Li­bro En su nue­va no­ve­la Gio­van­ni Ro­drí­guez ex­plo­ra el te­ma de la vio­len­cia en Hon­du­ras des­de la tra­ge­dia de un es­cri­tor y la mi­ra­da per­so­nal de un pe­rio­dis­ta

Diario El Heraldo - - Siempre -

Si en la reali­dad el pa­pe­lo­te vo­la­ba mien­tras aba­jo, en un cam­po de fút­bol, ya­cían sie­te per­so­nas muer­tas, en la no­ve­la el pa­pe­lo­te vo­la­ba mien­tras aba­jo, en el área de jue­gos de un res­tau­ran­te, ya­cían ni­ños y adul­tos muer­tos pro­duc­to de lo mis­mo: una ma­sa­cre.

Qui­zá al­gu­nos pien­sen que el li­bro de Ro­drí­guez no apor­ta na­da a una so­cie­dad vio­len­ta, pe­ro en reali­dad la li­te­ra­tu­ra no es­tá pa­ra dar lec­cio­nes de mo­ral y con­se­jos de có­mo ser un buen ciu­da­dano; la li­te­ra­tu­ra se per­mi­te re­fle­jar lo me­jor del ser humano, co­mo tam­bién sus ac­cio­nes más vi­les.

En su obra el es­cri­tor abor­da la vi­da de dos per­so­na­jes, uno de ellos de­ci­de re­nun­ciar a es­ta so­cie­dad, el otro de­ci­de lu­char, que­dar­se, se­guir ade­lan­te y re­plan­tear­se sus po­si­bi­li­da­des en un pa­no­ra­ma som­brío; es­te úl­ti­mo bien po­dría ser el hon­du­re­ño co­mún que se en­fren­ta a es­ta so­cie­dad con una es­pe­ran­za que lu­cha por in­ter­po­ner­se a la de­s­es­pe­ran­za.

En el mar­co de la pre­sen­ta­ción del li­bro, rea­li­za­da en la UNAH, con­ver­sa­mos con el au­tor pa­ra ha­blar de es­te te­ma que pro­vo­ca es­co­zor, de sus per­so­na­jes y la cons­truc­ción de su his­to­ria.

¿Có­mo con­ci­bió la tra­ma de es­ta no­ve­la? Cuan­do me lo pre­gun­tan sue- lo de­cir que, qui­zá, to­do par­te de una ima­gen, y es la de un ni­ño ele­van­do un pa­pe­lo­te el día que ase­si­na­ron a 14 hom­bres en un cam­po de fút­bol en la co­lo­nia Fe­li­pe Ze­la­ya en San Pedro Su­la, en esos días es­ta­ba tra­ba­jan­do co­mo pe­rio­dis­ta de la cró­ni­ca po­li­cial en dia­rio Tiem­po, y re­cuer­do per­fec­ta­men­te que en el cam­po que­da­ban sie­te ca­dá­ve­res, los otros fue­ron tras­la­da­dos he­ri­dos a los hos­pi­ta­les, don­de mu­rie­ron. Me pa­re­ció bas­tan­te sor­pren­den­te el con­tras­te en­tre un ni­ño ele­van­do un pa­pe­lo­te en el cam­po de fút­bol y a po­cos me­tros los cuer­pos ti­ra­dos y ro­dea­dos por la cin­ta ama­ri­lla, me que­dé pen­san­do en el asun­to de có­mo pue­den con­vi­vir la inocen­cia con la vio­len­cia en un es­pa­cio tan re­du­ci­do. Y la ver­dad es que en Hon­du­ras eso es lo que su­ce­de, es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a la vio­len­cia que los ni­ños se aso­man fre­cuen­te­men­te a ella sin nin­gún ti­po de asom­bro, es lo más pe­li­gro­so del te­ma de la vio­len­cia en Hon­du­ras.

La de­ci­sión del ju­ra­do de otor­gar­le el pre­mio a Ro­drí­guez fue unánime.

¿Ha con­si­de­ra­do que qui­zá la gen­te pue­de de­cir que es­ta his­to­ria es más de lo mis­mo que ya vi­vi­mos? Qui­zá la gen­te pue­da de­cir­lo. Pe­ro, a pe­sar de que el per­so­na­je prin­ci­pal es un pe­rio­dis­ta, a pe­sar de que la tra­ma gi­ra en torno al pe­rio­dis­mo, mi ob­je­ti­vo no era ofre­cer un pun­to de vis­ta pe­rio­dís­ti­co del te­ma, por­que eso ya lo co­no­ce­mos, lo ve­mos to­dos los días en el pe­rió­di­co y la te­le­vi­sión. Pe­ro la li­te­ra­tu­ra no de­be en­fo­car­se so­la­men­te en con­tar his­to­rias o en un te­ma es­pe­cí­fi­co, de­be crear per­so­na­jes que sean su­fi­cien­te­men­te cer­ca­nos a los lec­to­res pa­ra que pue­dan iden­ti­fi­car­se con ellos. Mi in­ten­ción ha si­do crear per­so­na­jes que ten­gan una di­men­sión hu­ma­na con la que cual­quie­ra pue­da iden-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.