Cuan­do el re­cla­mo se vuel­ve van­da­lis­mo

Diario El Heraldo - - País - Oc­ta­vio Car­va­jal Pe­rio­dis­ta www.el­he­ral­do.hn

Con sus ros­tros cu­bier­tos con pa­ñue­los o tra­pos da­ñan la pro­pie­dad pri­va­da, des­tro­zan cris­ta­les de au­tos, pa­ran el trá­fi­co por ho­ras, atur­den cla­ses, se to­man edi­fi­cios y con­vier­ten los en­tor­nos del al­ma má­ter en un in­fierno. Se­ma­nal­men­te, así mues­tran su fi­bra y re­tan a la au­to­ri­dad una mí­ni­ma tro­pa de “uni­ver­si­ta­rios” que se­gu­ro no tie­nen ta­tas.

He­mos se­gui­do de cer­ca las úl­ti­mas pro­tes­tas que “alum­nos” de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Hon­du­ras (UNAH) vie­nen eje­cu­tan­do ha­ce me­ses en un afán de lla­mar la aten­ción exi­gien­do, se­gún ellos, “jus­ti­cia”, por muer­tes no es­cla­re­ci­das o, pi­dien­do en su ca­so, la abo­li­ción to­tal de la ley an­ti­te­rro­ris­ta re­cién apro­ba­da por los le­gis­la­do­res.

Unos cuan­tos edu­can­dos tie­nen en ja­que a los man­dos. La rec­to­ra Ju­lie­ta Cas­te­lla­nos pa­re­ce ha­ber per­di­do to­do ti­po de con­trol de sus hués­pe­des que ca­da vez que les ron­ca la ga­na, ar­man tre­men­dos des­pe­lo­tes afue­ra y den­tro del cam­pus uni­ver­si­ta­rio. To­dos te­ne­mos de­re­cho a la pro­tes­ta y lo ava­la­mos, pe­ro con jus­ta ra­zón y reales pro­pó­si­tos.

Na­die pue­de evi­tar que di­ver­sos sec­to­res re­cla­men por in­jus­ti­cias na­cio­na­les, des­de crí­me­nes en la im­pu­ni­dad has­ta el más mí­ni­mo ac­to de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios, pe­ro que un gru­po de “es­tu­dian­tes” anar­quis­tas pa­ra­li­ce la ca­pi­tal y siem­bre el pá­ni­co rom­pien­do vi­drios de ca­rros, bu­ses y blo­queen bu­le­va­res es un ac­to iló­gi­co, re­pro­cha­ble. El más re­cien­te es­cán­da­lo ca­lle­je­ro fue el pa­sa­do miér­co­les. Un mi­núscu­lo nú­me­ro de re­vol­to­sos uni­ver­si­ta­rios se to­mó los ca­rri­les fren­te a la UNAH. Que­ma­ron llan­tas, lan­za­ron pie­dras con­tra los transeúntes y choferes de au­tos e hi­cie­ron ho­yos al con­cre­to. La zo­na per­ma­ne­ció ce­rra­da has­ta ca­si el ano­che­cer.

Po­cos ga­tos ju­ga­ron, co­mo siem­pre, en­chu­te con la Po­li­cía Na­cio­nal y la Po­li­cía Mi­li­tar del Or­den Pú­bli­co (PMOP). Fue un caos to­tal. ¿Por qué pro­tes­ta­ron es­ta vez? Su ca­ba­lli­to de gue­rra: el ase­si­na­to de Bert­ha Cá­ce­res y la ley an­ti­te­rro­ris­ta. ¿Por qué ven­gar­se de inocen­tes de­jan­do sin cla­ses a más de 80 mil alum­nos? ¿Son “indignados” o te­rro­ris­tas? ¿Dón­de es­tán sus ta­tas? ¿Dón­de es­tá su ri­gor Ju­lie­ta?

"Se ha vuel­to un há­bi­to que re­vol­to­sos con­vier­tan en in­fierno las ca­lles fren­te a la UNAH"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.