Inusual in­va­sión de mur­cié­la­gos en Cho­lu­te­ca

Sa­lu­bri­dad La in­va­sión de ma­mí­fe­ros en el cen­tro de sa­lud de El Ma­dreal, Cho­lu­te­ca, es­tá afec­tan­do la aten­ción de los pa­cien­tes

Diario El Heraldo - - Portada - VER IMÁGEN Y VI­DEO EN EL­HE­RAL­DO.HN El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn cho­lu­te­ca hon­Du­ras

Ca­da ma­ña­na se vuel­ve una pe­sa­di­lla pa­ra Jes­si­ca Gonzales, en­fer­me­ra en­car­ga­da del Cen­tro de Sa­lud Gra­cias a Dios, ubi­ca­do en la al­dea El Ma­dreal, ju­ris­dic­ción del mu­ni­ci­pio de Cho­lu­te­ca.

La jo­ven en­fer­me­ra, ade­más de rea­li­zar la lim­pie­za del es­ta­ble­ci­mien­to y dar las con­sul­tas mé­di­cas, tie­ne que li­diar con una ban­da­da de mur­cié­la­gos, va­rios ga­rro­bos y una que otra ser­pien­te.

Si bien el cen­tro de aten­ción es­tá ubi­ca­do en el sec­tor ru­ral del po­bla­do y la pre­sen­cia de ani­ma­les sil­ves­tres es, de cier­ta ma­ne­ra, co­mún pa­ra los ciu­da­da­nos, en el ca­so particular de esta uni­dad asis­ten­cial, l a plaga se es­tá con­vir­tien­do en un do­lor de ca­be­za tan­to pa­ra el per­so­nal de sa­lud co­mo pa­ra los pa­cien­tes.

“En oca­sio­nes es­toy cu­ran­do a una per­so­na por al­gu­na he­ri­da y de un mo­men­to a otro te­ne­mos en­ci­ma a dos o tres mur­cié­la­gos, ten­go que de­jar de ha­cer lo que es­toy ha­cien­do pa­ra sa­car a los ani­ma­les”, la­men­ta Jes­si­ca, quien se im­pa­cien­ta al ha­blar del te­ma.

En otras oca­sio­nes, el rui­do que ha­cen los pa­cien­tes al es­tar es­pe­ran­do consulta pro­vo­ca que los ani­ma­les sal­gan de sus es­con­di­tes y ter­mi­nen ahu­yen­tan­do a los po­bla­do­res que bus­can aten­ción.

“Los mur­cié­la­gos se les pa­ran en la ca­be­za a las per­so­nas y to­dos te­ne­mos que sa­lir a la ca­rre­ra pa­ra evi­tar que nos muer­dan, to­dos sa­be­mos los ries­gos que co­rre­mos”, men­cio­nó la en­fer­me­ra.

Los mur­cié­la­gos son ca­pa­ces de trans­mi­tir en­fer­me­da­des gra­ves me­dian­te su mor­de­du­ra, sa­li­va, ex­cre­men­to y ori­na. Una de las pa­to­lo­gías que trans­mi­ten es la ra­bia, en­fer­me­dad que si no es tra­ta­da a tiem­po pue­de pro­vo­car la muer­te.

Ade­más de la ra­bia, los mur­cié­la­gos pue­den trans­mi­tir in­fec­cio­nes co­mo el sa­ram­pión, pa­pe­ras, aler­gia, gri­pe, neu­mo­nía o en­ce­fa­li­tis.

Com­pli­ca­cio­nes

El mal olor que des­pren­den las he­ces fe­ca­les de los ma- mí­fe­ros vo­la­do­res ha em­peo­ra­do la sa­lud de la en­fer­me­ra, quien en va­rias oca­sio­nes ha pa­de­ci­do de ata­ques res­pi­ra­to­rios an­te el he­dor.

“Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra sube y el ca­lor es fuer­te, no po­de­mos en­trar al cen­tro de sa­lud, ya que el olor es in­so­por­ta­ble y en mi ca­so me ha­ce da­ño, pues­to que me da una aler­gia en las vías res­pi­ra­to­rias que me ten­go que sa­lir del edi­fi­cio”, se que­jó la en­tre­vis­ta­da.

El cen­tro de aten­ción pres­ta sus ser­vi­cios a más de 200 per­so­nas ca­da mes y re­pre­sen­ta el úni­co si­tio cer­cano don­de los ha­bi­tan­tes de sie­te co­mu­ni­da­des pue­den acu­dir pa­ra re­ci­bir asis­ten­cia en sa­lud.

El área de in­fluen­cia de la uni­dad as­cien­de a 5,000 ha­bi­tan­tes, de los cua­les unos 1,500 son niños me­no­res de cin­co años.

Los mur­cié­la­gos no son los úni­cos ani­ma­les que es­tán sem­bra­do el caos en di­cho cen­tro de sa­lud, el cual es re­cu­rren­te­men­te vi­si­ta­do por ga­rro­bos y cu­le­bras.

“En más de dos oca­sio­nes he­mos te­ni­do que sa­lir co­rrien­do del cen­tro de sa­lud por­que una cu­le­bra sa­le de su es­con­di­te y ter­mi­na en la sa­la de es­pe­ra a la vis­ta de to­dos los pa­cien­tes”, re­cuer­da Jes­si­ca

FO­TO: MARLIN HE­RRE­RA

Los mur­cié­la­gos han he­cho ni­do en el cen­tro edu­ca­ti­vo gra­cias a las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.