Sa­tis­fac­ción co­lec­ti­va

Diario El Heraldo - - Opinión -

La Se­lec­ción Sub 20 de fút­bol ha lo­gra­do cla­si­fi­car al Mun­dial a rea­li­zar­se en Co­rea del Sur, al­go que es mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción po­pu­lar. De es­ta ma­ne­ra es­te gru­po de mu­cha­chos, di­ri­gi­dos por un com­pe­ten­te equi­po téc­ni­co, lle­va una me­re­ci­da do­sis de ale­gría a mi­llo­nes de com­pa­trio­tas que si­guie­ron pa­so a pa­so su de­sen­vol­vi­mien­to den­tro del te­rreno de jue­go, ac­tuan­do con en­tre­ga, ca­li­dad e in­te­li­gen­cia. Por sép­ti­ma oca­sión, en esa ca­te­go­ría, es­ta­re­mos pre­sen­tes en la más im­por­tan­te com­pe­ten­cia fut­bo­lís­ti­ca. Es­pe­ra­mos que el pun­do­nor has­ta aho­ra de­mos­tra­do sea igual o me­jor du­ran­te su desem­pe­ño en la pe­nín­su­la co­rea­na y que su des­ta­ca­da ac­tua­ción sir­va de ali­cien­te pa­ra la Se­lec­ción Ma­yor, a fin que tam­bién pue­da es­tar pre­sen­te en Ru­sia.

Vi­vi­mos tiem­pos ca­rac­te­ri­za­dos por la an­gus­tia, el mie­do, la in­cer­ti­dum­bre, pro­vo­ca­dos tan­to por la ola de­lin­cuen­cial co­mo por la cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y mo­ral que pro­vo­ca de­pre­sión, fa­ta­lis­mo, de­s­es­pe­ran­za, por lo que cuan­do se lo­gra al­go po­si­ti­vo, tan­to en el plano in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­vo, nos le­van­ta el áni­mo, de­jan­do atrás com­ple­jos de in­fe­rio­ri­dad, frus­tra­ción y ba­ja es­ti­ma, con­clu­yen­do que es fac­ti­ble, en ba­se al tra­ba­jo pla­ni­fi­ca­do, el te­són, la dis­ci­pli­na, al­can­zar me­tas que al ini­cio nos pa­re­cían inal­can­za­bles.

Pa­ra va­lo­rar en su jus­ta di­men­sión lo al­can­za­do por es­tos mu­cha­chos, aún adolescentes, tén­ga­se en cuen­ta que ca­si to­dos pro­ce­den de es­tra­tos hu­mil­des, de­bien­do com­bi­nar la prác­ti­ca atlé­ti­ca con el es­tu­dio aca­dé­mi­co, ya que des­de aho­ra de­ben pre­pa­rar­se ade­cua­da­men­te una vez que su ci­clo de­por­ti­vo con­clu­ya. Adi­cio­nal­men­te, las ins­ta­la­cio­nes en don­de rea­li­zan sus prác­ti­cas no siem­pre son óp­ti­mas, co­mo tam­po­co el ni­vel de fo­gueos que de­be­rían rea­li­zar pe­rió­di­ca­men­te. Y aun así, han lo­gra­do so­bre­sa­lir, co­mo con­jun­to y co­mo in­di­vi­duos, com­por­tán­do­se ca­ba­lle­ro­sa­men­te den­tro y fue­ra de la can­cha. Por to­do ello, sus com­pa­trio­tas les otor­gan las gra­cias, di­cién­do­les: ¡Mi­sión cum­pli­da!, con­ti­núen lle­van­do de igual for­ma el pa­be­llón y el Himno Na­cio­nal en las com­pe­ten­cias que se ave­ci­nan. La H ju­ve­nil nos di­ce: ¡Sí se pue­de!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.