Ba­rack Oba­ma y la es­tra­te­gia del tan­go y el béis­bol

Re­su­men Una mi­ra­da de re­pa­so a los he­chos del pre­si­den­te de EE UU en su vi­si­ta a Cu­ba y Ar­gen­ti­na

Diario El Heraldo - - Mundo - BUE­NOS AI­RES, AR­GEN­TI­NA El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

Unos pa­sos de tan­go y sor­bos de ma­te de Ba­rack Oba­ma en Bue­nos Ai­res asom­bra­ron tan­to co­mo el “¿qué bo­lá?” o la par­ti­da de do­mi­nó en La Ha­ba­na. Es­ta gi­ra del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos mos­tró otras es­tra­te­gias de ca­ra a una re­gión his­tó­ri­ca­men­te des­con­fia­da de Was­hing­ton. En Cu­ba, Oba­ma pro­fun­di­zó el des­hie­lo con su ar­chi­ene­mi­go de me­dio si­glo y en Ar­gen­ti­na apos­tó al nue­vo pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri co­mo un ejem­plo de modelo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co pa­ra la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Pro­me­te­dor

Pe­ro fue­ron sus sa­li­das con “span­glish”, su pos­tu­ra des­con­trac­tu­ra­da jun­to a Raúl Cas­tro pa­ra dis­fru­tar de un jue­go de béis­bol, o sus men­cio­nes a los as­tros de­por­ti­vos ar­gen­ti­nos Lio­nel Mes­si o Ma­nu Gi­nó­bi­li, los ges­tos que ter­mi­na­ron por se­llar un acer­ca­mien­to his­tó­ri­co con dos paí­ses de la re­gión dis­tin­tos, pe­ro con re­la­cio­nes po­lí­ti­cas par­ti­cu­lar­men­te com­ple­jas con Was­hing­ton.

“Hoy to­mé mi pri­mer ma­te (in­fu­sión). Me gus­tó, mi equi­po pen­só que es­ta­ba muy cla­ro en la con­fe­ren­cia de pren­sa, de­be ser el ma­te que me acla­ró la men­te”, di­jo ri­sue­ño. Se ga­nó la ad­mi­ra­ción en un au­di­to­rio col­ma­do del ba­rrio de La Bo­ca al con­fe­sar­se “fas­ci­na­do” con Bue­nos Ai­res, ciu­dad que, co­mo el ma­te, ha­bía des­cu­bier­to en sus años de uni­ver­si­ta­rio en los li­bros Jor­ge Luis Bor­ges y Ju­lio Cortázar.

La no­che del tan­go

El ma­yor “ries­go” lle­gó en una ce­na pro­pia del uni­ver­so holly­woo­den­se: dio unos pa­sos de tan­go con una bai­la­ri­na, an­te la sor­pre­sa de una au­dien­cia de per­so­na­li­da­des ar­gen­ti­nas. El baile, al que tam­bién se aven­tu­ró su es­po­sa Mi­che­lle, tu­vo lu­gar en el ma­jes­tuo­so com­ple­jo Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner.

“Lo no­té con­ten­to, dis­ten­di­do, fe­liz”, contó la bai­la­ri­na Mo­ra Go­doy, que se atre­vió a in­vi­tar­lo a bai­lar te­mien­do in­clu­so que los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad la apar­ta­ran. Go­doy di­jo que “se pu­so muy con­ten­ta cuan­do su mu­jer sa­lió a bai­lar y pu­di­mos ter­mi­nar el tan­go tran­qui­los”.

“Es­te es un nue­vo co­mien­zo en nues­tra re­la­ción. ¡Sa­lud!”, brin­dó Oba­ma al­zan­do las co­pas an­tes de de­gus­tar un cor­de­ro pa­ta­gó­ni­co, en ce­na re­ga­da con tin­to Mal­bec.

Cuan­do Oba­ma lla­mó en Cu­ba a “de­jar atrás los ves­ti­gios de la gue­rra fría” y en Ar­gen­ti­na pi­dió no de­te­ner­se en el pa­sa­do, hi­zo la di­fe­ren­cia con aquel Es­ta­dos Uni­dos de los años 60 y 70 que apo­yó dic­ta­du­ras mi­li­ta­res pa­ra con­tra­rres­tar el avan­ce de la iz­quier­da en Amé­ri­ca La­ti­na. La au­to­crí­ti­ca de Oba­ma so­bre el pa­pel de Was­hing­ton en la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na “fue to­tal­men­te ‘light’”, aun­que son avan­ces a pa­so de tan­go, tam­bién un gran lan­za­mien­to por ga­nar­le el jue­go de béis­bol a la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na

Mo­ra Go­doy, una ar­gen­ti­na de pa­dres pa­ra­gua­yos, rom­pió el pro­to­co­lo y sa­có a bai­lar a los Oba­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.