Mi­li­ta­res re­vi­san en­tra­das de co­le­gios

In­se­gu­ri­dad en las au­las Au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción re­ve­la­ron que tie­nen ba­jo in­ves­ti­ga­ción va­rias de­nun­cias de in­se­gu­ri­dad en cua­tro ins­ti­tu­tos pú­bli­cos

Diario El Heraldo - - Portada -

Pa­tru­lla­jes de mi­li­ta­res, re­vi­sio­nes de mo­chi­las y un am­bien­te de in­cer­ti­dum­bre se vi­vió ayer en los pa­si­llos del Ins­ti­tu­to Saúl Ze­la­ya Jiménez, ubi­ca­do en la co­lo­nia Flor del Cam­po de Co­ma­ya­güe­la.

El cen­tro edu­ca­ti­vo fue mi­li­ta­ri­za­do, co­mo me­di­da pre­ven­ti­va des­pués de que los do­cen­tes se ne­ga­ran a im­par­tir cla­ses mien­tras no se ga­ran­ti­za­ran me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra ellos y los alum­nos.

El in­gre­so de pan­di­lle­ros a las ins­ta­la­cio­nes, las ame­na­zas a do­cen­tes y la dis­tri­bu­ción de dro­gas obli­ga­ron a las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción a crear una alian­za con los cuer­pos de Se­gu­ri­dad del país pa­ra que re­tor­na­ra el or­den en el ins­ti­tu­to.

Mar­lon Escoto, mi­nis­tro de Edu­ca­ción, ex­pli­có que el pro­ce­so de mi­li­ta­ri­za­ción es una me­di­da tem­po­ral que se man­ten­drá has­ta abril, cuan­do se pre­vé el in­gre­so de un equi­po de se­gu­ri­dad pri­va­da en la ins­ti­tu­ción.

“La in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des de Se­gu­ri­dad se­rá un acom­pa­ña­mien­to has­ta abril, co­mo una pri­me­ra eta­pa pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da de los es­tu­dian­tes. En abril in­gre­sa un equi­po de se­gu­ri­dad pri­va­da al ins­ti­tu­to”, ex­pli­có.

El fun­cio­na­rio ase­gu­ró que se trabajará en un pro­ce­so in­te­gral con las au­to­ri­da­des del ins­ti­tu­to, la aso­cia­ción de pa­dres, los es­tu­dian­tes y en­ti­da­des de­fen­so­ras de los de­re­chos hu­ma­nos, pues no se de­be de- jar por al­to el he­cho de que se tra­ta de me­no­res de edad, es­tén o no in­vo­lu­cra­dos con gru­pos de aso­cia­ción ilí­ci­ta.

“La in­se­gu­ri­dad es una reali­dad en las zo­nas de ma­yor con­flic­ti­vi­dad, en ma­yor o me­nor gra­do los co­le­gios son pre­sio­na­dos por los de­lin­cuen­tes. La Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad co­no­ce los detalles y li­de­ra es­tos pro­ce­sos pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da de los jó­ve­nes”, ar­gu­men­tó.

El pro­ce­so

Pa­ra los es­tu­dian­tes del ins­ti­tu­to, la me­di­da fue to­ma­da en su ma­yo­ría co­mo po­si­ti­va, pues ase­gu­ran que en los pa­si­llos era co­mún ver de­lin­cuen­tes ame­dren­tan­do a los maes­tros o si­guien­do a sus com­pa­ñe­ros.

“Da un po­co de se­gu­ri- dad, lo ma­lo es que es­pe­ra­ron has­ta que ya las co­sas es­ta­ban muy mal.

Es­pe­ra­mos que no sea cues­tión de un mo­men­to, sino que per­ma­nen­te”, afir­mó un jo­ven, quien omi­tió su nom­bre por te­mor.

Her­nán Fuen­tes, di­rec­tor del cen­tro edu­ca­ti­vo, ase­gu­ró que era una me­di­da ne­ce­sa­ria y que es­pe­ran que la se­gu­ri­dad se man­ten­ga de for­ma per­ma­nen­te.

“Es un co­le­gio gran­de de 2,400 es­tu­dian­tes, de 185 maes­tros que en tres jor­na­das de­ben li­diar con la in­se­gu­ri­dad. Es por ello que ne­ce­si­ta­mos de un apo­yo per­ma­nen­te”, di­jo.

Mien­tras tan­to, en los pa­si­llos un equi­po de 25 efec­ti­vos de la Po­li­cía Mi­li­tar de Or­den Pú­bli­co ( PMOP) rea­li­za­ban pa­tru­lla­jes a pie al in­te­rior del ins­ti­tu­to y en uni­da­des mo­to­ri­za­das en los al­re­de­do­res del edi­fi­cio.

Ma­rio Ri­ve­ra, por­ta­voz de la PMOP, in­for­mó que los pa­tru­lla­jes se man­ten­drán has­ta que sal­ga el úl­ti­mo maes­tro y alumno de im­par­tir o asis­tir a sus cla­ses.

“Es­te es un ope­ra­ti­vo per­ma­nen­te, te­ne­mos ór­de­nes pre­ci­sas de man­te­ner la se­gu­ri­dad. Pe­di­mos con­fian­za a los alum­nos, maes­tros y pa­dres de fa­mi­lia. Pue­den in­ter­po­ner sus de­nun­cias al 2276-3400, ex­ten­sión 6002, que es­ta­rá ha­bi­li­ta­do las 24 ho­ras del día”, ins­tó.

