Octavio Car­va­jal: La­dro­nes li­bres y ac­ti­vos

A una se­ma­na de ce­le­brar elec­cio­nes pri­ma­rias, los hon­du­re­ños de­be­mos ser cau­tos sobre qué ti­po de la­cras de la po­lí­ti­ca es­tán has­ta el go­rro en sa­queos opu­len­tos al era­rio

Diario El Heraldo - - Siempre -

He­mos y se­gui­mos ha­blan­do del es­can­da­lo­so sa­queo al Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de Se­gu­ri­dad So­cial (IHSS), pe­ro ca­si to­dos se han ol­vi­da­do –por pro­ve­cho- de pre­gun­tar dón­de es­tán los la­dro­nes de la cuar­ta ur­na que tie­nen or­den de arres­to y de quié­nes se ro­ba­ron la con­do­na­ción de la deu­da y ca­si trein­ta mil mi­llo­nes de lem­pi­ras du­ran­te y des­pués del gol­pe de Es­ta­do de 2009.

Tal vez nues­tro ar­tícu­lo es­te en­fo­ca­do a unos cuan­tos de in­con­ta­bles ac­tos de co­rrup­ción de to­dos los go­bier­nos pe­ro no es tar­dío en­fa­ti­zar en va­rios de ex­tre­ma co­rrup­ción que, al es­ti­lo hon­du­re­ño, sus ac­to­res ni si­quie­ra tie­nen un pro­ce­so abier­to sino que los te­ne­mos en car­gos pú­bli­cos o le­gis­lan­do mo­ral des­de el Con­gre­so Na­cio­nal.

He­dor

A una se­ma­na de ce­le­brar elec­cio­nes pri­ma­rias los hon­du­re­ños de­be­mos ser cau­tos qué ti­po de la­cras de la po­lí­ti­ca es­tán has­ta el go­rro en sa­queos opu­len­tos al era­rio y an­dan de ca­sa en ca­sa afa­no­sa­men­te bus­can­do per­sua­dir a un pue­blo que ya les per­dió to­do ti­po de con­fian­za y es­pe­ran­za por cua­tre­ros. Sus som­bre­ra­zos son de pus.

Se­ría inex­cu­sa­ble y ur­gen­te iden­ti­fi­car uno a uno a es­tos lé­pe­ros –por lo me­nos de los úl­ti­mos cua­tro go­bier­nos(sin per­do­nar al res­to) que en ma­na­da sal­ta por nues­tros vo­tos con des­ca­ro sin­gu­lar de creer­se pul­cros sien­do reales ca­cos del Es­ta­do, apar­te de es­tar li­ga­dos al nar­co­trá­fi­co mien­tras los “gringos” tam­bién se ha­cen los idos. ¿Qué pa­só mís­ter Nea­lon?

De 2005 a la fe­cha abun­dan­tes ro­bos a las bol­sas pú­bli­cas con un fa­cho­so gru­po de ex­fun­cio­na­rios pre­sos (ma­yo­ría es del IHSS). Des­pués del des­plo­me de Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les se se­ña­ló a una ris­tra de sus afi­nes por el asal­to al Ban­co Central de Hon­du­ras (BCH), por el ro­bo de la con­do­na­ción de la deu­da y, has­ta hoy, ce­ro acu­sa­dos. ¿Y el fis­cal? ¡De adorno!

Chu­par

Mi­llo­nes del “pro­yec­to” po­lí­ti­co cuar­ta ur­na des­apa­re­ci­dos, otros in­ver­ti­dos en me­dios de no­ti­cio­sos. El gol­pe de Es­ta­do sir­vió pa­ra que mu­chos hu­ye­ran con los fon­di­llos re­ple­tos de di­ne­ro ro­ba­do al pue­blo. Pe­rio­dis­tas loa­dos por el ex­man­da­ta­rio hoy son gran­des em­pre­sa­rios. Se ufa­nan de mo­ra­les. Na­die to­ca a na­die por­que to­dos se chu­pa­ron el pis­to.

Co­mo di­ce la can­ción de Ar­jo­na, aquí no es bueno el que no ayu­da sino el que no jo­de. La pa­la­bra cas­ti­go o re­clu­sión so­lo exis­te pa­ra quie­nes se pei­nan diez mil o vein­te mil lem­pi­ras. Es la úni­ca for­ma en que la Fis­ca­lía ac­túa pa­ra jus­ti­fi­car su si­mu­la­da pe­re­za te­nien­do un pre­su­pues­to ele­va­do. Mi­llo­nes in­ver­ti­dos en pu­ra char­la­ta­ne­ría. In­ves­ti­ga­cio­nes que pa­san a la gaveta se­gún la je­ta del clien­te. ¿O no es así?

Bi­lle­te

Si ha­bla­mos to­dos los días de los pró­fu­gos del IHSS ¿dón­de es­tán los la­dro­nes de la cuar­ta ur­na? ¿Le­gis­lan­do? ¿En cam­pa­ña? ¿Dón­de es­tán los ra­te­ros del per­dón de la deu­da ex­ter­na? ¿Dón­de es­tán los ca­si 30 mil mi­llo­nes de mo­ra flo­tan­te (di­ne­ro per­di­do) que na­die sa­be en qué ca­le­tas pa­ra­ron du­ran­te la abrup­ta tran­si­ción de “Mel” y Micheletti?

To­do mun­do ca­lla. Abun­dan prue­bas y fal­tan hue­vos. To­dos son com­pa­dres del pi­lla­je. Sin­fín de du­das que aflo­ran sobre la fu­nes­ta apli­ca­ción de la justicia con­tra un fuer­te gru­po de po­lí­ti­cos que no de­be­ría es­tar en bu­ta­cas ni en cam­pa­ña pro­se­li­tis­ta sino que en El Po­zo.

No es po­si­ble que na­die de las au­to­ri­da­des con­tra­lo­ras y fis­ca­li­za­do­ras del Es­ta­do no ati­nen ba­jó cual je­fa­tu­ra –si la que se fue en 2009 o la que en­tre­gó en enero de 2010- se per­mi­tió el ro­bo de ca­si trein­ta mil mi­llo­nes de lem­pi­ras (deu­da flo­tan­te). El Fo­ro So­cial de la Deu­da Ex­ter­na (Fos­deh) tie­ne los da­tos.

Sa­la­dos

Lle­gó el son­rien­te Por­fi­rio Lo­bo So­sa cu­ya té­tri­ca ges­tión sa­lió cam­peo­na con nu­me­ro­sos y po­de­ro­sos sa­queos en di­ver­sos en­tes, en­tre los que so­bre­sa­le el per­pe­tra­do al se­gu­ro so­cial can­ta­do por el pro­pio ex­go­ber­nan­te con to­tal frial­dad. Se ro­ba­ron la le­che y los za­pa­tos a los in­fan­tes. ¡Sal­va­jes!

La Mi­sión de Apo­yo con­tra la Co­rrup­ción e Im­pu­ni­dad en Hon­du­ras (Mac­cih) tie­ne mu­cha te­la que cor­tar pa­ra que los po­dri­dos va­yan de una vez a la cár­cel en lu­gar de re­unir­se con ellos en ban­que­tes. La justicia se de­mues­tra con he­chos y aplo­mo, no exi­gien­do ba­rro­tes con men­sa­ji­tos en las re­des so­cia­les

INEQUI­DAD Las pa­la­bras cas­ti­go o re­clu­sión so­lo exis­te pa­ra quie­nes se pei­nan diez mil o vein­te mil lem­pi­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.