In­vi­ta­do La co­rrec­ción po­lí­ti­ca pro­du­ce mons­truos

Diario El Heraldo - - Opinión -

tu­vie­ron el buen jui­cio de no sus­pen­der el de­ba­te, co­mo tan­tas ve­ces ha ocu­rri­do an­te la de­nun­cia de al­guno de esos es­tu­dian­tes tan in­tran­si­gen­te­men­te cán­di­dos, pe­ro se es­for­za­ron de for­ma ri­dí­cu­la pa­ra con­ten­tar al lobby de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca: crea­ron un sa­fe spa­ce, es de­cir, un “es­pa­cio se­gu­ro” don­de cual­quie­ra que se sin­tie­ra atur­di­do por las ideas ex­pues­tas pu­die­ra co­bi­jar­se. Ese es­pa­cio, se­gún re­la­tó Shu­le­vitz, re­sul­ta­ba de lo más su­rrea­lis­ta: mú­si­ca re­la­jan­te, co­ji­nes, ca­ra­me­los y ga­lle­tas, jue­gos de plas­ti­li­na y cua­der­nos pa­ra co­lo­rear. Por si os ha­béis per­di­do: no se tra­ta­ba del jar­dín de in­fan­cia Brown, se tra­ta­ba de la Brown Uni­ver­sity, una de las más san­ti­guas de Es­ta­dos Uni­dos.

Es un ca­pí­tu­lo más que ilus­tra esa fie­bre naif de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca que se ha ins­ta­la­do en Oc­ci­den­te has­ta con­ver­tir­se en una nue­va for­ma de cen­su­ra y os­cu­ran­tis­mo. En un in­tere­san­tí­si­mo y cer­te­ro ar­tícu­lo ti­tu­la­do “¿Ten­drá ra­zón Clint East­wood? Ha­cia una so­cie­dad ado­les­cen­te”, el di­rec­tor de opi­nión de Voz Pó­pu­li, Ja­vier Be­ne­gas, y el pro­fe­sor Juan M. Blan­co, ad- vier­ten: “En su es­fuer­zo por ha­cer sen­tir a to­dos los es­tu­dian­tes có­mo­dos y se­gu­ros, a sal­vo de cual­quier po­ten­cial shock, las uni­ver­si­da­des es­tán sa­cri­fi­can­do la cre­di­bi­li­dad y el ri­gor del dis­cur­so in­te­lec­tual, re­em­pla­zan­do la ló­gi­ca por la emo­ción y la ra­zón por la ig­no­ran­cia. En de­fi­ni­ti­va, es­tán im­pi­dien­do que sus alum­nos ma­du­ren”.

Aun­que cuen­te con una in­con­ta­ble le­gión de mo­ji­ga­tos a su ser­vi­cio, la co­rrec­ción po­lí­ti­ca va más allá de ser un me­ro ejer­ci­cio de mo­ji­ga­te­ría. El fin úl­ti­mo de cual­quier for­ma de cen­su­ra no es otro que neu­tra­li­zar las ideas que se opo­nen al sis­te­ma. Be­ne­gas y Blan­co in­ci­den, ade­más, en lo ab­sur­do de la po­li­ti­cal co­rrect­ness: re­sul­ta del to­do in­efi­caz pa­ra afron­tar esas cues­tio­nes que apa­ren­te­men­te pre­ten­de re­sol­ver, es­to es, la dis­cri­mi­na­ción, la in­jus­ti­cia, la mal­dad… “No es más que un re­cur­so tí­pi­co de men­tes su­per­fi­cia­les que, an­te la di­fi­cul­tad de abor- dar los pro­ble­mas, la fa­ti­ga que im­pli­ca trans­for­mar el mun­do, op­tan por cam­biar sim­ple­men­te las pa­la­bras, por sus­ti­tuir el cam­bio real por el lin­güís­ti­co”, se­ña­lan.

El pen­sa­mien­to in­fan­til que en­vuel­ve lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to cree que el mons­truo des­apa­re­ce­rá con so­lo ce­rrar los ojos. Pe­ro re­sul­ta que no. Re­sul­ta que el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo desea obs­ce­na­men­te re­ven­tar las cos­tu­ras de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Es al­go de lo más freu­diano y, cuan­do la ven­da cae de los ojos, se ha pro­du­ci­do un ejer­ci­cio de exor­cis­mo po­lí­ti­co in­ver­so: Do­nald Trump es el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, el Ku Klux Klan que­ma unas cru­ces pa­ra ce­le­brar­lo, Ote­gui quie­re ser Nel­son Man­de­la y Ma­ri­ne Le Pen es­tá ca­da vez más cer­ca de asal­tar los cie­los elí­seos.

