Im­pues­tos Prin­ci­pios tri­bu­ta­rios y el nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio (I)

Diario El Heraldo - - Opinión -

El prin­ci­pio de igual­dad bus­ca que quie­nes tie­nen igual ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca es­tén su­je­tos a la mis­ma car­ga im­po­si­ti­va, sin ex­cep­cio­nes ni pri­vi­le­gios ar­bi­tra­rios. Cuan­do se or­de­na que los tri­bu­tos de­ban ser apli­ca­dos en for­ma idén­ti­ca a to­dos los que se ha­llan en si­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas idén­ti­cas, se apli­ca el prin­ci­pio de ge­ne­ra­li­dad. Por su par­te los prin­ci­pios de no con­fis­ca­to­rie­dad y de pro­por­cio­na­li­dad tie­nen co­mo ob­je­ti­vo que el tri­bu­to no ab­sor­ba una par­te im­por­tan­te de la ren­ta o del pa­tri­mo­nio del obli­ga­do tri­bu­ta­rio y que exis­ta una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal en­tre el tri­bu­to y la ca­pa­ci­dad con­tri­bu­ti­va del obli­ga­do tri­bu­ta­rio. Aho­ra que el nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio ha si­do con­ver­ti­do en Ley, es im­por­tan­te que tan­to las au­to­ri­da­des co­mo los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios se fa­mi­lia­ri­cen con su con­te­ni­do y que cum­plan con sus dis­po­si­cio­nes, ya que las vio­la­cio­nes aca­rrean san­cio­nes para los fun­cio­na­rios y para los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios. El ob­je­ti­vo es fa­ci­li­tar a las au­to­ri­da­des el cum­pli­mien­to de sus res­pon­sa­bi­li­da­des de fis­ca­li­za­ción y recaudación pe­ro sin vio­lar los de­re­chos de los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios, fa­ci­li­tan­do la re­gu­la­mía y el cum­pli­mien­to. A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­re­mos al­gu­nos de los prin­ci­pa­les as­pec­tos que con­tem­pla el nue­vo Có­di­go Tri­bu­ta­rio. Prin­ci­pio de te­rri­to­ria­li­dad: Se es­ta­ble­ce el prin­ci­pio de te­rri­to­ria­li­dad, lo que sig­ni­fi­ca que so­lo es­tá gra­va­da con im­pues­tos la ren­ta ge­ne­ra­da den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal. Es­to per­mi­ti­rá atraer ma­yor in­ver­sión na­cio­nal y ex­tran­je­ra al país. Crea­ción del monotributo: se crea con el ob­je­to de fa­ci­li­tar la re­gu­la­ri­za­ción y el cum­pli­mien­to por par­te del sec­tor so­cial de la econo- y se da un pla­zo de un año para pre­sen­tar al Con­gre­so Na­cio­nal el pro­yec­to de ley que desa­rro­lle el mis­mo. Prin­ci­pio de le­ga­li­dad: So­lo el Con­gre­so Na­cio­nal po­drá crear, mo­di­fi­car o su­pri­mir tri­bu­tos; de­fi­nir el he­cho im­po­ni­ble, fi­jar la ba­se im­po­ni­ble, las ta­ri­fas y el pla­zo de los tri­bu­tos; es­ta­ble­cer san­cio­nes y mul­tas así co­mo la obli­ga­ción de pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes, ti­pi­fi­car de­li­tos y fal­tas tri­bu­ta­rias. En otras pa­la­bras, las ad­mi­nis­tra­cio­nes Tri­bu­ta­ria y Adua­ne­ra no po­drán es­ta­ble­cer mul­tas o san- cio­nes me­dian­te re­gla­men­tos o acuer­dos. Asi­mis­mo, los pla­zos para pres­crip­ción, y el es­ta­ble­ci­mien­to de obli­ga­cio­nes para pre­sen­tar do­cu­men­tos y de­cla­ra­cio­nes, de­ben es­tar de­ter­mi­na­dos ex­pre­sa­men­te en la ley. In­ter­pre­ta­ción de las Nor­mas Tri­bu­ta­rias y Adua­ne­ras: las ad­mi­nis­tra­cio­nes Tri­bu­ta­ria y Adua­ne­ra no pue­den in­ter­pre­tar las le­yes a su pro­pio cri­te­rio y no po­drán usar mé­to­dos de in­ter­pre­ta­ción ex­ten­si­vos o analó­gi­cos. Pre­sun­ción de le­ga­li­dad: aun­que se pre­su­me la le­ga­li­dad de los ac­tos emi­ri­za­ción ti­dos por las au­to­ri­da­des, los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios tie­nen el de­re­cho a ejer­cer las ac­cio­nes para la im­pug­na­ción y en su ca­so, sus­pen­sión de la eje­cu­ción de esos ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. De­fen­so­ría del Obli­ga­do Tri­bu­ta­rio: se crea es­ta de­fen­so­ría ads­cri­ta al Co­mi­sio­na­do Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos para ve­lar por los de­re­chos de los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios, en ca­so de abu­sos de las au­to­ri­da­des. Cie­rre de ne­go­cios: se de­fi­nen las fal­tas que pue­den dar lu­gar al cie­rre de un ne­go­cio pe­ro se le con­ce­de al in­frac­tor dos opor­tu­ni­da­des para co­rre­gir la fal­ta an­tes de pro­ce­der a la clau­su­ra del es­ta­ble­ci­mien­to y ade­más, se le da la opor­tu­ni­dad de de­fen­sa en los tri­bu­na­les, ba­jo un pro­ce­di­mien­to abre­via­do. Sus­pen­sión del RTN: so­lo apli­ca cuan­do un obli­ga­do tri­bu­ta­rio ten­ga deu­das tri­bu­ta­rias o adua­ne­ras que se en­cuen­tren fir­mes, lí­qui­das y exi­gi­bles, con­ce­dién­do­se­le al deu­dor dos opor­tu­ni­da­des para re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción an­tes de pro­ce­der a la sus­pen­sión del RTN.

En una pró­xi­ma en­tre­ga abor­da­re­mos otros te­mas de in­te­rés para la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral y los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios en par­ti­cu­lar

Se re­co­no­cen prin­ci­pios uni­ver­sa­les de doc­tri­na tri­bu­ta­ria que ri­gen la im­po­si­ción de to­da car­ga tri­bu­ta­ria”.

“El prin­ci­pio de igual­dad bus­ca que quie­nes tie­nen igual ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca es­tén su­je­tos a la mis­ma car­ga im­po­si­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.