IN­di­fe­reN­cia Qué di­fe­ren­te fue­ra si fué­ra­mos di­fe­ren­tes

Diario El Heraldo - - Opinión -

bar­día de ca­llar y aguan­tar.

Si el sec­ta­ris­mo nos hu­bie­ra en­se­ña­do que na­da he­mos lo­gra­do con ese odio an­ces­tral e irra­cio­nal que nos di­vi­de.

Si en ver­dad fué­ra­mos éti­cos en to­das las cir­cuns­tan­cias sin que nos do­ble­gue el te­mor ni nos em­pa­la­gue el po­der.

Si no ol­vi­dá­ra­mos lo bre­ve de nues­tro pa­so te­rre­nal y no le exi­gié­ra­mos a la vi­da lo que no le po­de­mos dar.

Si re­co­no­cié­ra­mos que los desa­cier­tos per­ju­di­can más al pue­blo que su­fre ig­no­ran­cia co­lec­ti­va in­su­pe­ra­da.

Si su­má­ra­mos nues­tras fuer­zas jun­tan­do co­la­bo­ra­ción y res­pe­to pa­ra ca­mi­nar uni­dos en bus­ca del rum­bo co­rrec­to que se­gui­mos sin en­con­trar.

Si no des­per­di­cia­mos la úni­ca opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer bien las co­sas y ser­vir a los de­más.

Si en lu­gar de opo­ner­nos a to­do lo que pue­da ayu­dar­nos pres­tá­ra­mos nues­tro con­cur­so pa­ra me­jo­rar las pro­pues­tas y lo­grar re­sul­ta­dos real­men­te per­ma­nen­tes.

Si en­ten­dié­ra­mos que hay mil ra­zo­nes de nues­tro atra­so na­cio­nal por re­sol­ver, pa­ra no ser lo que so­mos y pa­re- cer­nos un po­co a los que no son co­mo so­mos.

Si las bi­tá­co­ras de los pé­si­mos go­ber­nan­tes que he­mos su­fri­do sir­vie­ran pa­ra no re­pe­tir sus ye­rros y si es­tos han si­do de­li­tos, que la ley los san­cio­ne.

Si los go­ber­nan­tes y sus con­se­je­ros en­ten­die­ran que las es­ta­dís­ti­cas son tan vul­ne­ra­bles co­mo el des­pro­pó­si­to de in­sis­tir en lo­gros no lo­gra­dos.

Di­fe­ren­te fue­ra si los que tie­nen el po­der lo usa­ran pa­ra be­ne­fi­ciar al pue­blo que los lle­vó a él con la es­pe­ran­za, que se es­fu­ma con sus ma­las ac­tua­cio­nes, de ver por fin un lí­der di­fe­ren­te de los po­li­ti­que­ros que mien­ten sin re­mor­di­mien­to. Que pe­ca más el que pa­re­ce que sa­be que el que sa­bien­do que no sa­be, pe­ca.

Si cam­bia­mos la pa­si­vi­dad por exi­gen­cia pa­ra que cum­plan en ver­dad su pro­me­sa de ser di­fe­ren­tes, no in­di­fe­ren­tes.

Se­ría dis­tin­to si unié­ra­mos nues­tras vo­ces pa­ra que ha­ble el pue­blo que en­mu­de­ce y nos es­cu­cha­ran con la con­cien­cia de ser la au­to­ri­dad que nun­ca nos ha go­ber­na­do. El si­len­cio nos cos­ta­rá ca­ro.

Di­fe­ren­te fue­ra si los que tie­nen el po­der lo usa­ran pa­ra be­ne­fi­ciar al pue­blo que los lle­vó a él con es­pe­ran­za”.

“To­do se­ría di­fe­ren­te si nos go­ber­na­ran los ca­pa­ces con em­pe­ño de tra­ba­jar con los me­jo­res”.

En­ten­der que la co­rrup­ción no se com­ba­te con co­rrup­ción. Por ella no te­ne­mos de­sa­rro­llo ni com­pe­ten­cia.

To­do se­ría di­fe­ren­te si nos go­ber­na­ran los ca­pa­ces con em­pe­ño de tra­ba­jar con los me­jo­res, sin clien­te­lis­mo ni ne­po­tis­mo an­ces­tral.

Si tu­vié­ra­mos jus­ti­cia y se ter­mi­na­ra la im­pu­ni­dad.

Si en­ten­dié­ra­mos que mien­tras nues­tra tris­te­za llo­ra, la vi­da se nos acor­ta de­jan­do a nues­tra pa­tria sin una lá­gri­ma que nos re­cuer­de.

Me due­le el do­lor de mi Hon­du­ras, me las­ti­ma su lás­ti­ma ig­no­ra­da y me in­sul­ta la in­sul­sa res­pues­ta go­bier­nis­ta. Có­mo cam­bia el hom­bre cuan­do el va­lor no tie­ne va­lor. Qué di­fe­ren­te fue­ra si fué­ra­mos di­fe­ren­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.