Le­tras con fi­Lo Dis­ci­pli­na par­ti­da­ria y el vo­to par­la­men­ta­rio

Diario El Heraldo - - Opinión -

no da man­da­to.

La au­to­no­mía par­la­men­ta­ria es irreal, aun en las de­mo­cra­cias só­li­das, los re­pre­sen­tan­tes siem­pre ter­mi­nan vo­tan­do por la lí­nea de par­ti­do. En un país co­mo Hon­du­ras, con una cul­tu­ra política de la ciu­da­da­nía muy dé­bil, son po­cos los que vo­tan por una per­so­na de­ter­mi­na­da, lo ha­cen más bien por la or­ga­ni­za­ción que los pro­po­ne.

No pa­re­ce muy éti­co lle­gar a ocu­par una dipu­tación en el Con­gre­so Na­cio­nal del bra­zo del can­di­da­to al Eje­cu­ti­vo, al cual se le ha ofre­ci­do to­do ti­po de leal­ta­des en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, ma­ne­jan­do un dis­cur­so en apo­yo a la lí­nea de par­ti­do y una vez elec­to ha­cer tien­da apar­te.

La du­do­sa li­ber­tad del dipu­tado en el Con­gre­so Na­cio­nal pa­ra vo­tar por las pro­pues­tas que él con­si­de­ra jus­tas es­tá de­bi­li­tan­do el sis­te­ma de par­ti­do y la pro­pia de­mo­cra­cia elec­to­ral se ve afec­ta­da. Es di­fí­cil en­ten­der có­mo re­pre­sen­tan­tes en el Con­gre­so hoy se dan de pu­ños y gol­pean con fuer­za las bu­ta­cas en con­tra de la Jun­ta Di­rec­ti­va, en protesta por­que no se les da la pa­la­bra y al si­guien­te día, des­pués de una vo­ta­ción im­por­tan­te, se tra­tan con re­ve­ren­cial res­pe­to y son­ri­sas, co­mo que si na­da hu­bie­se pa­sa­do. Es­to con­fun­de al elec­to­ra­do y ha­ce que el sis­te­ma po­lí­ti­co se de­bi­li­te. Es di­fí­cil en­ten­der es­tos gi­ros en el com­por­ta­mien­to de los dipu­tados.

En el sis­te­ma po­lí­ti­co son vá­li­das las alian­zas en la con­for­ma­ción de blo­ques par­la­men­ta­rios, pe­ro es­to se en­ten­de­ría mejor si son acuer­dos de par­ti­dos.

En el ca­so de Hon­du­ras, no sen­ti­mos que exis­tan acuer­dos par­ti­da­rios, lo que exis­te es una política de cap­ta­ción de los dipu­tados de la opo­si­ción, par­ti­cu­lar­men­te al­gu­nos par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios co­mo la De­mo­cra­cia Cris­tia­na (DC) y Uni­fi­ca­ción De­mo­crá­ti­ca (UD) que pa­re­cie­ra es­tán an­cla­dos al ofi­cia­lis­mo sin arre­glos par­ti­da­rios. Los dipu­tados de es­tos dos par­ti­dos son los más li­bres, pe­ro pa­ra vo­tar por los mis­mos del go­bierno. Otro tan­to ocu­rre con los par­ti­dos de re­cien­te for­ma­ción, la des­ban­da­da se ha da­do por la fal­ta de acuer­dos par­ti­da­rios. Es­ta ha si­do la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra los ne­go­cian­tes in­di­vi­dua­les.

En el sis­te­ma elec­to­ral hon­du­re­ño, los lí­de­res de los par­ti­dos es­co­gen a los dipu­tados en­tre los que con­si­de­ran los más po­pu­la­res, pe­ro no siem­pre los más po­pu­la­res son los que en­tien­den mejor la dis­ci­pli­na de par­ti­do y la leal­tad a la or­ga­ni­za­ción que les pres­tó su se­llo pa­ra la re­pre­sen­ta­ción.

El Par­ti­do Na­cio­nal, de mi­no­ría par­la­men­ta­ria, con res­pec­to a la opo­si­ción, se ha con­ver­ti­do en ma­yo­ría, en es­ta si­tua­ción pue­de go­ber­nar con su pro­pia agen­da y de pa­so de­bi­li­tar a la opo­si­ción pa­ra fu­tu­ras con­tien­das elec­to­ra­les.

Al­gu­nos me han pre­gun­ta­do por qué el par­ti­do de go­bierno no tie­ne de­ser­cio­nes. Sen­ci­llo, les di­go: tie­nen el po­der y el po­der tie­ne en­can­tos a los que es di­fí­cil re­nun­ciar

La du­do­sa li­ber­tad del dipu­tado en el Con­gre­so Na­cio­nal pa­ra vo­tar por las pro­pues­tas que él con­si­de­ra jus­tas es­tá de­bi­li­tan­do el sis­te­ma de par­ti­do y la pro­pia de­mo­cra­cia elec­to­ral se ve afec­ta­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.