Rem­brandt re­tra­ta a Je­sús en sus gra­ba­dos

Mues­tra. Je­su­cris­to y otros per­so­na­jes del An­ti­guo y Nue­vo Tes­ta­men­to en los gra­ba­dos del ar­tis­ta ho­lan­dés, ex­pues­tos en el Cen­tro de Ar­te El Bo­zar de Bru­se­las

Diario El Heraldo - - Siempre -

Los gra­ba­dos de Rem­brant re­vi­ven en una ex­po­si­ción en Bru­se­las, Bél­gi­ca. La co­lec­ción de obras en blan­co y ne­gro, ex­pues­ta al pú­bli­co en el Cen­tro de Be­llas Ar­tes Bo­zar, de­ve­lan una fa­ce­ta ins­tan­tá­nea, do­més­ti­ca y cer­ca­na de la obra grá­fi­ca del ar­tis­ta ho­lan­dés.

Rem­brandt van Rijn ( 1606- 1669), con­si­de­ra­do el ar­tis­ta en la cús­pi­de de la pin­tu­ra del si­glo XVII, en su tiem­po fue más fa­mo­so y es­ti­ma­do co­mo di­bu­jan­te y gra­ba­dor. Y eso es lo que mues­tra la ex­hi­bi­ción de­no­mi­na­da “Rem­brandt en blan­co y ne­gro”, en la que se plas­ma el “ta­len­to fotográfico” de un maes­tro en el uso de la luz y la hu­ma­ni­za­ción de los per­so­na­jes, que pa­re- cían mor­ta­les.

Con­si­de­ra­do co­mo uno de los ar­tis­tas más des­lum­bran­tes del si­glo XVII y, sin du­da, es el maes­tro in­dis­cu­ti­ble de la edad de oro de la pin­tu­ra ho­lan­de­sa y, co­mo es­tá es­cri­to en nu­me­ro­sas his­to­rias del ar­te, “uno de los pro­fe­tas de la ci­vi­li­za­ción”.

La ex­po­si­ción con­for­ma­da por 85 gra­ba­dos ori­gi­na­les, de los fon­dos pro­pios de la pinacoteca, es­ta­rá abier­ta has­ta el 29 de ma­yo.

La co­lec­ción de gra­ba­dos des­plie­ga el la­do me­nos fa­mi­liar del ar­tis­ta.

Je­sús, par­te del con­te­ni­do

Des­de ale­go­rías bí­bli­cas a es­ce­nas de la vi­da dia­ria; pa­san­do por un cam­pe­sino, un des­nu­do fe­me­nino; au­to­rre­tra­tos y pai­sa­jes, los gra­ba­dos son di­ver­sos.

Men­di­gos, fi­gu­ras po­pu­la­res, pai­sa­jes y des­nu­dos pue­blan los cua­dros del ar­tis­ta,

Rem­brandt fue tam­bién un gran di­bu­jan­te y un gra­ba­dor ge­nial. El ar­tis­ta de­jó cer­ca de 1.500 di­bu­jos y 400 gra­ba­dos.

que re­pre­sen­tan es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na del An­ti­guo y del Nue­vo Tes­ta­men­to.

Una apli­ca­ción desa­rro­lla­da es­pe­cial­men­te pa­ra la ex­po­si­ción del Bo­zar mues­tra el pro­ce­so de pro­duc­ción al de­ta­lle y pre­sen­ta una pers­pec­ti­va iné­di­ta de los cua­dros.

En­tre las obras más co­no­ci­das de la ex­po­si­ción re­sal­tan “Gra­ba­do de cien flo­ri­nes”, en el que se plas­ma una es­ce­na de Je­su­cris­to ha­blan­do a sus dis­cí­pu­los, un cua­dro que da­ta de 1648.

Y jun­to a es­te en­con­tra­mos el de­li­ca­do au­to­rre­tra­to Rem­brandt apo­ya­do en un mu­ro (1639), y la pa­no­rá­mi­ca Vis­ta de Áms­ter­dam (1640-1641).

Co­mo par­te de la co­lec­ción so­bre­sa­le ade­más el cua­dro “Adán y Eva” con ras­gos re­don­dos y gor­du­ras, an­gus- tia y mie­do. Con es­te de­ta­lle Rem­brandt es­ta­ba in­tere­sa­do en mos­trar a se­res hu­ma­nos con los que el es­pec­ta­dor pu­die­ra fa­mi­lia­ri­zar­se.

No hay co­lor, to­do es blan­co y ne­gro.

Pe­ro, la pre­gun­ta que sal­ta a la vis­ta es “¿qué ha­ce que es­tos gra­ba­dos sean tan es­pe­cia­les?”, las res­pues­tas son va­rias y se en­tre­cru­zan: el “ta­len­to fotográfico” del ar­tis­ta mu­chos años an­tes de que exis­tie­se la téc­ni­ca, y su “sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad y ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción”, que trans­for­man ca­da gra­ba­do “en una es­pe­cie de ins­tan­tá­nea del mo­men­to per­fec­to, jus­to an­tes o des­pués de la ac­ción”.

Y es que, pa­ra el pin­tor el fin úl­ti­mo del ar­te, más allá de lí­nea y el co­lor, era la “poe­sía”. Esa mis­ma creen­cia -“sin una at­mós­fe­ra la pin­tu­ra no es na­da”, de­cía tam­bién pa­ra fi­jar sus ob­je­ti­vos con cla­ri­dad- le lle­vó al gra­ba­do co­mo mé­to­do rá­pi­do, ca­si ins­tan­tá­neo, pa­ra ilus­trar am­bien­tes, sen­sa­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo.

Pa­ra Rem­brandt el gra­ba­do no era un me­ro vehícu­lo pa­ra los es­tu­dios pre­li­mi­na­res pa­ra un óleo, sino una “dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca por de­re­cho pro­pio”. Es por ello que la repu­tación de Rem­brandt co­mo ar­tis­ta se asen­ta­ba en la ex­qui­si­ta be­lle­za y la enor­me sen­si­bi­li­dad que se plas­ma en sus gra­ba­dos.

Aun­que te­nía ad­ver­sa­rios que lo con­si­de­ra­ban un he­re­je an­ti­aca­dé­mi­co y una per­so­na di­so­lu­ta con una com­pli­ca­da y li­cen­cio­sa vi­da sen­ti­men­tal

“El ca­za­dor de ra­tas”, un gra­ba­do del ar­tis­ta

ho­lan­dés de 1632.

“El buen sa­ma­ri­tano” (1633), Rem­brandt ba­só mu­chas de sus obras en el Vie­jo y Nue­vo Tes­ta­men­to. Re­tra­to de un far­ma­céu­ti­co en un gra­ba­do de Rem­brandt, que da­ta de 1657.

“Adán y Eva”, que re­fle­ja las re­don­de­ces y gor­du­ras, an­gus­tia y mie­do, mues­tra que Rem­brandt no es­ta­ba in­tere­sa­do en cuer­pos idea­li­za­dos.

Los per­so­na­jes de cuen­to tam­bién es­tán en la obra del ar­tis­ta ho­lan­dés, “El flau­tis­ta” es una mues­tra.

“Dia­na en el ba­ño” (1631), plas­ma la ma­ne­ra en que Rem­brandt uti­li­za­ba las fi­gu­ras fe­me­ni­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.