Más­ca­ras, dia­blos y “en­gra­sa­dos” al rit­mo de car­na­val

Diario El Heraldo - - Siempre -

des­fi­la­ron car­gan­do cen­ce­rros ata­dos con cuer­das a la cin­tu­ra y un bas­tón a me­nu­do con­sis­ten­te en un sim­ple pe­da­zo de ma­de­ra.

Se­gún la tra­di­ción, así dis­fra­za­dos li­be­ran sus pe­ca­dos a tra­vés del per­so­na­je que re­pre­sen­tan, ex­pli­có a la AFP Je­sús So­sa Cal­vo, ar­te­sano de es­ta lo­ca­li­dad, fa­mo­sa por sus fan­tás­ti­cas fi­gu­ras ar­te­sa­na­les co­no­ci­das co­mo ale­bri­jes.

“Es un día li­bre pa­ra ha­cer to­do lo que que­ra­mos ha­cer, el día de la bur­la”, agre­gó So­sa con una son­ri­sa.

Ex­tra­ña tra­di­ción

Co­mo ca­da año, los par­ti­ci­pan­tes se reúnen des­pués en la pla­za prin­ci­pal pa­ra ce­le­brar una bo­da en­tre dos hom­bres, uno de los cua­les de­be ves­tir­se de mu­jer.

Du­ran­te to­do el día, ni­ños y jó­ve­nes pin­ta­dos de ne­gro re­co­rrie­ron las ca­lles gri­tan­do y gol­pean­do el sue­lo con sus bas­to­nes de ma­de­ra pa­ra ahu­yen­tar a los ma­los es­pí­ri­tus.

“Co­mo es Miér­co­les de Ce­ni­za, pues tam­bién te­ne­mos que ir no­so­tros a to­mar la ce­ni­za, más que na­da ya pa­ra qui­tar­nos ese re­la­jo que ha­ce­mos el día de hoy”, re­la­ta­ba uno de los par­ti­ci­pan­tes, Eduar­do Gó­mez, que des­de ha­ce 20 años re­pre­sen­ta al Dia­blo.

Es­ta tra­di­ción an­ces­tral, vin­cu­la­da a la re­li­gión ca- tó­li­ca tras la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la en el si­glo XVI, ha ido evo­lu­cio­nan­do con ca­da ge­ne­ra­ción.

Así, es­te año hu­bo quie­nes uti­li­za­ron el co­lor pla­tea­do, y no el ne­gro, pa­ra re­pre­sen­tar a los dia­blos an­ces­tra­les o le­gen­da­rios.

Es­ta tra­di­ción se tras­la­da a va­rios mu­ni­ci­pios de Oaxaca, don­de los tra­di­cio­na­les car­na­va­les de pue­blos in­dí­ge­nas se han con­ver­ti­do en par­te de la idio­sin­cra­sia de to­do un pue­blo.

Es­tos car­na­va­les son una ale­go­ría pin­to­res­ca lle­na de des­fi­les, bai­les, dis­fra­ces, música, la ri­ca gas­tro­no­mía de la re­gión y mu­cha fies­ta.

Y la va­rie­dad en­tre los car­na­va­les de Oaxaca es pro­por­cio­nal a la di­ver­si­dad de gru­pos ét­ni­cos que ha­bi­tan el es­ta­do, pe­ro fies­tas co­mo la de San Martín Til­ca­je­te des­ta­can por su co­lo­ri­do y ele­men­tos úni­cos.

San Martín Til­ca­je­te es un mu­ni­ci­pio ubi­ca­do a 23 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Oaxaca. El nom­bre co­rrec­to es Til­ca­xitl que sig­ni­fi­ca “Ca­je­te ne­gro”. Se com­po­ne de Tli­tic, “ne­gro” y ca­xitl, “ca­je­te”. San Martín en ho­nor del obis­po de Tours, quien se dis­tin­guió por su ge­ne­ro­si­dad re­par­tien­do su ca­pa con un men­di­go.

El po­bla­do es re­co­no­ci­do por la ela­bo­ra­ción de sus blu­sas bor­da­das y des­hi­la­das a mano, pe­ro sobre to­do por la crea­ción de pie­zas úni­cas de ale­bri­jes, con re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal

El jo­ven es­ta­dou­ni­den­se Wil­mer Falls po­sa an­tes del ini­cio del car­na­val.

Luis so­sa, lis­to pa­ra ce­le­brar el car­na­val de San Martín Til­ca­je­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.