Una gran opor­tu­ni­dad pa­ra Hon­du­ras

Diario El Heraldo - - Opinión - Mi­chael Gort Em­ba­ja­dor de Ca­na­dá pa­ra Hon­du­ras, Cos­ta Ri­ca y Ni­ca­ra­gua

Ha­ce un año, Ber­ta Cá­ce­res, la in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­da de­fen­so­ra del me­dio am­bien­te, fue ase­si­na­da vil­men­te en su re­si­den­cia en La Es­pe­ran­za, In­ti­bu­cá. Al igual que ella, du­ran­te los úl­ti­mos do­ce me­ses tam­bién fue­ron víc­ti­mas de la vio­len­cia mu­chos otros de­fen­so­res, ac­ti­vis­tas, pe­rio­dis­tas, mu­je­res y hom­bres que de­fien­den sus co­mu­ni­da­des y ha­blan a fa­vor de los de­re­chos de otros más vul­ne­ra­bles. Al­gu­nas de es­tas per­so­nas, así co­mo Cá­ce­res, go­za­ban de me­di­das cau­te­la­res otor­ga­das por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. Es de­cir que la com­ple­ji­dad de sus ca­sos, sus ac­ti­vi­da­des y las ame­na­zas y pe­li­gros a los que es­ta­ban ex­pues­tos, eran co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, es­to no im­pi­dió que fue­ran víc­ti­mas de la vio­len­cia.

Du­ran­te es­te pe­río­do no so­lo han ocu­rri­do he­chos ne­ga­ti­vos; Hon­du­ras tam­bién ha da­do pa­sos en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra sol­ven­tar los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­ta. El es­ta­ble­ci­mien­to de la Mi­sión de Apo­yo con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad en Hon­du­ras (Mac­cih), la Co­mi­sión Es­pe­cial pa­ra el Pro­ce­so de De­pu­ra­ción y Trans­for­ma­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal de Hon­du­ras, y el Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción de De­fen­so­res y De­fen­so­ras de De­re­chos Hu­ma­nos, Pe­rio­dis­tas, Co­mu­ni­ca­do­res So­cia­les y Ope­ra­do­res de Justicia, son al­gu­nos ejem­plos que re­sal­tan de es­tos blo­ques que se es­tán co­lo­can­do pa­ra cons­truir la Hon­du­ras que el pue­blo hon­du­re­ño an­he­la y me­re­ce.

To­dos es­tos es­fuer­zos ayu­dan a Hon­du­ras, pe­ro pa­ra se­guir avan­zan­do es ne­ce­sa­rio re­do­blar los es­fuer­zos pa­ra ase­gu­rar que es­tos me­ca­nis­mos sean efec­ti­vos en su man­da­to de crear un cam­bio po­si­ti­vo y du­ra­de­ro en el país. Nues­tros socios de to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad hon­du­re­ña nos han en­fa­ti­za­do sobre la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos y el es­ta­do de de­re­cho, au­men­tar la trans­pa­ren­cia y el ac­ce­so a la justicia, for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes hon­du­re­ñas y fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la go­ber­na­bi­li­dad a ni­vel central y lo­cal, dan­do es­pe­cial aten­ción a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial de las mu­je­res y los jó­ve­nes. Asi­mis­mo, se de­be ga­ran­ti­zar el res­pe­to al diá­lo­go y la di­sen­sión, e in­clu­so a la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca, co­mo ba­ses pa­ra una de­mo­cra­cia fuer­te y par­ti­ci­pa­ti­va, ase­gu­ran­do que las per­so­nas que desean una Hon­du­ras me­jor pue­dan ex­pre­sar y ma­ni­fes­tar sus opi­nio­nes sin te­mor a re­pre­sa­lias ni a la vio­len­cia.

Pa­ra ase­gu­rar una Hon- du­ras es­ta­ble y pa­cí­fi­ca, es fun­da­men­tal dar res­pues­tas rá­pi­das y efec­ti­vas a las de­man­das de la so­cie­dad hon­du­re­ña, co­men­zan­do con un diá­lo­go abier­to, cons­truc­ti­vo e in­clu­si­vo, que per­mi­ta en­con­trar so­lu­cio­nes con­sen­sua­das a los pro­ble­mas del país, in­clu­yen­do la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad, los cua­les sa­be­mos que son cau­san­tes de la de­sigual­dad. El diá­lo­go de es­te ti­po no siem­pre es fá­cil, pe­ro es esen­cial pa­ra to­da so­cie­dad. Co­mo to­do país, Ca­na­dá tam­bién tie­ne desafíos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, pre­ci­sa­men­te en la re­la­ción con nues­tros pue­blos in­dí­ge­nas; sin em­bar­go, he­mos co­men­za­do una re­no­va­ción de es­ta re­la­ción ba­sa­da en el re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos, el res­pe­to y la coope­ra­ción, acom­pa­ña­dos de me­ca­nis­mos que fa­ci­li­ten la justicia y la re­pa­ra­ción.

Co­mo re­pre­sen­tan­te de Ca­na­dá, na­ción ami­ga de Hon­du­ras, sé que el pue­blo hon­du­re­ño desea y tra­ba­ja pa­ra te­ner paz y me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Con nues­tro pro­gra­ma de desa­rro­llo, co­mer­cio bi­la­te­ral, in­ver­sión pri­va­da y apo­yo al tu­ris­mo, he­mos pues­to nues­tra con­fian­za en Hon­du­ras, y con­ti­nua­re­mos apo­yan­do al pue­blo hon­du­re­ño pa­ra me­jo­rar la go­ber­na­bi­li­dad y el res­pe­to al plu­ra­lis­mo, la di­ver­si­dad y los de­re­chos hu­ma­nos, y lo­grar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble.

En es­te aniver­sa­rio de la muer­te de Ber­ta Cá­ce­res, re­fle­xio­ne­mos sobre el ti­po de so­cie­dad que desea­mos cons­truir. El lo­gro de una re­so­lu­ción sa­tis­fac­to­ria del ase­si­na­to de Ber­ta Cá­ce­res, y la ga­ran­tía de la se­gu­ri­dad y la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra los de­fen­so­res y la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral, re­pre­sen­tan una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el Es­ta­do hon­du­re­ño pa­ra en­viar una se­ñal po­si­ti­va a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal sobre su vo­lun­tad de pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos. A pe­sar de que los re­tos son gran­des, con­fío que en Hon­du­ras exis­te la de­ter­mi­na­ción pa­ra en­fren­tar­los. Ca­na­dá es­tá dis­pues­ta a se­guir apo­yan­do es­tos es­fuer­zos

Se de­be ga­ran­ti­zar el res­pe­to al diá­lo­go y la di­sen­sión, e in­clu­so a la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca, co­mo ba­ses pa­ra una de­mo­cra­cia fuer­te y par­ti­ci­pa­ti­va, ase­gu­ran­do que las per­so­nas que desean una Hon­du­ras me­jor pue­dan ex­pre­sar y ma­ni­fes­tar sus opi­nio­nes sin te­mor a re­pre­sa­lias ni a la vio­len­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.