Elec­cio­nes “¿Y si Do­nald Trump lle­ga a ser pre­si­den­te de EE UU?”

Diario El Heraldo - - Opinión -

por las cua­les en­ca­be­za las elec­cio­nes in­ter­nas del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Su es­tra­te­gia y ora­to­ria ape­lan a la cre­cien­te in­sa­tis­fac­ción de sec­to­res so­cia­les de su país, de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ca­ren­te de edu­ca­ción su­pe­rior, que ha per­di­do sus em­pleos de­bi­do a la política de las mul­ti­na­cio­na­les de tras­la­dar pues­tos de tra­ba­jo ha­cia paí­ses ter­cer­mun­dis­tas en don­de se pa­gan sa­la­rios muy por de­ba­jo de los que de­ven­ga­ban los “blue co­llars” en Es­ta­dos Uni­dos; a ello se agre­ga la cre­cien­te com­pe­ten­cia co­mer­cial de Chi­na, que inun­da el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se con mer­can­cías de bue­na ca­li­dad y a pre­cios com­pe­ti­ti­vos.

Esa frus­tra­ción tam­bién se di­ri­ge ha­cia los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, que al no en­con­trar opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les en sus paí­ses de ori­gen (in­clu­yen­do el nues­tro), se des­pla­zan ha­cia el Pri­mer Mun­do en bús­que­da de tra­ba­jo y se­gu­ri­dad an­te la vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad im­pe­ran­tes en sus pa­trias. Y Trump di­ri­ge sus ata­ques ha­cia los “mo­ja­dos” la­ti­nos, en es­pe­cial, pe­ro no úni­ca­men­te, los me­xi­ca­nos.

La alie­na­ción co­lec­ti­va tam­bién se ali­men­ta del he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos, si bien si­gue sien­do la su­per­po­ten­cia mi­li­tar, en lo eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co se ve cre­cien­te­men­te desafia­da por Chi­na. A ello agré­gue­se el te­mor ha­cia la cre­cien­te di­ver­si­dad ra­cial y cul­tu­ral de su país, ejem­pli­fi­ca­da por el he­cho de que en Ca­li­for­nia los blan­cos hoy son mi­no­ría ét­ni- ca, su­pe­ra­da por la su­ma­to­ria de la­ti­nos, asiá­ti­cos y ne­gros.

Tam­bién ese ma­les­tar se orien­ta a los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio sus­cri­tos por Was­hing­ton con otras na­cio­nes, co­mo ele­men­to cla­ve del pro­ce­so glo­ba­li­za­dor. Se con­clu­ye que no es Es­ta­dos Uni­dos el gran be­ne­fi­cia­rio, sino las mul­ti­na­cio­na­les.

A to­dos es­tos fac­to­res de­be agre­gar­se el dis­gus­to con las éli­tes po­lí­ti­cas re­pu­bli­ca­nas, cons­ti­tui­das por per­so­nas y fa­mi­lia­res in­te­gran­tes del 1% po­bla­cio­nal, el que cre­cien­te­men­te con­cen­tra mayores cuo­tas de ri­que­za y po­der, a ex­pen­sas de las cla­ses me­dia y ba­ja, to­tal­men­te in­di­fe­ren­te e ig­no­ran­te de las preo­cu­pa­cio­nes y an­gus­tias co­ti­dia­nas de las ba­ses, que, con su vo­to, han po­si­bi­li­ta­do que su par­ti­do con­tro­le hoy am­bas ra­mas del Le­gis­la­ti­vo.

La de­ma­go­gia y to­tal fal­ta de ex­pe­rien­cia en política ex­te­rior de Trump preo­cu­pa tan­to a esa éli­te co­mo a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, pe­ro de­be re­cor­dar­se que, en mu­chos as­pec­tos, él es una cria­tu­ra to­le­ra­da y alen­ta­da por el “es­ta­blish­ment” re­pu­bli­cano, hoy tra­tan­do, tar­día­men­te, de im­pe­dir que al­can­ce ser el no­mi­na­do pa­ra en­fren­tar a Hi­llary Clin­ton en los co­mi­cios de es­te año.

To­ca al elec­to­ra­do es­ta­dou­ni­den­se op­tar por él o por ella, iden­ti­fi­ca­da, co­mo le re­cuer­da su con­ten­dien­te de­mó­cra­ta San­ders, con los ban­que­ros y es­pe­cu­la­do­res de Wall Street

La alie­na­ción co­lec­ti­va tam­bién se ali­men­ta del he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos, si bien si­gue sien­do la su­per­po­ten­cia mi­li­tar, en lo eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co se ve cre­cien­te­men­te desafia­da por Chi­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.