Ciu­dad Blan­ca bus­ca con­quis­tar con las le­tras

Los in­ves­ti­ga­do­res han uti­li­za­do tec­no­lo­gía Li­dar, que ma­pea el sue­lo, pa­ra en­con­trar los ves­ti­gios que es­con­de esta ciu­dad mí­ti­ca

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA Hay­di Ca­rras­co El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

¿Los hon­du­re­ños sa­ben que tras una cor­ti­na sel­vá­ti­ca en La Mos­qui­tia hay res­tos de una cul­tu­ra mi­le­na­ria que ac­tual­men­te es es­tu­dia­da?

Pues es­te si­tio has­ta ha­ce unos años era so­lo una le­yen­da pa­ra cien­tos de in­ves­ti­ga­do­res que pa­sa­ron par­te de su vi­da bus­can­do esta ciu­dad, que en un pun­to lle­gó a ser mí­ti­ca e in­cier­ta.

Por mu­chos es co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad Blan­ca, otros le lla­man la Ciu­dad Per­di­da del Dios Mono, o in­clu­so la Pe­que­ña Ama­zo­nas, pues se en­cuen­tra en me­dio de cien­tos de ár­bo­les que mi­den has­ta 50 me­tros de al­tu­ra, lo que pro­vo­ca que los vi­si­tan­tes so­lo pue­dan in­gre­sar a tra­vés de avio­ne­ta, he­li­cóp­te­ro o en ca­yu­co.

Cuan­do Dou­glas Pres­ton, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se, y Ste­ve El­kins, pro­duc­tor y ci­ne­ma­tó­gra­fo, se en­te­ra­ron de que la ciu­dad que bus­ca­ron por 22 años ha­bía si­do lo­ca­li­za­da, no lo pen­sa­ron dos ve­ces pa­ra em­pa­car lo ne­ce­sa­rio y en­ca­mi­nar­se a lo des­co­no­ci­do por el hom­bre.

“Yo he es­ta­do bus­can­do es­te lu­gar por mu­cho tiem­po,

mi pri­mer via­je a Hon­du­ras fue en 1994. Ha­bía es­cu­cha­do la le­yen­da de la ciu­dad per­di­da y me fas­ci­nó esta le­yen­da”, con­tó el es­cri­tor.

En la pri­me­ra ex­pe­di­ción por las tie­rras mí­ti­cas, los ar­queó­lo­gos, cien­tí­fi­cos e in­ves­ti­ga­do­res fue­ron guia­dos por Ti­mo­teo Ro­sa­les, un in­dí­ge­na de la zo­na.

Al lle­gar a las mon­ta­ñas, los ex­plo­ra­do­res ob­ser­va­ron que en el sue­lo so­bre­sa­lía una pie­dra de di­men­sión me­dia­na que te­nía un di­se­ño de un hom­bre con al­go en la ca­be­za y, se­gún los ar­queó­lo­gos del Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (IHAH), esta pie­za per­te­ne­cía a al­guien que es­ta­ba sem­bran­do maíz.

“In­me­dia­ta­men­te yo pen­sé: Es­to es muy ex­tra­ño ¿Por qué en la mon­ta­ñas la­ti­fo­lia­das, adon­de ca­si na­die vi­ve, es­ta­ba al­go de una per­so­na que plan­ta­ba maíz? En ese mo­men­to me con­ven­cí de que exis­tía una cul­tu­ra, una ci­vi­li­za­ción que ha­bía flo­re­ci­do en esta jun­gla, pe­ro que ya no que­da­ban ves­ti­gios y que ha­bía es­ta­do es­con­di­da”, ex­pli­có Pres­ton.

Es­tos in­ves­ti­ga­do­res ini­cia­ron la bús­que­da de la de­no­mi­na­da Ciu­dad del Dios Mono des­de 1995. En 1998 con un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res pla­ni­fi­ca­ron ve­nir al país, pe­ro el hu­ra­cán Mitch les im­pi­dió en­trar a tie­rras hon­du­re­ñas.

En el 2010 ini­cia­ron de ma­ne­ra ex­tra­ofi­cial la ex­pe­di­ción.

En el 2012 EL HERALDO vi­si­tó la zo­na en la que se es­con­de el ves­ti­gio de cul­tu­ras mi­le­na­rias. Pos­te­rior­men­te, en el 2015, Na­tio­nal Geo­grap­hic con­fir­mó el ha­llaz­go de pe­que­ñas pie­dras en­te­rra­das ba­jo el sue­lo de La Mos­qui­tia.

