Vul­ne­ra­bles an­te la cri­mi­na­li­dad

Diario El Heraldo - - Opinión -

De­trás de to­da muer­te vio­len­ta que ocu­rre en nues­tro país hay una tra­ge­dia que con­due­le y con­mo­cio­na, que in­dig­na y des­alien­ta, so­bre to­do por­que la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na va acre­cen­tán­do­se. Y cuan­do pa­re­ce que he­mos vis­to de to­do, ocu­rren he­chos so­bre­co­ge­do­res que nos mues­tran cuán vul­ne­ra­bles po­de­mos ser an­te la ac­ción cri­mi­nal. Ta­les son los ca­sos de dos mujeres de la ca­pi­tal que es­ta se­ma­na fueron sa­ca­das de sus vi­vien­das, fren­te a la mi­ra­da im­po­ten­te de sus cón­yu­ges, por su­je­tos ar­ma­dos que ti­ra­ron las puer­tas para in­gre­sar. Ho­ras des­pués, los cuer­pos de las dos fé­mi­nas fueron ha­lla­dos fren­te al ce­men­te­rio de la co­lo­nia Di­vino Pa­raí­so.

El mie­do an­te tan­ta vio­len­cia ha obli­ga­do a quie­nes pue­den per­mi­tír­se­lo a pa­ra­pe­tar­se con mu­ros y ser­pen­ti­nas, cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia y se­gu­ri­dad pri­va­da, mien­tras otros de­ben con­fiar en la pro­tec­ción di­vi­na y afe­rrar­se a la creen­cia de que el que na­da de­be na­da te­me.

En es­ta es­pi­ral de la muer­te, más de vein­te mujeres han si­do ase­si­na­das en los dos pri­me­ros me­ses del año, pe­ro so­lo se co­no­ce de un de­te­ni­do, mues­tra de que mien­tras la cri­mi­na­li­dad co­rre los en­tes en­car­ga­dos de la se­gu­ri­dad ga­tean.

Lo úni­co cier­to en me­dio de tan­ta in­cer­ti­dum­bre son las mi­llo­na­rias su­mas de di­ne­ro des­ti­na­das a de­fen­sa y se­gu­ri­dad, so­bre las que nues­tro go­bierno no rin­de cuen­tas ni lo­gra re­sul­ta­dos vi­si­bles.

Se­gún da­tos de la Po­li­cía, del 1 al 13 de fe­bre­ro pa­sa­do se re­gis­tra­ron 154 muer­tos, dos más que en el mis­mo pe­río­do de 2016, se­ña de que la es­tra­te­gia para re­du­cir la in­se­gu­ri­dad, si es que la hay, no es­tá sur­tien­do el efec­to an­he­la­do y que, por lo tan­to, es pre­ci­so re­plan­tear­la.

Lo que no se pue­de per­mi­tir es que se si­ga vio­len­tan­do el de­re­cho a la vi­da, a la se­gu­ri­dad in­di­vi­dual, a la es­ta­bi­li­dad y a la li­ber­tad que con­sig­na nues­tra Cons­ti­tu­ción.

Y es que ca­da vez son me­nos los es­pa­cios en los que po­de­mos sen­tir­nos se­gu­ros, li­bres y sin mie­do, co­mo ha que­da­do de­mos­tra­do con es­tas dos mujeres que fueron arran­ca­das de su cá­li­do le­cho para mo­rir de for­ma bru­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.