In­vI­ta­do Efec­tos de una vi­si­ta anun­cia­da

Diario El Heraldo - - Opinión -

he­cho irre­ver­si­ble, en po­cas pa­la­bras, que el rit­mo del pro­ce­so se es­ca­po de las ma­nos de los Cas­tro.

Las ne­go­cia­cio­nes en­tre los dos go­bier­nos son sin du­da muy com­ple­jas. No to­do es­tá so­bre el ta­pe­te. El go­bierno cu­bano, apo­ya­do en sus so­cios re­gio­na­les: Mo­ra­les, Co­rrea, Ma­du­ro, Or­te­ga y Rous­seff, exi­ge el ce­se de­fi­ni­ti­vo del blo­queo, so­bre lo cual pa­re­ce no ha­ber enor­mes di­fe­ren­cias en­tre los ne­go­cia­do­res, aun­que los re­pu­bli­ca­nos con­si­de­ren que el le­van­ta­mien­to del lla­ma­do blo­queo eco­nó­mi­co ba­sa­do en las le­yes Helms Bur­ton y To­rri­ce­lli no po­dría ha­cer­se sin ob­te­ner an­tes al­gu­nos cam­bios en la is­la. Los cu­ba­nos exi­gen tam­bién la de­vo­lu­ción de Guan­tá­na­mo, so­bre lo cual Was­hing­ton no se ha pro­nun­cia­do to­da­vía.

La co­mu­ni­dad cu­ba­na en el exi­lio, mu­chos re­pu­bli­ca­nos e in­clu­so al­gu­nos de­mó­cra­tas con­si­de­ran que la pos­tu­ra de Oba­ma en las ne­go­cia­cio­nes ha si­do dé­bil y que le­jos de fa­vo­re­cer al pue­blo cu­bano es­ta­ría ator­ni­llan­do al ré­gi­men de los Cas­tro. Has­ta la fe­cha no hay na­da con­cre­to so­bre el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos y de las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos, el ce­se de la re­pre­sión a las Da­mas de Blan­co y a la di­si­den­cia en ge­ne­ral en la Is­la, ex­cep­to la li­be­ra­ción de un pe­que­ño gru­po de pre­sos po­lí­ti­cos ha­ce unos me­ses, de los cua­les mu­chos de ellos ha­brían si­do de­te­ni­dos nue­va­men­te por el ré­gi­men. Tam­po­co ha ha­bi­do acuer­do so­bre un te­ma di­fí­cil plan­tea­do por los re­pu­bli­ca­nos: las in­dem­ni­za­cio­nes del Es­ta­do cu­bano a los es­ta­dou­ni­den­ses por las con­fis­ca­cio­nes de sus pro­pie­da­des, des­de 1959.

Sin em­bar­go, no hay du­das acer­ca del im­pac­to de es­ta pri­me­ra vi­si­ta de un pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en los úl­ti­mos 80 años. Pa­ra bien o pa­ra mal de unos o de otros, es­te re­lan­za­mien­to mar­ca­rá cam­bios que se de­be­rán tra­du­cir en el corto y me­diano pla­zo, in­clu­so en cam­bios eco­nó­mi­cos que a su vez im­pac­ta­rán el es­pa­cio po­lí­ti­co.

El te­ma Ve­ne­zue­la, en el mo­men­to en que se plan­tea un cam­bio de go­bierno en el país, po­dría y de­be­ría es­tar en la agen­da de las con­ver­sa­cio­nes. No se ha di­cho mu­cho al res­pec­to, sal­vo una re­fe­ren­cia muy li­ge­ra en la rue­da de pren­sa ofre­ci­da por los man­da­ta­rios al fi­nal de la reunión de tra­ba­jo, lo que es ló­gi­co y se­gu­ra­men­te con­ve­nien­te. Sin du­da, to­do lo que pa­se en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba ten­drá re­per­cu­sio­nes im­por­tan­tes en la si­tua­ción política ve­ne­zo­la­na y en las re­la­cio­nes de Ma­du­ro con am­bos go­bier­nos.

Na­da de ex­tra­ño que des- pués de es­ta vi­si­ta se pro­duz­can cam­bios im­por­tan­tes en la política ve­ne­zo­la­na, es­pe­cial­men­te en re­la­ción con la tran­si­ción en la que to­das las par­tes y más la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na, la opo­si­ción con op­ción real de go­bierno, tie­nen in­te­rés.

La di­plo­ma­cia de hoy es dis­tin­ta a la de ayer. Las par­tes mues­tran sus car­tas, pe­ro no to­das. Tam­po­co in­for­man a los me­dios so­bre to­dos los te­mas con­ver­sa­dos y ello por ra­zo­nes ob­vias. Lo que es cier­to es que pe­se a las jus­ti­fi­ca­das crí­ti­cas que pue­dan ha­cer­se a la for­ma en que se ha ma­ne­ja­do es­te nue­vo re­la­cio­na­mien­to po­lí­ti­co en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba, los re­pu­bli­ca­nos y los opo­si­to­res de ofi­cio a es­ta ad­mi­nis­tra- ción de­mó­cra­ta si de ver­dad pu­die­sen ver más allá de sus in­tere­ses par­ti­dis­tas y de una re­tó­ri­ca po­pu­lis­ta elec­to­re­ra y se abo­ca­ran a pen­sar en el bie­nes­tar de su país y de la paz política de la re­gión, de­be­rían en­ten­der que es­te acer­ca­mien­to del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ha­cia Cu­ba be­ne­fi­cia los cam­bios de­mo­crá­ti­cos que es­tán por ver­se en el corto pla­zo en paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la, Bo­li­via, Bra­sil, Ecua­dor y Ni­ca­ra­gua. To­do lo que pa­se en­tre EE UU y Cu­ba de­fi­ni­ti­va­men­te ten­drá re­per­cu­sio­nes di­rec­tas en to­da la re­gión, hoy con­vul­sio­na­da por los es­cán­da­los po­lí­ti­cos de las fuer­zas que has­ta ha­ce po­co con­tro­la­ban el po­der en la re­gión, el de Ma­du­ro y Lu­la da Sil­va, los más em­ble­má­ti­cos

Pa­ra bien o pa­ra mal de unos o de otros, es­te re­lan­za­mien­to mar­ca­rá cam­bios que se de­be­rán tra­du­cir en el corto y me­diano pla­zo, in­clu­so en cam­bios eco­nó­mi­cos que a su vez im­pac­ta­rán el es­pa­cio po­lí­ti­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.