¿Qué oca­sio­na La pér­di­da de pLu­mas en Los pá­ja­ros?

LA MA­LA ALI­MEN­TA­CIÓN ES UNA DE LAS CAU­SAS QUE PRO­VO­CA LA CAÍ­DA DE LAS PLU­MAS EN LAS AVES. TO­ME NO­TA DE LOS SI­GUIEN­TES CON­SE­JOS

Diario El Heraldo - - Vida Plus - TE­GU­CI­GAL­PA El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

¿Tie­ne aves en su ca­sa y ha no­ta­do que sus plu­mas se caen cons­tan­te­men­te? Si es­te es su ca­so, sin du­da es­te ar­tícu­lo es pa­ra us­ted. Co­men­za­re­mos di­cien­do que es nor­mal que las aves pier­dan sus plu­mas, así co­mo los pe­rros y ga­tos pier­den su pe­la­je.

Sin em­bar­go, no es nor­mal que eso su­ce­da de for­ma re­cu­rren­te. Las cau­sas que pue­den pro­vo­car esta afec­ción de ma­ne­ra re­pen­ti­na en las aves son di­ver­sas. La pri­me­ra de ellas tie­ne que ver con su or­ga­nis­mo y se lla­ma cor­ti­coi­des. Se­gún ex­per­tos, esta es una cé­lu­la que el ani­mal li­be­ra y que oca­sio­na se­cre­cio­nes. Otra de las cau­sas son las en­fer­me­da­des pro­du­ci­das por pa­rá­si­tos que, so­bre to­do, se en­cuen­tran en las jau­las. La pró­xi­ma cau­sa es en re­la­ción con la ali­men­ta­ción del ave. Re­cor­de­mos que aun­que son ani­ma­les, tam­bién su or­ga­nis­mo pue­de re­cha­zar cier­tas co­mi­das que, aun­que be­ne­fi­cien a al­gu­nas aves, pa­ra su mas­co­ta pue­de ser to­do lo con­tra­rio. En­tre los con­se­jos que de­be se­guir men­cio­na­re­mos al­gu­nos. Lo pri­me­ro que de­be ha­cer es ins­pec­cio­nar la jau­la de sus aves. Re­cuer­de que los res­tos de co­mi­da mez­cla­dos con las he­ces de los pá­ja­ros pue­den ser un vec­tor de in­fec­cio­nes. Por lo tan­to, tra­te de man­te­ner lim­pia esta área pa­ra evi­tar pa­rá­si­tos.

Sus aves re­quie­ren ali­men­ta­ción de ca­li­dad pa­ra con­ser­var tan­to el co­lor de sus plu­mas co­mo la fuer­za de las mis­mas. Pa­ra es­to le su­ge­ri­mos vi­si­tar a un ve­te­ri­na­rio pa­ra que sea él quien le ofrez­ca una die­ta ade­cua­da a su ani­mal.

Un as­pec­to que no po­de­mos de­jar de men­cio­nar es el lu­gar don­de es­tá ubi­ca­da la jau­la, tra­te de que sea un lu­gar don­de el rui­do, el sol, el frío o la llu­via no pue­dan afec­tar de ma­ne­ra di­rec­ta al ani­mal pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de in­fec­cio­nes fu­tu­ras

FO­TO: EL HERALDO

Con­sul­te al ve­te­ri­na­rio si su pá­ja­ro pier­de mu­chas plu­mas. PRE­CAU­CIÓN

Re­cuer­de que sus aves se me­re­cen ali­men­ta­ción de ca­li­dad pa­ra man­te­ner su plu­ma­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.