La ex­tor­sión y la de­nun­cia

Diario El Heraldo - - Opinión -

Hay una in­con­gruen­cia en­tre la can­ti­dad de cen­tros edu­ca­ti­vos que son ex­tor­sio­na­dos y los que de­nun­cian ser víc­ti­mas del de­li­to.

Se­gún da­tos de la di­rec­ción de­par­ta­men­tal de Edu­ca­ción de Fran­cis­co Mo­ra­zán, al­re­de­dor de 20 es­cue­las y co­le­gios del Dis­tri­to Cen­tral son afec­ta­dos por la ex­tor­sión. Sin em­bar­go, co­mo ha da­do a co­no­cer re­cien­te­men­te la Fuer­za Na­cio­nal An­tiex­tor­sión (FNA), ape­nas dos co­le­gios han de­nun­cia­do en lo que va del 2017 los co­bros por ex­tor­sión. Uno de ellos es el Ins­ti­tu­to Mo­de­lo, cu­yos pro­pie­ta­rios de­bie­ron ce­rrar ape­nas unas se­ma­nas atrás, des­pués de ca­si cua­tro dé­ca­das de ser­vi­cio, por las ame­na­zas de los ex­tor­sio­na­do­res. Y he allí uno de los meo­llos del asun­to, por­que en el ca­so de es­te cen­tro de es­tu­dio sí se acu­dió an­te las au­to­ri­da­des, que no die­ron mues­tras de ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver el gra­ve pro­ble­ma que es­ta­ba ocu­rrien­do. En­ton­ces, si es ma­yor el mie­do a los que ex­tor­sio­nan que la con­fian­za en la efi­cien­cia de la au­to­ri­dad, se­gui­re­mos vien­do lo mis­mo: es­cue­las y co­le­gios so­me­ti­dos an­te es­te fla­ge­lo, al que ro­bus­te­cen al ce­der an­te las ini­cuas de­man­das de di­ne­ro o que cie­rran sus por­to­nes an­tes que aca­tar­las.

La ex­tor­sión es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad que afec­tan a di­fe­ren­tes sec­to­res de nues­tro país, pe­ro cuan­do se tra­ta de uno tan sen­si­ble co­mo el de la edu­ca­ción es­pe­ra­ría­mos un ma­yor gra­do de com­pro­mi­so, efec­ti­vi­dad y ce­le­ri­dad de los en­tes de se­gu­ri­dad. A ni­vel na­cio­nal, unos 400 cen­tros de en­se­ñan­za se en­cuen­tran en zo­nas vul­ne­ra­bles, lo que de­man­da un tra­ba­jo coor­di­na­do en­tre Edu­ca­ción y Se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar que jó­ve­nes y maes­tros sean víc­ti­mas de es­tos gru­pos an­ti­so­cia­les.

Las re­for­mas al Có­di­go Pe­nal en­tra­ron en vi­gen­cia, pe­ro no bas­tan por sí mis­mas pa­ra fre­nar la ex­tor­sión si no hay prue­bas con­tun­den­tes, pro­duc­to de una efi­caz in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal, que lle­ven an­te los tri­bu­na­les a los man­da­de­ros, pe­ro tam­bién a los ca­be­ci­llas de es­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les.

La des­con­fian­za de la po­bla­ción en los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia so­lo po­drá ser su­pe­ra­da en la me­di­da en que se vea vo­lun­tad pa­ra com­ba­tir de raíz es­tas ame­na­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.