Ex­po­si­ción “De Zur­ba­rán a Bar­ce­ló” es el tí­tu­lo de la mues­tra de 53 cua­dros, ate­so­ra­dos por la mul­ti­mi­llo­na­ria es­pa­ño­la, que se­rán pre­sen­ta­dos por pri­me­ra vez en París

Diario El Heraldo - - Siempre -

gus­ta­ba”, con un in­te­rés “en­ci­clo­pé­di­co”, di­jo Me­len­do.

Dis­cre­ta, in­tro­ver­ti­da, es­ta ce­le­bri­dad es­pa­ño­la de 62 años, que es­tu­dió en el Li­ceo Fran­cés de Ma­drid, de­ci­dió ex­po­ner par­te de su co­lec­ción en París co­mo quien ex­po­ne su bio­gra­fía.

“El co­lec­cio­nis­ta es aquel que tra­ta de pro­lon­gar las di­fe­ren­tes eta­pas de su vi­da a tra­vés de las obras que guar­da jun­to a él”, es­cri­be Ko­plo­witz en la pre­sen­ta­ción de la ex­po­si­ción.

Ko­plo­witz no ha po­di­do evi­tar que su vi­da fue­ra de do­mi­nio pú­bli­co: su ma­tri­mo­nio y di­vor­cio del em­pre­sa­rio Al­ber­to Cor­ti­na, sus ne­go­cios o su re­la­ción con su her­ma­na Est­her, a quien le ven­dió su par­te en la em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria he­re­da­da de su pa­dre, un ju­dío que hu­yó del na­zis­mo.

Co­lec­cio­nar ar­te, afir­ma en el tex­to, es un “ca­mino ini­ciá­ti­co” em­pren­di­do a los 17 años, que “me ha ser­vi­do de es­cu­do fren­te a las vi­ci­si­tu­des de la vi­da”, afir­ma es­ta fi­nan­cie­ra.

Qui­zás por ello mu­chas de las obras ex­pues­tas son re­tra­tos de mu­je­res, en su ale­gría, tris­te­za o so­le­dad.

“Hér­cu­les y On­fa­la”, de Fran­cis­co de Goya, es, por ejem­plo, el en­car­go de un her­mano del rey Car­los III, el in­fan­te Luis, un car­de­nal que se enamo­ró per­di­da­men­te de una mu­jer. Hér­cu­les apa­re­ce en ac­ti­tud hu­mil­de en­he­bran­do una agu­ja ante la mi­ra­da aten­ta de una jo­ven con un cos­tu­re­ro. Es una pin­tu­ra “iró­ni­ca” sobre has­ta qué pun­to la be­lle­za fe­me­ni­na vuel­ve vul­ne­ra­ble al hom­bre, di­jo el co­mi­sa­rio.

La em­pre­sa­ria ase­gu­ra que su pri­mer ins­tin­to fue de­di­car­se a las Be­llas Ar­tes y que in­clu­so fre­cuen­tó una aca­de­mia en Re­co­le­tos, en la úl­ti­ma plan­ta del edi­fi­cio don­de se en­con­tra­ba el Ca­fé Gi­jón. “He in­ver­ti­do par­te de mi pa­tri­mo­nio y lo he he­cho pa­ra que el con­jun­to sea con­ser­va­do y pue­da es­tar a dis­po­si­ción de los de­más”.

Obra maes­tra

El “Re­tra­to de Do­ña Ana de Velasco y Gi­rón” (Juan Pan­to­ja de la Cruz, 1603), un óleo en­car­ga­do por el du­que de Frías an­tes de la bo­da de su hi­ja en Por­tu­gal, re­ve­la la ex­pre­sión con­tra­ria­da y en­tris­te­ci­da de la jo­ven pro­me­ti­da. Ko­plo­witz “se in­tere­sa por la his­to­ria que hay en­tre el ar­tis­ta y su mecenas”, di­jo Me­len­do.

Del si­glo XX, la mul­ti­mi­llo­na­ria es­pa­ño­la ad­qui­rió “pe­que­ños te­so­ros” co­mo obras de Tou­lou­se-Lau­trec, Van Gogh y Juan Gris. De Pi­cas­so po­see al­gu­nos cua­dros “po­co evi­den­tes”, co­mo “Tor­so de mu­jer”, pin­ta­do en la cam­pi­ña ca­ta­la­na en 1906 y del que des­ta­can los co­lo­res cá­li­dos, me­di­te­rrá­neos.

Un Mo­di­glia­ni, “La pe­li­rro­ja con col­gan­te” (1918), es un re­tra­to de una de sus mo­de­los más re­cu­rren­tes, que po­sa con una ac­ti­tud de re­pro­che fren­te a quien la pin­ta.

La mues­tra, abier­ta has­ta el 10 de ju­lio, ex­po­ne tam­bién pai­sa­jes afri­ca­nos de Mi­quel Bar­ce­ló, obras de maestros del ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to co­mo Roth­ko y es­cul­tu­ras de Gia­co­met­ti y Loui­se Bour­geo­is.

To­da co­lec­ción es un re­tra­to de su pro­pie­ta­rio. La de Ko­plo­witz tra­du­ce un gus­to ecléc­ti­co “y a la vez cohe­ren­te”, se­gún Pierre Cu­rie, con­ser­va­dor del mu­seo. Por ejem­plo, pre­do­mi­nan los re­tra­tos fe­me­ni­nos, “pe­se a que ella no sea cons­cien­te de ello al com­prar sus obras”, se­gún Pa­blo Me­len­do, ex­con­se­je­ro de­le­ga­do de Sot­heby’s en Es­pa­ña y co­mi­sa­rio de la mues­tra.

La mues­tra se fra­guó en los pa­si­llos de la fe­ria de ar­te TEFAF, en la ciu­dad ho­lan­de­sa de Maas­tricht, en mar­zo de 2016. “Ha­ce dos años, tal vez nos hu­bie­ra man­da­do al ga­re­te, pe­ro creo que aho­ra es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra es­cu­char­nos”, re­la­ta Cu­rie. “Ha lle­ga­do a ese mo­men­to que al­can­zan, tar­de o tem­prano, to­dos los co­lec­cio­nis­tas. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do, to­dos sien­ten ga­nas de mos­trar su co­lec­ción y de com­par­tir­la”

Una vi­si­tan­te ob­ser­va el cua­dro “Mu­jer de ca­be­za ro­ja que lle­va un col­gan­te” de Ame­deo Mo­di­glia­ni, de la co­lec­ción de Ko­plo­witz.

“Vier­ge à l’En­fant avec saint Jean-Bap­tis­te’ (1659), de Fran­cis­co de Zur­ba­rán, otro de los cua­dros de la mues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.