Sá­ba­do de Glo­ria

Diario El Heraldo - - Opinión -

Fue un hom­bre aco­mo­da­do, Jo­sé de Ari­ma­tea, se­gui­dor se­cre­to de Je­su­cris­to, quien, tras ser des­cen­di­do de la cruz, lim­pia­do y en­vuel­to en una sá­ba­na por pia­do­sas mu­je­res, ofre­ció su pro­pia se­pul­tu­ra pa­ra que ese fue­ra el lu­gar de re­po­so de sus restos mor­ta­les.

Her­mo­so ges­to so­li­da­rio de quien da al­go sin es­pe­rar re­com­pen­sa al­gu­na a cam­bio, de­mos­tran­do de esa for­ma que la ge­ne­ro­si­dad tras­cien­de cla­se so­cial, ni­vel cul­tu­ral, po­si­ción eco­nó­mi­ca.

El ca­dá­ver del Re­den­tor re­po­sa de cuer­po ya­cen­te, es­tá so­lo en el frío mau­so­leo. Pa­re­cie­ra que to­dos los es­fuer­zos, sa­cri­fi­cios, pré­di­cas, han si­do en vano.

Así ocu­rre con fre­cuen­cia cuan­do la com­bi­na­ción de pro­ble­mas nos ago­bian de ma­ne­ra tan abru­ma­do­ra que per­de­mos la fe y es­pe­ran­za que dan pa­so al fa­ta­lis­mo y de­rro­tis­mo, ol­vi­dan­do que siem­pre hay un ma­ña­na, con al­ter­na­ti­vas de so­lu­ción.

Eso fue lo que acon­te­ció el Vier­nes San­to y el Sá­ba­do de Glo­ria en­tre sus dis­cí­pu­los, des­mo­ra­li­za­dos por la mag­ni­tud de la tra­ge­dia.

Fue­ron vein­ti­cua­tro ho­ras en que se en­tre­mez­cla­ron sen­ti­mien­tos de­rro­tis­tas, de aba­ti­mien­to y de­sola­ción, en la creen­cia de que el mal ha­bía triun­fa­do so­bre el bien, la per­fi­dia so­bre la vir­tud, el po­der ma­te­rial ven­cien­do al es­pi­ri­tual.

¡Hom­bres de po­ca fe! El no po­seer su­fi­cien­te fe y con­vic­ción en Je­su­cris­to, su vi­da, pré­di­cas y ejem­plo, ha­cía que la du­da y el de­rro­tis­mo se im­pu­sie­ran, apa­ren­te­men­te de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

Al­gu­nos, los me­nos, es­ta­ban cier­tos y se­gu­ros, que la ver­dad ja­más se­ría bo­rra­da de la faz de la tie­rra. Ha­cían su­yas aque­llas pa­la­bras del Me­sías ad­vir­tien­do que re­su­ci­ta­ría de en­tre los muer­tos pa­ra as­cen­der al reino ce­les­tial, a la dies­tra del Es­pí­ri­tu San­to.

Es en los mo­men­tos crí­ti­cos cuan­do se po­ne a prue­ba el ca­rác­ter fir­me o ma­lea­ble de las per­so­nas.

Em­pe­ro, fal­tan muy po­cas ho­ras pa­ra que la au­ro­ra se im­pon­ga a la os­cu­ri­dad, la luz a las ti­nie­blas, la ver­dad a la men­ti­ra, la jus­ti­cia a la in­jus­ti­cia.

El sol ya des­pun­ta...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.