Opues­tos La di­fe­ren­cia que nos di­fe­ren­cia

Diario El Heraldo - - Opinión -

sen­ti­mien­to. Re­sien­to la per­ma­nen­te co­rrup­ción, ver­güen­za na­cio­nal, y es lo que más co­men­to, por eso hoy com­par­to lo que el pa­pa Fran­cis­co ha sen­ten­cia­do:

“Es­te­mos cla­ros, co­rrup­to es el in­di­vi­duo co­rrom­pi­do, so­bor­na­dor, so­bor­na­ble, en­vi­cia­do y per­ver­ti­do. In­co­rrup­to es ser ho­nes­to, ín­te­gro, in­so­bor­na­ble, rec­to y digno. Di­fe­ren­cia abis­mal que se no­ta de le­jos”.

“La co­rrup­ción es un es­ta­do per­so­nal y so­cial en el que se vi­ve, cre­ce y se ex­pre­sa en at­mós­fe­ra triun­fa­lis­ta. Se eri­gen jue­ces de los de­más. Pier­den el pu­dor que cus­to­dia la ver­dad. Des­co­no­cen la fra­ter­ni­dad y la amis­tad, no la com­pli­ci­dad”. “No hay na­da peor que la co­rrup­ción. El pe­ca­do se per­do­na, la co­rrup­ción nun­ca”.

“El co­rrup­to no acep­ta crí­ti­ca, des­ca­li­fi­ca a quien la ha­ce, dis­mi­nu­ye cual­quier au­to­ri­dad mo­ral que lo cues­tio­ne, in­sul­ta al que pien­se di­fe­ren­te y si pue­de lo per­si­gue. Se cree un ven­ce­dor y se pa­vo­nea me­nos­pre­cian­do a otros. No co­no­ce la her­man­dad ni la amis­tad, so­lo la com­pli­ci­dad y ene­mis­tad”.

“¿Quién pa­ga la co­rrup­mos

Mi com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal y per­so­nal no la en­tien­de nin­gún ig­no­ran­te”.

“Los que an­he­lan ser ton­tos tie­nen una con­di­ción afec­ti­va que les re­sul­ta efec­ti­va a sus in­tere­ses”.

ción? La co­rrup­ción la pa­ga el po­bre”. No ol­vi­de­mos la ofen­sa de “pri­me­ro los po­bres”.

“El co­rrup­to ha cons­trui­do una au­to­es­ti­ma ba­sa­da en ac­ti­tu­des tram­po­sas; ca­mi­na por ata­jos del ven­ta­jis­mo a pre­cio de su pro­pia dig­ni­dad y de los de­más…”, tie­ne “ca­ra de es­tam­pi­ta”. Me­re­ce un doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa en cos­me­to­lo­gía so­cial. Y ter­mi­na cre­yén­do­se­lo. ¡Qué di­fí­cil es que allí en­tre la pro­fe­cía! Por ello, aunque di­ga- “pe­ca­dor, sí”, gri­te­mos con fuer­za “¡pe­ro co­rrup­to, no! Una ca­rac­te­rís­ti­ca del co­rrup­to es su com­ple­jo de in­cues­tio­na­ble, pro­cu­ra des­ca­be­zar to­da au­to­ri­dad mo­ral que pue­da iden­ti­fi­car­lo, re­cu­rre al so­fis­ma y al equi­li­bris­mo no­mi­na­lis­ta-ideo­ló­gi­co pa­ra jus­ti­fi­car­se, des­va­lo­ri­za a los de­más y arre­me­te con el in­sul­to con­tra quie­nes pien­san dis­tin­to”.

“El co­rrup­to se per­si­gue in­cons­cien­te, su irri­ta­ción la pro­yec­ta ha­cia los de­más y se trans­for­ma en per­se­gui­dor”. Sa­bio el san­to Pa­pa.

La con­cien­cia cau­te­ri­za­da fal­sea su reali­dad con de­li­rios de gran­de­za. Res ip­sa lo­qui­tur, la obra ha­bla por sí mis­ma, evi­den­cia ne­gli­gen­cia. In­de­fen­di­ble. Los se­ña­la­mien­tos mar­can pa­ra siem­pre. La his­to­ria juz­ga. No yo.

Los que an­he­lan ser ton­tos tie­nen una con­di­ción afec­ti­va que les re­sul­ta efec­ti­va a sus in­tere­ses, ap­ti­tu­des y ac­ti­tu­des errá­ti­cas. Va­gue­dad que se­gu­ra­men­te prac­ti­ca de por vi­da pa­ra ha­cer­se no­tar en la de­ses­pe­ra­ción de no ser o en la in­ten­ción de lle­gar a ser, sin po­der ser­lo.

Fal­tos de in­te­li­gen­cia o de sen­ti­do co­mún. El que in­sis­te en su ton­te­dad de­no­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra dis­cer­nir en­tre opor­tuno e inopor­tuno, es­pe­ra­do e ines­pe­ra­do. Ser ho­nes­to e in­te­li­gen­te es la di­fe­ren­cia que nos di­fe­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.