jui­cio to­tal­men­te si­mu­la­do y un pue­blo ma­ni­pu­la­do y com­pra­do que lo ha­bía re­ci­bi­do con jú­bi­lo días an­tes, de­ci­den con­de­nar­lo a muer­te, to­do en pac­tos se­cre­tos con el Sa­ne­drín que era el en­te en­car­ga­do de ad­mi­nis­trar e im­par­tir jus­ti­cia, en con­se­cuen­cia la sen­ten­cia co­mo tal fue un ac­to frau­du­len­to.

Cuán­ta se­me­jan­za con lo que acon­te­ce en la ac­tua­li­dad con la com­pra de con­cien­cias pa­ra ob­te­ner ob­je­ti­vos con fi­nes avie­sos, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo par­ti­da­rios; cuán­ta si­mi­li­tud con la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, don­de pre­va­le­cen jui­cios en­ga­ve­ta­dos, ade­lan­ta­dos y pos­pues­tos se­gún con­ve­nien­cia, com­po­nen­das y ma­ni­pu­la­cio­nes por la am­bi­ción del po­der, abe­rra­cio­nes ju­rí­di­cas en emi­sio­nes de sen­ten­cias e in­ter­pre­ta­cio­nes an­to­ja­di­zas de la Cons­ti­tu­ción.

El hi­jo del car­pin­te­ro era con­si­de­ra­do per­so­na pe­li­gro­sa pa­ra los que os­ten­ta­ban el po­der en ese tiem­po, de ideas que in­ci­ta­ban al cam­bio y por lo tan­to fue pre-con­de­na­do por sus men­sa­jes de mi­se­ri­cor­dia e igual­dad so­cial, de sed de jus­ti­cia y paz, de li­ber­tad y de amor al pró­ji­mo, to­das esas pré­di­cas re­pre­sen­ta­ban una afren­ta tan­to pa­ra la cú­pu­la re­li­gio­sa y ci­vil del lu­gar, co­mo pa­ra las au­to­ri­da­des del im­pe­rio ro­mano que ocu­pa­ban el te­rri­to­rio.

¿ Vi­vi­mos no­so­tros en igual­dad so­cial en­ten­di­da co­mo el de­re­cho de to­das las per­so­nas a go­zar de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, eco­nó­mi­ca y ju­rí­di­ca? Las res­pues­tas son ob­vias; to­do si­gue igual -no hay tal cam­bio pre­di­ca­do- por­que aún se cla­ma por una vi­da más de­cen­te y jus­ta, con de­re­cho al tra­ba­jo, la edu­ca­ción, sa­lud, vi­vien­da que per­mi­ta vi­vir a la po­bla­ción con dig­ni­dad, co­mo se­res hu­ma­nos y en un am­bien­te de paz; por­que al igual que el Me­sías que car­gó la cruz, aho­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción car­ga la cruz del ham­bre, de la ig­no­ran­cia, de la mi­se­ria, de la in­se­gu­ri­dad, de las en­fer­me­da­des, del ol­vi­do, lle­van a cues­tas la cruz de la in­cer­ti­dum­bre por un ma­ña­na mejor.

La pe­na de muer­te Je­sús la cum­plió me­dian­te la pe­no­sa mar­cha del vía cru­cis, don­de fue ob­je­to de ve­já­me­nes y bur­las, mue­re en el Gól­go­ta cru­ci­fi­ca­do, tal co­mo se sa­cri­fi­ca al pue­blo cru­ci­fi­cán­do­lo con tan­tas car­gas im­po­si­ti­vas. Sus ver­du­gos se re­par­tie­ron sus ves­ti­du­ras co­mo un vul­gar ro­bo, co­mo tan­tos ac­tos de la­tro­ci­nio que se han de­nun­cia­do en cla­ras ac­cio­nes de co­rrup­ción que que­dan en la im­pu­ni­dad.

Es un día de do­lor y lu­to pe­ro a la vez de pro­fun­da me­di­ta­ción so­bre el su­pli­cio que vi­vió el Re­den­tor por la sal­va­ción y eman­ci­pa­ción de la hu­ma­ni­dad; el mun­do en­te­ro es­tá ne­ce­si­ta­do de au­tén­ti­cos lí­de­res que es­tén com­pro­me­ti­dos con su pue­blo, que deseen el bie­nes­tar de sus se­me­jan­tes y no se apro­ve­chen de su po­der pa­ra en­ri­que­cer­se ilí­ci­ta­men­te; con­duc­to­res so­cia­les ho­nes­tos, ca­pa­ces y so­li­da­rios en to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad que se ad­hie­ran a los pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes de Je­sús que, por su in­cli­na­ción a sen­tir com­pa­sión por los que su­fren y ofre­cer­les ayu­da nos dio un ejem­plo de hu­mil­dad, ab­ne­ga­ción, so­li­da­ri­dad y sa­cri­fi­cio, no im­por­tán­do­le ofren­dar su vi­da por no­so­tros

Tracy Bur­ton Bra­vo

El hi­jo del car­pin­te­ro era con­si­de­ra­do una per­so­na pe­li­gro­sa pa­ra los que os­ten­ta­ban el po­der”.

“El mun­do en­te­ro es­tá ne­ce­si­ta­do de au­tén­ti­cos lí­de­res que es­tén com­pro­me­ti­dos con su pue­blo”.

Ex­ca­te­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.