País so­ña­do Co­sas de cam­pa­ña po­lí­ti­ca

Diario El Heraldo - - Opinión -

téc­ni­ca so­cial que nos ven­de co­sas que no ne­ce­si­ta­mos y nos crea ne­ce­si­da­des que no te­ne­mos, con­si­de­ra que el po­lí­ti­co que pre­ten­de lo­grar mu­chos votos de­be pro­cu­rar dos ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas: que la gen­te lo co­noz­ca y que se­pan que es­tá as­pi­ran­do. Co­mo la mú­si­ca es una for­ma de co­mu­ni­ca­ción muy efec­ti­va, es el pri­mer re­cur­so que se uti­li­za pa­ra fi­jar el nom­bre del as­pi­ran­te en la con­cien­cia de los vo­tan­tes y re­sue­nan por to­das par­tes las can­cio­nes pop, me­ren­gue, re­gue­tón, ran­che­ras y has­ta co­rri­dos; unas muy pe­ga­jo­sas, otras sim­pá­ti­cas y al­gu­nas ab­sur­das, pa­ra to­dos los gus­tos.

Pa­ra que lo re­co­noz­can en la pa­pe­le­ta elec­to­ral tie­ne que ha­cer co­no­ci­do su ros­tro: pa­ra eso es­tá la pro­pa­gan­da en los dia­rios y so­bre to­do en la te­le­vi­sión, por­que sus po­si­bi­li­da­des au­dio­vi­sua­les per­mi­ten la irrup­ción to­tal en los sen­ti­dos de las per­so­nas y pue­den pre­sen­tar su nom­bre, la can­cion­ci­ta, su son­ri­sa y las imá­ge­nes re­par­tien­do ví­ve­res, abra­zan­do an­cia­ni­tas y be­san­do niños aje­nos. El pa­que­te se com­ple­ta al re­ple­tar los pos­tes de la ener­gía elé­chan con enor­mes car­te­les con su ima­gen re­to­ca­da (al­gu­nos ros­tros de can­di­da­tos y can­di­da­tas no se pa­re­cen a la realidad), otros cuel­gan su pro­pa­gan­da en edi­fi­cios y hay quie­nes pa­gan esas gi­gan­tes­cas va­llas en bu­le­va­res y ca­rre­te­ras en bus­ca del an­sia­do vo­to.

Los tiem­pos mo­der­nos nos traí­do las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas 3.0 que se desa­rro­llan en las re­des so­cia­les, es­pe­cial­men­te en Fa­ce­book y Twit­ter, aun­que tam­bién pe­lean un es­pa­cio Ins­ta­gram y YouTu­be, en­tre otras. Aquí los po­lí­ti­cos per­si­guen de for­ma particular el vo­to de la ju­ven­tud, pe­ro es­tá cla­ro que no es ex­clu­si­vo, hay de to­do. En In­ter­net se pue­den ex­po­ner las ideas, las fo­to­gra­fías, los vi­deos, to­do, a ba­jo cos­to. El ries­go es que la gen­te pue­de res­pon­der y mu­chos des­car­gan su de­s­es­pe­ran­za y su de­silu­sión con los po­lí­ti­cos y les exi­gen, con to­da ra­zón, mu­cho más; pe­ro hay otros que apro­ve­chan pa­ra sol­tar su odio y su frus­tra­ción per­so­nal y la con­tri­ca vier­ten en un ma­ta­de­ro lleno de odio y de dia­tri­bas.

Tam­bién si­gue vi­gen­te la cam­pa­ña tra­di­cio­nal de vi­si­ta ca­sa por ca­sa. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos or­ga­ni­zan gru­pos, seg­men­tan ba­rrios y re­co­rren las ca­lles pa­ra pe­dir­le a la gen­te di­rec­ta­men­te el vo­to, con­ven­ci­dos de que ese con­tac­to per­so­nal es­ti­mu­la más al vo­tan­te y lo com­pro­me­te di­rec­ta­men­te con el can­di­da­to. Es­te es­que­ma es el que per­mi­te tam­bién las con­cen­tra­cio­nes po­lí­ti­cas sec­to­ria­les, que reúnen a mu­chos se­gui­do­res en un so­lo pun­to pa­ra de­mos­trar po­pu­la­ri­dad, fuer­za y or­ga­ni­za­ción.

To­do es­to se re­su­me en lo más prác­ti­co: di­ne­ro. Así que las opor­tu­ni­da­des de lle­gar a más per­so­nas y con­se­guir más votos es pa­ra quien tie­ne re­cur­sos y pue­de pa­gar pu­bli­ci­dad, mo­vi­li­za­cio­nes y or­ga­ni­za­ción. De vez en cuan­do se cue­la al­guien ines­pe­ra­do. Si fue­ra co­mo las elec­cio­nes en la es­cue­la pri­ma­ria, don­de no hay cam­pa­ña, se vo­ta es­pon­tá­nea­men­te por el más sim­pá­ti­co, el más se­rie­ci­to o el de las me­jo­res no­tas, qui­zás ten­dría­mos me­nos de­cep­cio­nes

Re­sul­ta in­com­pren­si­ble que al­gu­nos as­pi­ran­tes con­si­gan votos di­cien­do men­ti­ras, pro­po­nien­do san­de­ces y des­ta­can­do fú­ti­les atri­bu­tos fí­si­cos”.

“Las opor­tu­ni­da­des de lle­gar a más per­so­nas y con­se­guir más votos es pa­ra quien tie­ne re­cur­sos y pue­de pa­gar pu­bli­ci­dad, mo­vi­li­za­cio­nes y or­ga­ni­za­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.