Cla­vos por te­tas

Ac­ti­vi­dad“Los Te­tos”, muy pre­cia­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, ha­brían re­ga­do más de 50 mi­llo­nes de lem­pi­ras en mo­jes a va­rios ex­fun­cio­na­rios del pa­sa­do ré­gi­men

Diario El Heraldo - - Siempre - Oc­ta­vio Car­va­jal

Ma­rio Ze­la­ya Ro­jas ju­ró a un ami­go de cel­da que no se que­da­rá con el cla­vo que le ar­ma­ron “Los Te­tos”, así que pron­to po­dría­mos ver una lu­cha en­car­ni­za­da en­tre va­cas y ter­ne­ros. ¡San­to Dios!

El enor­me cla­vo que ra­ti­fi­có cár­cel a tres de los im­pli­ca­dos en el frau­de al Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de Se­gu­ri­dad So­cial (IHSS) por la­va­do de ac­ti­vos y coi­mas ten­dría sus vuel­tos con­tra la fa­mo­sa y res­pe­ta­ble du­pla de “Los Te­tos”, que re­par­tió pis­to a dies­tra y si­nies­tra pa­ra ob­te­ner mi­llo­na­rios pa­gos du­ran­te la ges­tión del di­lec­to Ma­rio Ze­la­ya Ro­jas.

“Los Te­tos”, muy pre­cia­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, ha­brían re­ga­do más de 50 mi­llo­nes de lem­pi­ras en mo­jes a va­rios ex­fun­cio­na­rios del pa­sa­do ré­gi­men, en­tre ellos Car­los Mon­tes, Ja­vier Pas­tor y el ho­no­ra­ble Ze­la­ya Ro­jas, quie­nes oi­rán con­de­na en abril pró­xi­mo por va­rios de­li­tos que los po­dría de­jar unos vein­te años en pri­sión.

Mi­llo­nes

La pre­gun­ta del mi­llón, pe­ro no la de “Ti­to”, es si es o no una gra­ve fal­ta a las le­yes pa­gar coi­mas a cam­bio de agi­li­zar di­ver­sos pa­gos por unos vein­te mi­llo­nes de dó­la­res (4,500 mi­llo­nes de lem­pi­ras) que ob­tu­vo la em­pre­sa Co­sem, pro­pie­dad de “Los Te­tos”, por pres­tar múl­ti­ples ser­vi­cios al IHSS, en­tre los cua­les so­bre­sa­le el equi­po de cómpu­to.

En otras pa­la­bras, Co­sem ha­bría re­ci­bi­do la ma­yor par­te del di­ne­ro sa­quea­do al Se­gu­ro So­cial, con la sal­ve­dad que fue “le­ga­li­za­do” por la Jun­ta Di­rec­ti­va in­te­gra­da por Mon­tes, Pas­tor, Ben­ja­mín Bo­grán y Ze­la­ya Ro­jas, en­tre otros, que hoy se ven trai­cio­na­dos por la po­de­ro­sa pa­re­ja de la com­pa­ñía fa­vo­re­ci­da. ¡Te es­pe­ro en el sa­lón!

Por lo que ve­mos y lee­mos, es­tos mu­cha­chos tie­nen sin­fín de ne­go­cios con di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les, en­tre las que sal­ta una cer­ca­na a El Tra­pi­che (bu­le­var Su­ya­pa) don­de le ren­tan un edi­fi­cio al go­bierno por ca­si 400 mil lem­pi­ras men­sua­les. Cual­quie­ra que­da elec­tro­cu­ta­do con se­me­jan­te can­ti­dad de di­ne­ro. ¡Pa­ra to­dos hay te­tas pa­pá!

