es­ti­lo y ele­gan­cia

De­co­ra­ción In­tere­san­tes as­pec­tos a se­guir pa­ra re­no­var su dor­mi­to­rio

Diario El Heraldo - - Superguía Habitar -

¿Es­tá pen­san­do en cam­biar el am­bien­te de su dor­mi­to­rio, pe­ro aún no tie­ne cla­ro el es­ti­lo que va a ele­gir?

Una bue­na ca­ma es la g ran pie­za cla­ve de los dor­mi­to­rios de di­se­ña­dor. No cual­quier ca­ma, sino aque­llas ca­mas que se ven de­li­cio­sas a la vis­ta, im­pe­ca­bles, irre­sis­ti­bles.

Im­por­tan­cia

Vol­ver a ca­sa tras una fa­ti­go­sa jor­na­da la­bo­ral y re­la­jar­se en uno de nues­tros rin­co­nes y ele­men­tos de­di­ca­dos al des­can­so su­po­ne un pla­cer y ca­si una ne­ce­si­dad.

En lo re­la­cio­na­do a la ca­ma, dis­po­ner de un buen col­chón es su­ma­men­te im­por­tan­te. Dor­mir bien es fun­da­men­tal por­que va a con­di­cio­nar el res­to de nues­tra jor­na­da. Por ello, ele­gir

un col­chón ap­to y vi­gi­lar su man­te­ni­mien­to no es una cues­tión me­nor. Asi­mis­mo, es in­dis­pen­sa­ble con­tar con un buen pie de ca­ma que apor­te la co­mo­di­dad y es­ti­lo que tan­to ne­ce­si­ta es­ta es­tan­cia.

Com­ple­men­ta­rie­dad

Cuan­do pen­sa­mos en el con­jun­to de una ca­ma, el ejem­plo más co­mún en cues­tión de com­ple­men­tos se­rían las me­sas de no­che o bu­rós y los pies de ca­ma. Es­to es más bien un con­cep­to an­tes que un mue­ble en es­pe­cí­fi­co, si par­ti­mos de es­ta ba­se pa­ra se­lec­cio­nar es­te com­ple­men­to nues­tro ho­ri­zon­te se abri­rá y ten­dre­mos más li­ber­tad pa­ra es­co­ger des­de un baúl has­ta un ban­co.

El pri­mer de­ter­mi­nan­te pa­ra se­lec­cio­nar un pie de ca­ma es el es­pa­cio, lo cual in­flu­ye en el uso que ten­drá.

Si el es­pa­cio es re­du­ci-

do pue­de pen­sar en un pie de ca­ma que ten­ga un uso es­pe­cí­fi­co co­mo guar­da­do. En cam­bio, si el es­pa­cio es gran­de pue­de pen­sar en uno que ge­ne­re una es­tan­cia, por ejem­plo, un par de si­llas o in­clu­so un lo­ve-seat o un so­fá pe­que­ño, al fren­te de ellas una me­sa ba­ja y lis­to: tie­ne una sa­la fren­te a su ca­ma den­tro de su re­cá­ma­ra, ideal pa­ra leer en la no­che o pa­ra to­mar el desa­yuno.

La al­tu­ra de una ca­ma, con­si­de­ran­do el edre­dón y de­más ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, en mu­chas oca­sio­nes no al­can­za la al­tu­ra del res­pal­do de un lo­ve seat o de un so­fá, por lo que de­be te­ner cui­da­do al se­lec­cio­nar­los, ya que no quie­re que se aso­men des­de don­de se en­cuen­tre acos­ta­do y es­tor­be pa­ra ver la te­le­vi­sión o pa­ra la vis­ta que ten­ga

fO­TO: El HErAlDO

El co­lor del pie de ca­ma no tie­ne que ser el mis­mo de la ca­be­ce­ra. to­me en cuen­ta

FO­TOS: DA­VID RO­ME­RO

Si acos­tum­bra a co­lo­car las man­tas de no­che en la pie­ce­ra, ten­ga un ban­co do­ble o dos pe­que­ños. Ato­cha.

Fun­cio­na­li­dad

Con­tem­po­rá­neo El co­lor del pie de ca­ma no tie­ne que ser el mis­mo de la ca­be­ce­ra. Ato­cha.

Co­mo­di­dad Un ban­co fren­te a la ca­ma ha­rá que apro­ve­che más el es­pa­cio den­tro de su re­cá­ma­ra. Com­bí­ne­los ade­cua­da­men­te. Ato­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.