Vio­len­cia De chim­ba a AK-47

Diario El Heraldo - - Opinión -

par­te del Es­ta­do. En tan­to sus ac­ti­vi­da­des ini­cia­les es­ta­ban con­fi­na­das a zo­nas mar­gi­na­les ur­ba­nas, la aten­ción de los go­bier­nos se cen­tra­ba en otras te­má­ti­cas con­si­de­ra­das más im­por­tan­tes.

Es­ta pri­me­ra eta­pa se cen­tra­ba en las pe­leas en­tre gru­pos de jó­ve­nes, en dispu­tas por li­de­raz­go e in­fluen­cia, el ra­te­ris­mo y la uti­li­za­ción de ar­mas blan­cas y de fue­go im­pro­vi­sa­das. Em­pe­ro, cuan­do se aso­cia­ron con el cri­men or­ga­ni­za­do, su ac­ti­var se in­cre­men­tó al igual que sus in­gre­sos ya que se fo­ca­li­za­ron en el trá­fi­co de dro­gas, el si­ca­ria­to y la ex­tor­sión. Am­plia­ron su ra­dio de ac­ción más allá de sus res­pec­ti­vas zo­nas pa­ra ex­ten­der­se a sec­to­res re­si­den­cia­les de cla­se me­dia e in­clu­so al­ta, mis­mos que em­pe­za­ron a asu­mir ac­cio­nes de­fen­si­vas co­mo la con­tra­ta­ción de agen­cias de se­gu­ri­dad, ne­go­cio ca­da vez más lu­cra­ti­vo pa­ra sus pro­pie­ta­rios y ad­qui­si­ción de cá­ma­ras te­le­vi­si­vas, alam­bra­dos elec­tri­fi­ca­dos, cie­rre de co­lo­nias al trá­fi­co vehi­cu­lar y pea­to­nal de per­so­nas no re­si­den­tes en di­chos es­pa­cios ha­bi­ta­cio­na­les.

A me­di­da que los in­gre­sos de las ma­ras han au­men­ta­do, han con­tra­ta­do per­so­nal es­pe­cia­li­za­do en el la­va­do de ac­ti­vos, in­vir­tien­do cuan­tio­sas su­mas en la ad­qui­si­ción de in­mue­bles y es­ta­ble­ci­mien­to de em­pre­sas mer­can­ti­les.

El trá­fi­co de dro­gas, a su vez, ha in­cre­men­ta­do los ni­ve­les de adic­ción en­tre jó­ve­nes y adul­tos, quie­nes pa­ra po­der ad­qui­rir es­tu­pe­fa­cien­tes re­cu­rren a la de­lin­cuen­cia, un círcu­lo vi­cio­so del que es muy di­fí­cil es­ca­par an­te la au­sen­cia de cen­tros y tra­ta­mien­tos de reha­bi­li­ta­ción.

Ade­más de es­ta­ble­cer ne­xos con el nar­co­trá­fi­co y con ele­men­tos po­li­cia­les y mi­li­ta­res co­rrup­tos, tam­bién han for­ja­do alian­zas es­tra­té­gi­cas con sus pa­res de los paí­ses ve­ci­nos, par­ti­cu­lar­men­te aque­llos ubi­ca­dos en El Sa­la­me­ri­ca­nos; va­dor. Su po­der de fue­go se ha for­ta­le­ci­do con la compra de ar­mas de grue­so ca­li­bre, con pre­fe­ren­cia por la AK-47, que cir­cu­la en to­do el ist­mo des­de el fin de la gue­rra ci­vil en Ni­ca­ra­gua.

Tal co­mo nos re­cuer­da el in­ves­ti­ga­dor To­más An­dino Men­cía, “las po­lí­ti­cas de Es­ta­do so­bre las ma­ras en Hon­du­ras se han ca­rac­te­ri­za­do por­que: 1) se tra­ta de po­lí­ti­cas de ca­rác­ter re­gio­nal y no na­cio­nal; 2) no son de­fi­ni­das de for­ma so­be­ra­na... sino con una po­ten­te in­fluen­cia-in­je­ren­cia de los Es­ta­dos Uni­dos con­di­cio­na­da a la agen­da del go­bierno de ese país; 3) no son mo­ti­va­das en in­te­rés de la ju­ven­tud hon­du­re­ña, sino de los in­tere­ses geo­es­tra­té­gi­cos de los Es­ta­dos Uni­dos y de las éli­tes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas de los paí­ses cen­tro- 4) han desem­bo­ca­do en un ro­tun­do fra­ca­so; si al­go re­tra­ta es­ta con­clu­sión es el he­cho de que Hon­du­ras dispu­ta el du­do­so ho­nor de fi­gu­rar en­tre los paí­ses más vio­len­tos del mun­do y más in­se­gu­ros pa­ra su ju­ven­tud” (“Ma­ras y vio­len­cia, es­ta­do del ar­te de las ma­ras y pan­di­llas en Hon­du­ras”, 2016).

La ac­ción re­pre­si­va es­ta­tal de­be es­tar acom­pa­ña­da pa­ra­le­la­men­te por una am­plia cam­pa­ña de reha­bi­li­ta­ción que in­clu­ya ga­ran­tías de em­pleo pro­duc­ti­vo, des­to­xi­fi­ca­ción, crea­ción de pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to y edu­ca­ti­vos de ca­rác­ter téc­ni­co-vo­ca­cio­nal. Mu­chos jó­ve­nes desean con­tar con una opor­tu­ni­dad pa­ra po­der es­ca­par de la es­pi­ral de au­to­des­truc­ción en que dis­cu­rren sus “vi­das lo­cas”

El trá­fi­co de dro­gas, a su vez, ha in­cre­men­ta­do los ni­ve­les de adic­ción en­tre jó­ve­nes y adul­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.