Lo del IHSS no es na­da nue­vo si ver­da­de­ra­men­te el fis­cal Ós­car Chin­chi­lla es­cu­dri­ña con ga­llar­día to­dos los pa­sos de “Los Te­tos” y de un sin­nú­me­ro de per­so­na­jes que se col­ga­ron de sus te­tas a su pa­so arro­lla­dor por el se­gu­ro so­cial. Tan bue­na gen­te los mu­cha­chos que die­ron coi­mas pa­ra ob­te­ner rá­pi­do fuer­tes su­mas de di­ne­ro. He­chor y con­sen­ti­dor…

Pre­mio

Al fin de cuen­tos a la Fis­ca­lía no le pa­re­cen cul­pa­bles sino una yun­ta pia­do­sa que dio mu­cha pla­ta a los ex­cer­ca­nos del ré­gi­men del “Cam­bio Ya”, que en un mes re­ci­bi­rán una pe­na de ca­si vein­te años de ca­la­bo­zo. Mien­tras unos sa­len del gim­na­sio con su ama­da, otros so­lo pa­san en los ban­cos y va­rios se car­ca­jean por Mia­mi y Nue­va Or­leans. Ca­da quien con sus gus­tos.

Lo más di­fí­cil pa­ra Ze­la­ya Ro­jas, le­jos del res­to de im­pli­ca­dos, acu­sa­dos, pro­te­gi­dos y con­fi­na­dos por la me­ga­es­ta­fa al hos­pi­tal so­cial, es que su “me­jor ami­go” le pre­sen­tó a Na­ta­lia Ciuf­far­di, la chi­le­na por la que per­dió los fre­nos cuan­do la vio en el tra­pe­cio del Pla­ti­num (San­tia­go que­ri­do) y lue­go le hi­zo los sie­te quie­bres al ca­lor del brandy.

Guin­da

Tiem­pos aque­llos en los que va­rios per­die­ron los tor­ni­llos y a sus es­po­sas. Se cre­ye­ron la “ma­má de Tar­zán” cuan­do se guin­da­ron del be­ju­co pen­san­do en las po­lo­las, las ti­cas, las pa­na­me­ñas, las co­lom­bia­nas y otras de Amé­ri­ca del Sur al chu­par­se mi­llo­nes del IHSS ha­blan­do de com­pras y li­ci­ta­cio­nes. ¿Te acuer­das Han­ni­bal Lec­ter?

Tam­bién ol­vi­da­ron los au­tos blin­da­dos con los que fan­ta­sea­ban y ha­cían de­li­rar a las chi­cas pre­pa­go. Esas sor­bi­das de las te­tas de “Los Te­tos” les sa­lie­ron one­ro­sas, así que no pre­gun­ten por qué los con­de­na­ron. Si los gua­pe­to­nes es­tán li­bres por dar­les mu­cho bi­lle­te, la res­pues­ta la ha de te­ner el se­ñor Chin­chi­lla, que pa­sa al cui­da­do de su si­lla.

Aho­ra es que to­dos se ti­ran tie­rra si cuan­do ar­ma­ban las or­gías por el Cris­to del Pi­ca­cho y en pa­la­cios de al­cur­nia se pa­sa­ban fe­li­ces los tra­gos, las que­ri­das, la ha­ri­na pa­ra pan­que­ques y de pos­tre una pu­pu­sa par­ti­da en cua­tro ti­po cua­tro de la ma­ña­na. ¿Ha­brá lle­ga­do el tiem­po de sa­car­se los cla­vos por tra­bar­se de las te­tas? No hay al­muer­zo gra­tis.

Que unos se pu­dran en pri­sión 20 años y otros 15 so­lo por dos o tres de­li­tos eso ten­dría un cos­to al­to pa­ra quie­nes los hun­die­ron y vi­ven muer­tos de la ri­sa cla­rean­do con una y has­ta con tres chi­cas, por­que aún hay pis­to de los pa­cien­tes pa­ra dar­se la gran vi­da por­que es­ta­mos sin Fis­ca­lía

DESAS­TRE “Tan bue­na gen­te los mu­cha­chos que die­ron coi­mas pa­ra ob­te­ner rá­pi­do fuer­tes su­mas de di­ne­ro. He­chor y con­sen­ti­dor…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.