Va­lien­tes guar­dia­nes de los se­cre­tos de la his­to­ria

Ja­vier Gutiérrez y Jai­me Ore­lla­na son los ce­lo­sos cus­to­dios de la mí­ti­ca his­to­ria pre­co­lom­bi­na en el Mu­seo de Co­ma­ya­gua.

Diario El Heraldo - - Portada - CO­MA­YA­GUA El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

Co­mo si se tra­ta­se de la co­no­ci­da y po­pu­lar pe­lí­cu­la “Una no­che en el mu­seo”, ca­da día se con­vier­te en una aven­tu­ra pa­ra los dos pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria.

Las pie­zas y re­li­quias que da­tan del pe­río­do prehis­pá­ni­co, co­lo­nial y re­pu­bli­cano de Hon­du­ras son pro­te­gi­das por dos ca­ba­lle­ros que, ade­más de pres­tar su ser­vi­cio, se han con­ver­ti­doen co­mu­ni­ca­do­res de la his­to­ria a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ni­ños y jó­ve­nes que vi­si­tan el Mu­seo de Co­ma­ya­gua.

Es­tos dos hom­bres son, Ja­vier Gutiérrez Cruz y Jai­me Ore­lla­na Ma­cha­do, quie­nes du­ran­te el día y la no­che se dis­po­nen a de­fen­der ca­da pie­za

que hay en las vi­tri­nas, pa­si­llos y sa­las del an­ti­guo edi­fi­cio.

De día son emi­sa­rios que lle­van el men­sa­je que en­cie­rran

las pie­zas que es­tán den­tro de las vi­tri­nas.

Pe­ro de no­che, las fi­gu­ras, pie­zas, cua­dros y de­más re­li­quias son los úni­cos acom­pa­ñan­tes de es­tos fie­les pro­tec­to­res.

Gutiérrez y Ore­lla­na han crea­do un víncu­lo con ca­da una de es­tas in­va­lua­bles pie­zas y se po­dría de­cir que más de al­gu­na vez ha­brían en­ta­bla­do una que otra con­ver­sa­ción con es­tas pie­zas que en­ca­jan a la per­fec­ción en el rom­pe­ca­be­zas de la his­to­ria.

El Mu­seo de Co­ma­ya­gua, que cus­to­dian es­tos dos va­lien­tes per­so­na­jes, abrió sus puer­tas el 6 de ju­nio de 1940, mos­tran­do pri­me­ro pie­zas ar­queo­ló­gi­cas de la épo­ca prehis­tó­ri­ca co­mo una osa­men­ta hu­ma­na, el fé­mur de un oso pe­re­zo­so, va­si­jas de ba­rrio que da­tan de mi­les de años y que per­te­ne­cen

a la et­nia len­ca.

Lue­go se fue­ron ex­po­nien­do ré­pli­cas co­mo la de la Cue­va del Gi­gan­te de Mar­ca­la, La Paz, y el col­mi­llo de un mas­to­don­te en­con­tra­do en Te­gu­ci­gal­pa en 2014.

Tam­bién guar­da pie­zas traí­das del si­tio ar­queo­ló­gi­co El Chir­cal, al­dea len­ca ha­bi­ta­da des­de el año 3,000 an­tes de Cris­to; de Te­nam­púa, for­ta­le­za ha­bi­ta­da en el pe­río­do clá­si­co, al­re­de­dor del año 800 des­pués de Cris­to.

Re­li­quias

A par­tir de 2008 se em­pe­za­ron a mos­trar pie­zas del pe­río­do co­lo­nial y re­pu­bli­cano mos­tran­do per­te­nen­cias de ex­pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca co­mo si­llas, ca­po­tas, es­pa­da e imá­ge­nes re­li­gio­sas en tiem­pos de la con­quis­ta es­pa­ño­la.

Tam­bién se ex­hi­ben las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de los pue­blos de la zo­na central co­mo ser la ela­bo­ra­ción de al­fom­bras, pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta y el bai­le de los dia­bli­tos.

Guar­dián

Ja­vier Gutiérrez es des­de ha­ce ocho años guar­dia de se­gu­ri­dad del mu­seo. Ha apren­di­do a co­no­cer ca­da rin­cón del edi­fi­cio y lo que guar­da.