Qui­zá Clint East­wood tu­vie­se ra­zón. Qui­zá to­do el mun­do se es­tá har­tan­do de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y del pe­lo­teo

Luz Er­nes­ti­na Me­jía P.

as elec­cio­nes ge­ne­ra­les se­rán le­ga­li­dad con­tra ile­ga­li­dad, ver­güen­za con­tra di­ne­ro. Se­rá una con­tien­da elec­to­ral fie­ra co­mo de­sigual: la can­di­da­tu­ra in­cons­ti­tu­cio­nal del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, con re­cur­sos inago­ta­bles pa­ra el cul­to a su per­so­na­li­dad y la can­di­da­tu­ra por las li­ber­ta­des pú­bli­cas, la jus­ti­cia, la paz y el desa­rro­llo, que de­be­rá en­fren­tar­la y triun­far. La as­pi­ra­ción pre­si­den­cial por la re­elec­ción, con­si­de­ra­da in­ven­ci­ble, no lo se­ría si la ins­ti­tu­cio­na­li­dad se rec­ti­fi­ca; o si sur­ge una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial que con­quis­te el aval del sec­tor ma­yo­ri­ta­rio que es el de los in­de­pen­dien­tes, del li­be­ra­lis­mo to­do, de las frac­cio­nes in­vi­si­bles, in­con­for­mes del Par­ti­do Na­cio­nal, sin sos­la­yar las de otros par­ti­dos, aún en bus­ca de li­de­raz­go éti­co, vi­sio­na­rio y con­tun­den­te.

En­tre fuer­tes as­pi­ran­tes pre­si­den­cia­les, Ga­brie­la Nú­ñez es la úni­ca que re­uni­ría to­dos los re­qui­si­tos. No es tiem­po de ex­pe­ri­men­tar con fa­cul­ta­des y ho­nes­ti­da­des que son un al­bur. Su co­no­ci­mien­to, ex­pe­rien­cia y hon­ra­dez es­tán pro­ba­dos con el ma­ne­jo cla­ro del pre­su­pues­to de la na­ción. De ha­ber con­ti­nua­do en el Ban­co Cen­tral no hu­bie­ran sa­ca­do millones en ca­rre­ti­llas. Ca­da pa­so en su vi­da pú­bli­ca lo ha da­do bien. Si la bru­ma que pu­die­ra vér­se­le es la de aca­tar la or­den de la au­to­ri­dad par­ti­da­ria y de los au­to­eri­gi­dos sus ac­cio­nis­tas, con la ban­ca­da li­be­ral pa­ra ce­der el Po­der Le­gis­la­ti­vo al ab­so­lu­tis­mo del gru­po do­mi­nan­te del Par­ti­do Na­cio­nal. Ga­brie­la Nú­ñez de Pre­si­den­ta del Con­gre­so Na­cio­nal nun­ca hu­bie­ra per­mi­ti­do un gol­pe de Es­ta­do al Po­der Ju­di­cial co­mo fue la de­fe­nes­tra­ción de cua­tro ma­gis­tra­dos de la Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal. Ni es­ta­ría­mos en la ines­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca, so­cial y, por en­de, eco­nó­mi­ca en la que nos tie­ne su­mi­dos es­te go­bierno. Ga­brie­la Nú­ñez es la me­jor. Pa­ra tra­ba­jar, con­ci­liar­nos y re­cu­pe­rar el Es­ta­do de de­re­cho. Ca­rác­ter, ge­ren­cia efi­cien­te y pre­pa­ra­ción le dan la ido­nei­dad.

Pe­ro es­te 12 de mar­zo so­lo del li­be­ra­lis­mo de­pen­de.

¡A vo­tar!

Aun­que cuen­te con una in­con­ta­ble le­gión de mo­ji­ga­tos a su ser­vi­cio, la co­rrec­ción po­lí­ti­ca va más allá de ser un me­ro ejer­ci­cio de mo­ji­ga­te­ría”.

“El pen­sa­mien­to in­fan­til que en­vuel­ve lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to cree que el mons­truo des­apa­re­ce­rá con so­lo ce­rrar los ojos. Pe­ro re­sul­ta que no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.