Oc­ta­vio Car­va­jal: Tra­jea­dos, pe­ro ban­di­dos

Ho­rror De pe­lí­cu­la sa­ber que edi­les la­van ac­ti­vos ile­ga­les, tra­fi­can ar­mas, or­de­nan ase­si­na­tos, pa­gan si­ca­rios, son se­cua­ces de nar­cos

Diario El Heraldo - - Siempre -

Sin te­mor a errar, un po­lí­ti­co “ca­cho” es ol­fa­tea­do por agen­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra el Con­trol de Dro­gas (Drug En­for­ce­ment Ad­mi­nis­tra­ción (DEA), si­glas en in­glés). Tie­ne alian­zas con va­rios al­cal­des.

Lle­va­mos me­ses vien­do y olien­do el he­dor en gran par­te de esa “cla­se política” mo­ja­da tam­bién por el fút­bol, pe­ro tras el en­cie­rro de seis al­cal­des por pe­ca­do­res, bro­tan otros ocho que son hus­mea­dos por di­ver­sos de­li­tos. Vi­vi­mos una pe­sa­di­lla en las ca­lles, pe­ro te­ne­mos una no­ve­la de te­rror, de­rro­che y lu­jos con ban­di­dos (as) pú­bli­cos que de­be­mos mo­ler.

De pe­lí­cu­la sa­ber que edi­les tam­bién la­van ac­ti­vos ile­ga­les, tra­fi­can ar­mas, or­de­nan ase­si­na­tos, pa­gan si­ca­rios, son se­cua­ces de pan­di­lle­ros y de nar­cos. Un elen­co tu­fo­so de al­cal­des quie­nes se­gún el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co li­de­ran ban­das de pí­ca­ros. En­ca­pu­cha­dos di­ri­gen asal­tos en co­rre­do­res. Sus fe­cho­rías las co­lo­rean con tra­je o som­bre­ro en la ofi­ci­na.

Des­de que ini­ció su ges­tión, el pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez Alvarado, las au­to­ri­da­des han arres­ta­do ex­fun­cio­na­rios li­ga­dos a otros es­cán­da­los de co­rrup­ción. No han te­ni­do cor­te­sía al­gu­na ha­cia nin­gún “ca­chu­re­co” se­ña­la­do en sin­nú­me­ro de mi­llo­na­rias es­ta­fas. Cla­ro, que­dan gran­des por en­ca­de­nar y de­be­rán cum­plir.

La “opo­si­ción” siem­pre in­sis­te que la ma­yo­ría de pi­llos cap­tu­ra­dos per­te­ne­ce al par­ti­do go­ber­nan­te, pe­ro cuan­do se acu­sa a al­guno de sus miem­bros, sus lí­de­res ex­pre­san que to­do es “per­se­cu­ción política”. Len­gua­je ex­tra­ño. No son cohe­ren­tes en cuan­to a que la ley de­be apli­car­se a to­do ban­do­le­ro, aun­que es­té ca­mu­fla­do en bu­ta­cas o pa­la­cios.

Pa­re­ce que nos quie­ren ha­cer la ju­ga­da del ton­to. Exi­gen jus­ti­cia y cuan­do les caen por fo­ra­ji­dos pa­ra en­gri­llar­los, brin­can co­mo cu­ca­ra­chas ro­cia­das por tó­xi­cos. Ca­carean que quien no la de­be no la te­me pe­ro va­rios es­tán fu­gi­ti­vos, re­fu­gia­dos en paí­ses de Amé­ri­ca del Sur. Te­nien­do el po­der en Hon­du­ras ro­ba­ron in­sa­cia­bles. ¡Co­rrec­to!

Es­ta­mos fren­te un sis­te­ma he­dion­do. No se­rá fá­cil lim­piar un ca­mino re­ple­to de de­lin­cuen­tes de “cue­llo blan­co”. Ro­ba el pa­pá, el hi­jo, la mu­jer, los pri­mos, la cu­ña­da, la her­ma­na (no), el pe­rio­dis­ta, el abo­ga­do, el em­pre­sa­rio, el con­gre­sis­ta, la que­ri­da… en un en­ta­ri­ma­do mon­ta­do por in­to­ca­bles es­col­ta­dos por ma­los jue­ces.