“Sa­be­mos que es un va­lor his­tó­ri­co que hay que cui­dar por­que no so­lo hay his­to­ria de Co­ma­ya­gua, sino de to­da Hon­du­ras, por eso nues­tra mi­sión es cui­dar y con el tiem­po uno apren­de dón­de es­tá ca­da pie­za de ca­da sa­la de ex­po­si­ción y lo bueno es que la gen­te que in­gre­sa al mu­seo es edu­ca­da y cui­dan de no da­ñar los ob­je­tos”, di­jo Gutiérrez.

De­bi­do al po­co per­so­nal que la­bo­ra en el mu­seo, Gutiérrez, jun­to a su com­pa­ñe­ro Ore­lla­na, rea­li­zan la­bo­res co­mo guías de in­for­ma­ción du­ran­te los re­co­rri­dos. Ser guías les ha ser­vi­do pa­ra co­no­cer el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co que res­guar­dan y de es­ta for­ma trans­mi­tir­lo a los vi­si­tan­tes.

“Cuan­do la guía es­tá ocu­pa­da y vie­ne mu­cha gen­te, uno co­la­bo­ra, es bo­ni­to por­que co­no­ce gen­te nue­va, co­no­ce de his­to­ria y apren­de de los mis­mos vi­si­tan­tes, co­mo ar­queó­lo­gos, his­to­ria­do­res que vi­si­tan el mu­seo; uno nun­ca de­ja de apren­der”, co­men­tó.

Per­so­na­li­da­des

Los guar­dias tie­nen la opor­tu­ni­dad de dar re­co­rri­dos por las sa­las de ex­hi­bi­ción a fun­cio­na­rios de go­bierno, em­ba­ja­do­res de paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y tu­ris­tas de to­do el mun­do.

Jai­me Ore­lla­na, tam­bién con ocho años de la­bo­rar en el mu­seo, ex­pre­só que le ha to­ca­do ser­vir de guía a em­ba­ja­do­res de Fran­cia, El Sal­va­dor, Pa­na­má y per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca.

“He re­ci­bi­do cuan­do vie­ne co­mo tu­ris­ta al em­ba­ja­dor de Fran­cia, Pa­na­má, El Sal­va­dor, a la vi­ce­pre­si­den­ta del con­gre­so de Chi­na, ex­fun­cio­na­rios de Hon­du­ras, y ha si­do muy gra­ti­fi­can­te po­der­les en­se­ñar ca­da rin­cón del mu­seo”, ex­pli­có Ore­lla­na.

Des­pués de ocho años de pro­te­ger el mu­seo, el sue­ño de am­bos es con­ver­tir­se en guías ofi­cia­les y así po­der com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos con las mi­les de per­so­nas que lo vi­si­tan.

Y se lo han ga­na­do, el em­pe­ño que po­nen en ca­da his­to­ria con­ta­da, en ca­da dato, en ca­da anéc­do­ta, con­vier­te una vi­si­ta al mu­seo en una lec­ción de vi­da y de amor por lo que ha­cen

Foto: juan cé­sar díaz

2 MUES­TRA. En el mí­ti­co mu­seo hay una ré­pli­ca del col­mi­llo de mas­to­don­te ha­lla­do en Te­gu­ci­gal­pa en 2014.

1 EX­PER­TO. Ade­más de ser un ce­la­dor del mu­seo, Jai­me Ore­lla­na tam­bién le en­se­ña a los es­tu­dian­tes sobre la his­to­ria.

3 CA­PA­CI­DAD. Ja­vier Gutiérrez tam­bién es­tá ins­trui­do pa­ra mos­trar­le a los es­tu­dian­tes sobre el ar­te ru­pes­tre.

OPE­RA­CIO­NES. El mu­seo de Co­ma­ya­gua abrió sus puer­tas el 6 de ju­nio de 1940 pa­ra el ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía.

FO­TOS: JUAN Cé­SAR DíAZ

EX­PO­SI­CIO­NES. Al­gu­nas de las pie­zas que se ex­hi­ben son ori­gi­na­les, mien­tras que otras son ré­pli­cas.

VI­SI­TAN­TES. El mu­seo de Co­ma­ya­gua es uno de los más vi­si­ta­dos, tan­to por na­cio­na­les co­mo por ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.