Cul­tu­ra mi­le­na­ria

Las tie­rras de La Mos­qui­tia son ri­cas en flo­ra y fau­na. El am­bien­te sel­vá­ti­co per­mi­te que los or­ga­nis­mos bio­ló­gi­cos que vi­ven en la re­gión ten­gan las con­di­cio­nes pa­ra po­der so­bre­vi­vir.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, adap­tar­se a es­te cam­bio fue muy di­fí­cil pa­ra ellos pues al en­trar a la sel­va fue­ron ame­na­za­dos por un gru­po de mo­nos que veían a las per­so­nas co­mo ex­tra­ñas. Pa­sar por

tie­rras mo­ve­di­zas fue otro de los ma­yo­res re­tos, por­que mu­chos iban ca­mi­nan­do y cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ban es­ta­ban a pun­to de ser tra­ga­dos por la tie­rra.

Es­tos obs­tácu­los per­mi­tie­ron a los in­ves­ti­ga­do­res apli­car la tec­no­lo­gía Li­dar a tra­vés de avio­nes que ma­pean el pi­so que se en­cuen­tra de­ba­jo de la sel­va.

“Esta sel­va es una de las más tu­pi­das del mun­do y nun­ca se ha­bía pro­ba­do esta tec- no­lo­gía en ese ti­po de bos­que”, de­ta­lló Ste­ve El­kins.

Con esta tec­no­lo­gía, los in­ves­ti­ga­do­res pu­die­ron de­no­mi­nar el te­rreno en dos par­tes, T1 y T2.

Ac­tual­men­te, so­lo han al­can­za­do a es­tu­diar al me­nos 144 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, que equi­va­len al uno por cien­to del te­rreno T1.

“A tra­vés del ma­peo he­mos en­con­tra­do apro­xi­ma­da­men­te 80 pie­zas de pie­dra y más de 500 pe­da­zos de ba­rro, es­to con ex­plo­ra­cio­nes muy bá­si­cas”, ex­pre­só Juan Car­los Fer­nán­dez, doc­tor en eléc­tri­ca.

Las zo­nas es­tu­dia­das eran guia­das por cin­tas de co­lor ro­jo que su­je­ta­ban en las ra­mas de los ár­bo­les, los pe­que­ños sen­de­ros tam­bién eran se­ña­la­dos con cin­tas de co­lor ama­ri­llo.

En las expediciones, los ex­per­tos en­con­tra­ron va­rias va­si­jas y es­cul­tu­ras ta­lla­das en pie­dra, obras que son muy di­fí­ci­les de ela­bo­rar.

Esta pri­me­ra eta­pa de la ex­pe­di­ción ha te­ni­do un cos­to apro­xi­ma­do de 1.6 mi­llo­nes de dó­la­res, que equi­va­len a más de 37 mi­llo­nes de lem­pi­ras in­ver­ti­dos por Dou­glas Pres­ton y Ste­ve El­kins. Asi­mis­mo, el go­bierno hon­du­re­ño ha rea­li­za­do va­rias in­ver­sio­nes y Na­tio­nal Geo­grap­hic do­nó apro­xi­ma­da­men­te dos mi­llo­nes de lem­pi­ras.

Publicaciones

Pa­ra fi­na­les de oc­tu­bre de 2015, Na­tio­nal Geo­grap­hic es­tre­nó un do­cu­men­tal de­no­mi­na­do “Ciu­dad per­di­da des­cu­bier­ta en el bos­que llu­vio­so hon­du­re­ño”; pos­te­rior­men­te Dou­glas Pres­ton es­cri­bió un li­bro lla­ma­do “La Ciu­dad Per­di­da del Dios Mono”, que cuen­ta las vi­ven­cias al des­cu­brir los bos­ques de Ciu­dad Blan­ca

3 1 4 FO­TOS: EL HERALDO 2 5

(1) Los vi­si­tan­tes so­lo pue­den lle­gar a la zo­na a tra­vés de he­li­cóp­te­ro o ca­yu­co. (2) Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron va­rias pie­zas mi­le­na­rias que fue­ron ex­traí­das de la tie­rra. (3) Los ár­bo­les mi­den has­ta 50 me­tros de al­tu­ra. (4) EL HERALDO via­jó en el 2012 a La Mos­qui­tia. (5) Las pie­zas fue­ron ta­lla­das en pie­dra, al­go muy di­fí­cil de ha­cer.

El es­cri­tor y pe­rio­dis­ta de EUA, Dou­glas Pres­ton, con su li­bro re­cién pu­bli­ca­do.

Las pie­zas en­con­tra­das son ex­pues­tas en un pe­que­ño mu­seo mien­tras son in­ves­ti­ga­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.