Du­ran­te el des­plie­gue de se­gu­ri­dad no se re­por­ta­ron co­mo in­ci­den­cias la de­ten­ción de dos jó­ve­nes en po­se­sión de ma­rihua­na en las

cer­ca­nías del ins­ti­tu­to.

Asi­mis­mo, la iden­ti­fi­ca­ción de sig­nos y los de­no­mi­na­dos “pla­ca­zos de ma­ras” en las pa­re­des de los ta­lle­res y áreas co­mu­nes del cen­tro.

A la vez, los ele­men­tos del or­den so­li­ci­ta­ron a las au­to­ri­da­des del ins­ti­tu­to que ex­tien­dan un car­né de iden­ti­fi­ca­ción a ca­da uno de los es­tu­dian­tes, ya que en los re­que­ri­mien­tos de­tec­ta­ron que no los po­seen.

Ola de­lic­ti­va

El in­gre­so de los gru­pos cri­mi­na­les en los cen­tros edu­ca­ti­vos no es un te­ma nue­vo en la ca­pi­tal. En 2014 se ini­ció un pro­ce­so de res­guar­do con mu­je­res po­li­cías en 25 es­cue­las ubi­ca­das en co­lo­nias de al­ta in­ci­den­cia de­lic­ti­va co­mo El Pe­dre­gal.

Ac­tual­men­te, otros dos cen­tros edu­ca­ti­vos per­ma­ne­cen ba­jo el res­guar­do per­ma­nen­te de efec­ti­vos de la PMOP; el Ins­ti­tu­to Je­sús Aguilar Paz, ubi­ca­do en el ba­rrio Per­pe­tuo So­co­rro, y el Rey­nal­do Nar­vaez Ro­sa­les de la co­lo­nia Las Torres.

En am­bos ins­ti­tu­tos, los di­rec­to­res afir­man que el en­vío de mi­li­ta­res a res­guar­dar las ins­ta­la­cio­nes o el pe­rí­me­tro, a di­fe­ren­cia del Ze­la­ya Jiménez, no fue so­li­ci­ta­da por ellos, sino que fue una de­ter­mi­na­ción de las au­to­ri­da­des.

Clau­dio Cas­co, di­rec­tor del Je­sús Aguilar Paz, re­ve­ló que lle­van tres años ba­jo el res­guar­do per­ma­nen­te de dos mi­li­ta­res en los ac­ce­sos al ins­ti­tu­to.

“Aho­ra se han me­jo­ra­do mu­cho las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad en el co­le­gio, el en­vío de los mi­li­ta­res fue una de­ci­sión de las au­to­ri­da­des por los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad en el ba­rrio”, afir­mó.

En el ca­so del Ins­ti­tu­to Nar­vaez, la sub­di­rec­to­ra Nely Sua­zo ase­gu­ró que ellos no han pe­di­do se­gu­ri­dad y los mi­li­ta­res han lle­ga­do por el te­ma de la in­se­gu­ri­dad en el sec­tor de El Ho­yo, en la co­lo­nia Las Torres.

En el cen­tro se for­man 850 es­tu­dian­tes en tres jor­na­das, las ins­ta­la­cio­nes se ubi­can al fi­nal del sec­tor, don­de el pa­sa­do fin de se­ma­na unas 20 fa­mi­lias aban­do­na­ron sus ho­ga­res, des­pués de re­ci­bir una mi­si­va en la que su­pues­tos ma­re­ros les da­ban 24 ho­ras pa­ra desalojar.

El lu­gar fue mi­li­ta­ri­za­do y, se­gún las au­to­ri­da­des de la PMOP, a la fe­cha 18 de las 20 fa­mi­lias que ha­bían aban­do­na­do sus ho­ga­res ya re­gre­sa­ron.

Ba­jo ame­na­za

Em­pe­ro, los pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad en los ins­ti­tu­tos pú­bli­cos son una olla de pre­sión que las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción tra­tan de man­te­ner ba­jo con­trol.

Mi­guel Gó­mez, di­rec­tor de­par­ta­men­tal de Francisco Mo­ra­zán, re­ve­ló que tie­nen de­nun­cias de cua­tro ins­ti­tu­tos de la ca­pi­tal que en­fren­tan pro­ble­mas de se­gu­ri­dad.

“No pue­do re­ve­lar los nom­bres por­que es­ta­mos ba­jo un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción de las de­nun­cias e in­clu­so hay maes­tros y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo de las ins­ti­tu­cio­nes ba­jo ame­na­za que han pe­di­do ser tras­la­da­dos por es­te te­ma”, afir­mó.

En su es­cue­ta de­cla­ra­ción, Gó­mez ase­gu­ró que la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad tra­ba­ja pa­ra brin­dar el res­pal­do ne­ce­sa­rio a las au­to­ri­da­des de los cen­tros edu­ca­ti­vos que pa­de­cen es­tos pro­ble­mas.

Mien­tras se de­fi­nen es­tra­te­gias, los es­tu­dian­tes pa­re­cen ser el blan­co de los gru­pos cri­mi­na­les

35 efec­ti­vos mi­li­ta­res es­tán des­ti­na­dos al res­guar­do de tres co­le­gios del Dis­tri­to Cen­tral.

MA­RAS, DRO­GAS YEXTORSIONES ACE­CHAN a maes­tros y es­tu­dian­tes en los cen­tros edu­ca­ti­vos de la ca­pi­tal. Tres co­le­gios es­tán mi­li­ta­ri­za­dos.

2

3

4

5

En el Ins­ti­tu­to Je­sús Aguilar Paz, des­de ha­ce tres años dos ele­men­tos mi­li­ta­res brin­dan se­gu­ri­dad en los ac­ce­sos y al­re­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.