Ro­bo de un mi­llón de lem­pi­ras

Diario El Heraldo - - Opinión -

Los mis­mos del ban­co tu­vie­ron que ser... el ca­je­ro o los guar­dias... ¿Se­rá al­gu­na red del ban­co (de don­de) sa­lió la in­for­ma­ción? A me­nos que la víc­ti­ma ha­ya co­men­ta­do a ter­ce­ros que iba a ir al ban­co a re­ti­rar esa ci­fra, aun­que du­do que ha­ya he­cho eso, na­die in­for­ma que va al ban­co a sa­car tan­to di­ne­ro, así que fueron del ban­co... Jas­si­ve Bo­ni­lla Ciu­dA­dAno

Se­ño­res, los em­plea­dos de x ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra no son adi­vi­nos para sa­ber qué clien­te ha­rá una de­ter­mi­na­da transac­ción ni por qué can­ti­dad, mu­chas ve­ces hay gen­te den­tro de los ban­cos so­la­men­te ob­ser­van­do lo que tú ha­ces, es­cu­chan tus con­ver­sa­cio­nes, etc. Hay que in­ves­ti­gar si per­so­nas o fa­mi­lia a su al­re­de­dor sa­bían de di­cha transac­ción, to­do pue­de ser po­si­ble; no se en­fo­quen en x em­plea­do del ban­co, por­que has­ta los mis­mos clien­tes son im­pru­den­tes al mo­men­to de an­dar di­vul­gan­do sus in­te­rio­ri­da­des. Si iba a pa­gar al­go, bien pu­do ha­ber he­cho un che­que de ca­ja, un cos­to por emi­sión, pe­ro cero ries­gos al ex­po­ner su vi­da y arries­gar en per­der di­ne­ro. Madly Ro­sWel Ciu­dA­dAno

Es el col­mo que so­lo sa­ben de­cir los ca­je­ros del ban­co... y no se per­ca­tan que hay más clien­tes ob­ser­van­do y per­fec­ta­men­te se pue­den sa­lir de la fi­la e ir a in­for­mar afue­ra. Ade­más, los ca­je­ros no tie­nen ce­lu­la­res a su dis­po­si­ción. Por si no lo sa­bían, se en­tre­gan an­tes de ini­ciar la­bo­res. Y hay cá­ma­ras por to­das par­tes. Edy Jean Es­co­bar Flo­res Ciu­dA­dAno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.