Re­su­rrec­ción

Diario El Heraldo - - Opinión -

El es­pí­ri­tu ha triun­fa­do so­bre la ma­te­ria. Lo que tan so­lo ayer era do­lor, an­gus­tia, im­po­ten­cia, hoy se ha tor­na­do en jú­bi­lo y con­fian­za en el por­ve­nir. Se ha re­cu­pe­ra­do la fe.

Je­su­cris­to ha resucitado, con­fir­man­do así su pro­me­sa de ha­cer­lo al ter­cer día pos­te­rior a su fa­lle­ci­mien­to. Sus de­trac­to­res se apre­su­ran a di­fun­dir una fal­se­dad: el ca­dá­ver ha si­do sa­ca­do de la tum­ba por sus se­gui­do­res. Em­pe­ro, esa men­ti­ra era re­fu­ta­da por los he­chos, que ha­bla­ron por sí mis­mos.

Pau­la­ti­na­men­te el Cris­tia­nis­mo se fue con­vir­tien­do en una de las gran­des re­li­gio­nes y fi­lo­so­fías de la hu­ma­ni­dad, asu­mi­da co­mo tal por mi­llo­nes de se­res de di­ver­sas cul­tu­ras, ra­zas y na­cio­na­li­da­des, con un de­no­mi­na­dor co­mún: la igual­dad in­trín­se­ca de to­das las per­so­nas, más allá de su cla­se so­cial y po­si­ción eco­nó­mi­ca, ca­da una po­see­do­ra de de­re­chos y de­be­res inalie­na­bles, con dig­ni­dad y pie­dad. Su ex­pan­sión de­bió en­fren­tar per­se­cu­cio­nes, mar­ti­ro­lo­gios, opo­si­cio­nes, que, le­jos de des­truir­lo, lo for­ta­le­cie­ron. Sien­do sus in­te­gran­tes hu­ma­nos, fa­li­bles, no es­tu­vo exen­ta de des­via­cio­nes, de iden­ti­fi­ca­cio­nes cer­ca­nas con el po­der tem­po­ral, que más de una vez ma­ni­pu­ló y se sir­vió de él, pe­ro su­po re­en­con­trar su mi­sión ori­gi­nal: la op­ción pre­fe­ren­cial por los des­va­li­dos y des­he­re­da­dos.

Así lo ha com­pren­di­do el Pa­pa Francisco, a fin de vol­ver a los orí­ge­nes, dan­do ejem­plo de hu­mil­dad, so­li­da­ri­dad y vo­ca­ción de ser­vi­cio, ofre­cien­do ali­vio y con­sue­lo a los per­se­gui­dos, mi­gran­tes, me­nes­te­ro­sos, pri­va­dos de li­ber­tad, des­em­plea­dos, en­fer­mos del cuer­po y del al­ma.

Su lla­ma­do po­see tal fuer­za que in­clu­so quie­nes ha­bían aban­do­na­do la Igle­sia pa­ra abra­zar el es­cep­ti­cis­mo, ag­nos­ti­cis­mo y/o el ateís­mo han re­tor­na­do a su seno. Si­mul­tá­nea­men­te, ha for­ta­le­ci­do el diá­lo­go ecu­mé­ni­co con otras re­li­gio­nes, pa­ra con­jun­ta­men­te en­fren­tar el con­su­mis­mo ram­pan­te, la ca­da vez ma­yor de­sigual­dad de in­gre­sos y opor­tu­ni­da­des, la co­rrup­ción pu­bli­ca y pri­va­da, el ma­te­ria­lis­mo des­hu­ma­ni­zan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.