Letras con fi­Lo Apos­tan­do al fra­ca­so ajeno

Diario El Heraldo - - Opinión -

lle­ga­do un cier­to mo­men­to, “cla­man” por un nue­vo ti­po de re­la­cio­nes so­cia­les de pro­duc­ción. Sen­tía­mos una cier­ta sa­tis­fac­ción cuan­do ha­bía con­flic­tos y los ni­ve­les de po­bre­za au­men­ta­ban, eso es­ti­mu­la­ría los cam­bios, ba­jo el su­pues­to de que los po­bres enar­bo­la­rían la ban­de­ra de la re­vo­lu­ción. Si bien es cier­to, el ca­pi­ta­lis­mo co­mo sis­te­ma ca­da día se mues­tra im­po­ten­te para re­sol­ver los pro­ble­mas de la sociedad.

Tan­to que, hoy en día, no so­lo es­tá en pe­li­gro un sis­te­ma, la sociedad mis­ma es­tá en pe­li­gro con las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va desa­rro­lla­das por las gran­des po­ten­cias, con la de­vas­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, con el au­men­to de los ni­ve­les de po­bre­za y los al­tos ín­di­ces de vio­len­cia que vi­ve el mun­do. Un po­co le­jano de aque­llas uto­pías, se ob­ser­va en los es­pa­cios de la po­lí­ti­ca una ten­den­cia si­mi­lar.

Los po­lí­ti­cos han que­da­do des­ar­ma­dos, se les ago­tó su agen­da, ya no tie­nen na­da que ofre­cer, por­que no tie­nen có­mo cum­plir sus pro­me­sas de cam­pa­ña, no ofre­cen na­da sus­tan­ti­vo, ex­cep­to su son­ri­sa y su for­za­da con­di­ción his­trió­ni­ca. Mu­chos se dan cuen­ta de que los pro­ble­mas que vi­ve Hon­du­ras son es­truc­tu­ra­les, de di­fí­cil so­lu­ción en cual­quier go­bierno que ven­ga; pe­ro ahí los ve­mos, bus­can­do in­di­gen­tes en las ca­lles, en los ba­rrios y ba­su­re­ros, para, mi­cró­fono en mano, eri­gir­se co­mo re­den­to­res y acu­sar al go­bierno de in­do­len­te. Ellos sa­ben que his­tó­ri­ca­men­te el res­pon­sa­ble es un sis­te­ma per­ver­so, que no ofre­ce res­pues­tas a los pro­ble­mas que vi­ve el país; pe­ro re­sul­ta me­nos com­pro­me­te­dor ata­car a un go­bierno y no a un sis­te­ma, del cual mu­chos de los que hoy se le­van­tan con ai­res de re­den­to­res, tam­bién tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad en el atra­so y mi­se­ria que vi­ve el pue­blo hon­du­re­ño.

Los po­lí­ti­cos, de uno y de otro signo, de­be­rían de em­pe­zar por ha­cer un ba­lan­ce de la si­tua­ción gra­ve por la cual atra­vie­sa la na­ción, re­co­no­cien­do que un es­fuer­zo por sa­lir de la cri­sis y per­mi­tir la go­ber­na­bi­li­dad re­quie­re del con­cur­so de to­dos los hon­du­re­ños. Se­guir ali­men­tan­do la con­fron­ta­ción en la co­yun­tu­ra ac­tual, don­de no se avi­zo­ra un li­de­raz­go ca- paz de unir los dis­tin­tos in­tere­ses que tie­nen di­vi­di­da a la sociedad hon­du­re­ña, es se­guir dan­do pa­los de ciego.

Con un go­bierno ex­clu­yen­te y una opo­si­ción aten­ta a los errores para lan­zar­se cual me­sías para asu­mir el con­trol del país, es po­co pro­ba­ble que sal­ga­mos de la ca­tás­tro­fe que nos ame­na­za día a día. Se es­tá pro­mo­vien­do mu­cho odio por par­te de los po­lí­ti­cos, pe­ro el odio ha­ce sentir mo­men­tá­nea­men­te sa­tis­fac­ción al que lo pre­go­na y, des­de lue­go, al­gu­nos que lo es­cu­chan se sien­ten re­pre­sen­ta­dos. Pe­ro el odio tie­ne una gran des­ven­ta­ja: no cons­tru­ye.

Una pro­pues­ta creí­ble, con li­de­raz­go se­rio, se­ría una bue­na con­tri­bu­ción a la sociedad

Con un go­bierno ex­clu­yen­te y una opo­si­ción aten­ta a los errores para lan­zar­se cual me­sías para asu­mir el con­trol del país, es po­co pro­ba­ble que sal­ga­mos de la ca­tás­tro­fe que nos ame­na­za día a día”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.