So­bre­gi­ra­dos y es­tre­sa­dos

Diario El Heraldo - - Opinión -

Con las deu­das has­ta el cue­llo y sin di­ne­ro pa­ra cum­plir con las obli­ga­cio­nes dia­rias, cien­tos de hon­du­re­ños, tal vez mi­les, que dis­fru­ta­ron de una pla­cen­te­ra Se­ma­na San­ta, acu­den aho­ra de­ses­pe­ra­dos a las ca­sas de em­pe­ño pa­ra sa­lir del pa­so.

La his­to­ria se re­pi­te to­dos los años, co­mo si el es­trés, la an­gus­tia y an­sie­dad que pro­vo­ca una si­tua­ción de so­bre­en­deu­da­mien­to no de­ja­ra nin­gu­na lec­ción apren­di­da.

No es ma­lo que­rer te­ner más de lo que se tie­ne, pe­ro esa as­pi­ra­ción ha­brá de cum­plir­se en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des, sin de­jar­nos lle­var por el afán de pre­sun­ción o la fu­gaz fe­li­ci­dad del con­su­mis­mo. Al fi­nal, la reali­dad siem­pre ter­mi­na im­po­nién­do­se de for­ma im­pla­ca­ble.

Y eso es lo que es­tán vi­vien­do aho­ra mu­chos hon­du­re­ños que sa­tu­ra­ron sus tar­je­tas de cré­di­to, gas­ta­ron por ade­lan­ta­do su sa­la­rio y se que­da­ron sin el di­ne­ro que de­bía ser des­ti­na­do pa­ra ali­men­ta­ción y trans­por­te, en­tre otras obli­ga­cio­nes, y aho­ra caen a mer­ced de usu­re­ros que ha­cen sus cla­vos de oro.

Que­da evi­den­cia­da la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción, or­ga­ni­za­ción y de aho­rro, así co­mo una ma­la dis­tri­bu­ción de las prio­ri­da­des.

Un prin­ci­pio ele­men­tal en ma­te­ria de fi­nan­zas es no gas­tar más de lo que se tie­ne. La­men­ta­ble­men­te, la cul­tu­ra del en­deu­da­mien­to es­tá arrai­ga­da en la po­bla­ción y tam­bién en sus au­to­ri­da­des, in­ca­pa­ces de ha­cer un uso efi­cien­te de los re­cur­sos.

Pe­ro fo­men­tar bue­nos há­bi­tos eco­nó­mi­cos es una ta­rea que de­be­rían asumir es­cue­las y co­le­gios; no obs­tan­te, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal no ha brin­da­do a los ni­ños y jó­ve­nes for­ma­ción en ma­ne­jo pre­su­pues­ta­rio. Es una ma­te­ria que si­gue pen­dien­te y que po­dría sig­ni­fi­car un cam­bio cul­tu­ral im­por­tan­te pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

Nun­ca es tar­de pa­ra apren­der de los erro­res y quie­nes aho­ra se en­cuen­tran so­bre­gi­ra­dos y, por en­de, as­fi­xia­dos, de­ben ha­cer un al­to pa­ra re­fle­xio­nar so­bre sus ma­las de­ci­sio­nes y pro­po­ner­se, por sa­lud men­tal y fi­nan­cie­ra, ajus­tar­se a la reali­dad de sus in­gre­sos. No es fá­cil, pe­ro tam­po­co im­po­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.