Ca­re­tos Dé­ca­das con el país se­cues­tra­do por gru­pos po­de­ro­sos a to­do ni­vel. Tra­fi­can con to­do. Po­nen sus aman­tes en el ser­vi­cio ex­te­rior. Las ejer­ci­tan aquí y co­bran sus mi­mos a lo di­plo­má­ti­co. Son real­men­te ba­ja­do­res ( as) del era­rio. Fa­mi­liones com­ple­tos chu­pán­do­se to­do con el je­fe. Des­pia­da­dos (as) unos con otros. Ven­den una ima­gen fal­sa.

Es­tos ni­chos de pus y de abu­so bro­llan aho­ra en pe­que­ños po­bla­dos. El prin­ci­pal sos­pe­cho­so re­sul­ta ser un con­ce­jal. Au­to­ri­da­des su­po­nen que así pu­lu­la más de un cen­te­nar de al­cal­des bru­jos, con dos ca­ras. De po­bres a opu­len­tos. Del ca­ba­llo a la ca­mio­ne­ta de lu­jo. Asom­bran a la co­mu­ni­dad con su efer­ves­cen­te pro­gre­so.

Ya te­ne­mos seis cabezas de cor­po­ra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les tras las re­jas. Más de ocho es­tán en la mi­ra de la Fis­ca­lía. Le­jos de pen­sar, ase­gu­ra­mos que per­die­ron los es­tri­bos de la mo­ral. Es­ta­rían en­re­da­dos en ne­go­cios sucios, con ma­to­nes a suel­do. Uno de ellos cam­bió la bu­rra por un pom­po­so au­to. To­do mun­do juz­ga sus ex­ce­sos en el pol­vo­rien­to pue­blo. Su vi­da es un pa­raí­so.

Ma­ra­vi­lla Pa­rro­quia­nos co­men­tan que el “ca­rri­to” se lo re­ga­ló un dipu­tado, quien su­pues­ta­men­te tie­ne co­lec­ción de vehícu­los. Su co­che re­sal­ta en­tre ca­ba­llos crio­llos y yun­tas de bue­yes en el tí­pi­co mu­ni­ci­pio, don­de aflo­ra la hu­mil­dad y la po­bre­za de sus ha­bi­tan­tes. Má­gi­ca al­za eco­nó­mi­ca del otro­ra cam­pe­chano. ¡Des­con­cer­tan­te!

Otros ins­pec­cio­nan pe­que­ñas obras, cons­truc­ción de ca­lles con con­cre­to hi­dráu­li­co. Lle­gan re­gios, con guar­daes­pal­das. Se mues­tran tea­tra­les, al­ti­vos, gri­to­nes. Ya no visitan al­deas ni ca­se­ríos. Unos in­fla­ron el pre­cio pa­ra ven­der ex­ten­sas tie­rras. Don­de an­tes hu­bo sem­bra­díos hoy se alzan pe­na­les. Ba­rro­tes de oro. ¿Có­mo les que­dó el ojo?

Nin­gún ne­go­cio es­ca­pa a cier­tos edi­les. Sus reales “ale­ros” pa­san en el Con­gre­so. Los tran­ses lle­van buen hi­lo. Así ama­rran el bi­lle­te. Los riegos ba­ñan a to­dos. Cal­man sus an­sias con ris­tra de pi­lla­jes y com­pli­ci­da­des. Su mun­do de pi­car­días cae­rá len­to, pe­ro se­gu­ro. Que cai­ga quien cai­ga o se hun­de el in­dó­mi­to

“En­ca­pu­cha­dos di­ri­gen asal­tos en co­rre­do­res. Sus fe­cho­rías las co­lo­rean con tra­je o som­bre­ro en la ofi­ci­na”.

ES­CA­LA­DA “No se­rá fá­cil lim­piar un ca­mino re­ple­to de de­lin­cuen­tes de ‘cue­llo blan­co’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.