Apun­tes

Diario El Heraldo - - País Política -

ley.

Que no ba­ja­rá los bra­zos ni re­tro­ce­de­rá un tan so­lo mi­lí­me­tro en la lu­cha fron­tal con­tra aque­llos que di­ji­mos, man­da a de­cir el In­dó­mi­to. Si creían que el hom­bre se iba a echar pa­ra atrás, se equi­vo­ca­ron... ¡Ahhh! y tam­bién re­afir­ma que “na­die es­tá por en­ci­ma de la ley”, cai­ga quien cai­ga. A ver, di­jo el cie­gui­to.

TRUMP.

Por mu­cho me­nos que eso de Los Ca­chi­ros, di­cen al­gu­nos chus­cos, Do­nald Trump le can­tó las go­lon­dri­nas a su bra­zo de­re­cho en ma­te­ria de se­gu­ri­dad na­cio­nal, y a ape­nas unas ho­ras de ha­ber­se es­tre­na­do co­mo el “po­wer” de la Ca­sa Blan­ca... ¡Ahhh! y que por qué puer­cas no mi­den a Ju­lián con la mis­ma va­ra que a los de­pu­ra­dos, di­cen... Se­rá...

CHIMBO.

De­vis Leo­nel ha re­ve­la­do que lle­gó a la re­si­den­cia del ex­pre­si­den­te Lo­bo, en El Chimbo, y allí se die­ron la mano y se fun­die­ron en abra­zos, ce­le­bran­do que el hom­bre aca­ba­ba de ga­nar las elec­cio­nes, en 2010. Lle­ga­mos, di­ce el cachiro, con Juan Gómez, ya fa­lle­ci­do, y ós­car Ná­je­ra, el dipu­tado por Co­lón.

MAN­DA.

De­vis Leo­nel ase­gu­ra que el hom­bre de El Chimbo le man­dó a de­cir en esa oca­sión a su her­mano Ja­vier que no se preo­cu­pa­ra, por­que en su go­bierno no apro­ba­rían la ex­tra­di­ción. “Pe­pe” Lo­bo ha re­cor­da­do que fue en su go­bierno, pre­ci­sa­men­te, cuan­do se apro­bó la ex­tra­di­ción.

CAll.

El se­ñor de la te­le­vi­sión ha de­nun­cia­do ayer que los call cen­ter ca­chu­re­cos es­tán lla­man­do a la “peo­ple” ha­cién­do­se pa­sar por él pa­ra pe­dir­les que ma­ña­na sal­gan a vo­tar por Li­bre. El hom­brón les pi­de a los ca­chos que ya de­jen de men­tir.

AGUA.

Se­pa Ju­das có­mo puer­cas han he­cho los tres re­yes ma­gos pa­ra co­lo­car a tan­tos dia­blos en esas pla­ni­llas con tan po­ca agua ben­di­ta. Los ob­ser­va­do­res que han ve­ni­do no se ex­pli­can có­mo lo ha­cen con se­me­jan­te des­ma­dre de mo­vi­mien­tos in­ter­nos.

807.

Las pri­ma­rias de ma­ña­na cos­ta­rán la bi­co­ca de 807 millones de ra­nas. Ajá, y por qué puer­cas no le­gis­lan pa­ra que ca­da par­ti­do fi­nan­cie sus pro­pias in­ter­nas. To­tal, es pro­ble­ma de ca­da par­ti­do a quien po­ne de can­di­da­to.

ONU.

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Co­rea del Sur, lo que aquí se co­no­ce co­mo la Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal, le cor­tó ayer la ca­be­za de ta­jo a la pre­si­den­ta sur­co­rea­na sin de­cir agua va, agua vie­ne, y na­die di­ce ni pío. Si eso hu­bie­ra pa­sa­do aquí, ya ha­brían con­vo­ca­do de ur­gen­cia a la OEA, a la ONU y has­ta al Con­ci­lio Va­ti­cano. Al pe­rro más fla­co...

PIN­ZA.

A ver si los li­be­ra­les apren­den las lec­cio­nes de los úl­ti­mos años, que son va­rias, y es­co­gen con pin­za a su can­di­da­to. De eso de­pen­de que se le­van­ten co­mo el ave fé­nix, de en­tre las ce­ni­zas. Si vo­tan por los mis­mos o por las mis­mas, los y las que des­de 2009 es­tán es­tig­ma­ti­za­dos co­mo “gol­pis­tas” o cua­tre­ros, ten­drán más de lo mis­mo. Allá ellos. El que por su gus­to mue­re...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.