Co­rea del Sur con­fir­ma des­ti­tu­ción de pre­si­den­ta

Park Geun-hye pi­dió per­dón en reite­ra­das oca­sio­nes por el es­cán­da­lo, pe­ro ne­gó las acu­sa­cio­nes de ha­ber ac­tua­do ile­gal­men­te Des­ti­tui­dos

Diario El Heraldo - - Mundo - SEÚL, CO­REA DEL SUR El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn gua­te­ma­la, gua­te­ma­la El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Co­rea del Sur con­fir­mó ayer vier­nes la des­ti­tu­ción de la pre­si­den­ta Park Geun-hye, en­vuel­ta en un es­cán­da­lo de co­rrup­ción, lo que pro­vo­có en las ca­lles in­ci­den­tes que se sal­da­ron con dos muer­tos.

La de­ci­sión uná­ni­me del tri­bu­nal po­ne fin a me­ses de cri­sis po­lí­ti­ca e im­pli­ca la con­vo­ca­ción de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das en los pró­xi­mos 60 días. Park, la hi­ja del dic­ta­dor Park Chung-hee, se con­vir­tió en la pri­me­ra pre­si­den­ta de Co­rea del Sur cuan­do fue ele­gi­da en 2012, con el ma­yor nú­me­ro de vo­tos ob­te­ni­dos por un pre­si­den­te en de­mo­cra­cia. Pe­ro su es­ti­lo dis­tan­te y una se­rie de con­tro­ver­sias, su­ma­das al des­con­ten­to so­cial y po­lí­ti­co, las­tra­ron su po­pu­la­ri­dad y lle­va­ron a millones de per­so­nas a la ca­lle pa­ra pe­dir su des­ti­tu­ción. En di­ciem­bre, el Par­la­men­to la des­ti­tu­yó por car­gos de so­borno y abu­so de po­der, una de­ci­sión con­fir­ma­da es­te vier­nes por la más al­ta ins­tan­cia ju­di­cial del país.

¡He­mos ga­na­do!

Las ac­cio­nes de Park “cons­ti­tu­yen un gra­ve aten­ta­do al es­pí­ri­tu (...) de la de­mo­cra­cia y al Es­ta­do de de­re­cho”, de­cla­ró la pre­si­den­ta de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal,

Lee Jung-mi. “La pre­si­den­ta Park Geun-hye (...) fue des­ti­tui­da”. Aho­ra Park es­ta­rá obli­ga­da a aban­do­nar el pa­la­cio pre­si­den­cial y per­de­rá ade­más su in­mu­ni­dad co­mo je­fa de Es­ta­do. Opo­si­to­res y par­ti­da­rios de Park se ha­bían reuni­do cer­ca del tri­bu­nal a la es­pe­ra de co­no­cer la sen­ten­cia. “¡He­mos ga­na­do!”, gri­ta­ban los pri­me­ros mien­tras se abra­za­ban. “Es­toy tan con­ten­ta que no pue­do con­te­ner las lá­gri­mas. Es una dul­ce ven­gan­za”, di­jo Shin Seo-young, de 43 años. A unos cien­tos de me­tros de ahí, se­pa­ra­dos por nu­me­ro­sos agen­tes de po­li­cía, los de­fen­so­res de Park no ocul­ta­ban su en­fa­do. “No acep­ta­mos es­ta de­ci­sión”, afir­mó Cho Bong-am, de 60 años. “Va­mos a sa­lir a las ca­lles pa­ra lu­char has­ta el fi­nal”. Po­co des­pués es­ta­lla­ron dis­tur­bios cuan­do par­ti­da­rios de la ex­pre­si­den­ta in­ten­ta­ron fran­quear ba­rre­ras po­li­cia­les pa­ra al­can­zar el tri­bu­nal. Los po­li­cías uti­li­za­ron gas pi­mien­ta pa­ra con­te­ner la mul­ti­tud, pe­ro dos ma­ni­fes­tan­tes mu­rie­ron, uno de ellos cuan­do un al­ta­voz le ca­yó en­ci­ma, se­gún la agen­cia Yon­hap.

El es­cán­da­lo po­lí­ti­co que cau­só la des­ti­tu­ción de la pre­si­den­ta gi­ra en torno a Choi Soon-sil, apo­da­da co­mo “Ras­pu­ti­na” por la pren­sa. Ami­ga des­de ha­ce 40 años de Park, Choi es­tá acu­sa­da de ha­ber uti­li­za­do su in­fluen­cia pa­ra ob­te­ner más de 70 millones de dó­la­res de di­fe­ren­tes em­pre­sas y de in­mis­cuir­se en los asun­tos del Es­ta­do.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es­ti­mó ayer que Park in­frin­gió la ley al per­mi­tir las in­tro­mi­sio­nes de Choi.

“El pre­si­den­te tie­ne que usar su po­der con­for­me a la Cons­ti­tu­ción y a las le­yes y los de­ta­lles so­bre su fun­ción de­ben ser trans­pa­ren­tes, pa­ra que el pue­blo pue­da eva­luar su tra­ba­jo”, afir­ma­ron los ma­gis­tra­dos. Pe­ro Park ocul­tó com­ple­ta­men­te las in­tro­mi­sio­nes de Choi en asun­tos de Es­ta­do En una pe­que­ña igle­sia evan­gé­li­ca de pa­re­des ama­ri­llas so­lo se es­cu­cha el mur­mu­llo de las ora­cio­nes, mien­tras fa­mi­lia­res y ami­gos pa­sa­ban fren­te al fé­re­tro de Sio­na, una de las 36 ado­les­cen­tes muer­tas en un in­cen­dio de un al­ber­gue pa­ra me­no­res en Gua­te­ma­la. La tra­ge­dia ocu­rri­da el miér­co­les en el Ho­gar Se­gu­ro Vir­gen de la Asun­ción, en San Jo­sé Pi­nu­la, a 10 km de la ca­pi­tal, un cen­tro que se en­con­tra­ba en el ojo del hu­ra­cán por un lar­go his­to­rial de abu­sos se­xua­les y otros mal­tra­tos, es se­ña­la­da co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad es­ta­tal. “Es­ta­mos cons­ter­na­dos, to­da­vía no lo po­de­mos creer. Lo que po­de­mos ver es que hu­bo mano cri­mi­nal de los que es­ta­ban cui­dan­do esa área”, di­jo a la AFP el pas­tor de la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa, Jo­sé Al­pi­rez

FO­TO: AP

La Po­li­cía tu­vo que uti­li­zar gas pi­mien­ta pa­ra evi­tar más vio­len­cia en pro­tes­tas a ia­vor y en con­tra de la des­ti­tu­ción de Park.

FO­TO: AFP

ade­más de las 36 !alle­ci­das, ot­nas 19 es­tán gna­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.