Go­ber­nar, pe­ro no por con­ve­nien­cia

Diario El Heraldo - - País - www.el­he­ral­do.hn Mig­do­nia Ayes­tas TEGUCIGALPA

¿Cuál es el país que nos pien­san he­re­dar? Cuan­do se bus­ca el po­der se idea­li­za siem­pre que van a me­jo­rar las vi­das de los po­bres, que se­rán la so­lu­ción a los múl­ti­ples pro­ble­mas, que ayu­da­dos por to­dos los fun­cio­na­rios el país ca­mi­na­rá por la ru­ta del pro­gre­so y la pros­pe­ri­dad.

¿To­da­vía los hon­du­re­ños creemos eso que nos di­cen los po­lí­ti­cos, cuan­do en sus cam­pa­ñas se pre­sen­tan co­mo los re­den­to­res que van a sal­var al país, cuan­do re­ga­lan es­pe­ran­zas y el re­me­dio pa­ra to­dos los ma­les, co­mo la co­rrup­ción des­me­di­da, la po­bre­za y el mal go­bierno? “De­mos al pue­blo lo que pi­de” no es lo mis­mo que “guiar al pue­blo” ha­cia don­de nos es­tán guian­do, el go­ber­nar y ejer­cer el po­der de­be ser por la vo­lun­tad del pue­blo y no por ca­pri­cho o con­ve­nien­cia.

El po­lí­ti­co de­bie­ra ser la per­so­na que es­cu­cha las ne­ce­si­da­des de la ciu­da­da­nía y res­pon­de an­te la pro­ble­má­ti­ca desa­rro­llan­do es­tra­te­gias en­ca­mi­na­das a me­jo­rar la con­vi­ven­cia y es­ta­ble­cien­do un cli­ma de paz y tran­qui­li­dad, ha­cien­do que las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nen y que es­tén al ser­vi­cio de las per­so­nas, pa­ra ello se re­quie­re que las nor­mas sean con­sen­sua­das y el presupuesto es­té en­ca­mi­na­do a pro­por­cio­nar ser­vi­cios, sa­lud, edu­ca­ción, se­gu­ri­dad y la apli­ca­ción de la jus­ti­cia, y no en be­ne­fi­cio de sus fa­mi­lias y se­gui­do­res.

¿No creen que es su­fi­cien­te con lo que se de­ba­te en las cor­tes de Es­ta­dos Uni­dos y que nos ha­cen ver co­mo un país con mu­chas le­yes que no se apli­can y se per­mi­te to­do pa­se?; tal pa­re­cie­ra que la so­be­ra­nía es­tá em­pe­ña­da y al ser­vi­cio de unos po­cos; fal­ta pro­bar que al­gu­nos que nos re­pre­sen­tan es­tu­vie­ron o es­tán al man­do de gru­pos ilí­ci­tos co­mo los nar­co­tra­fi­can­tes y cri­mi­na­les que siem­bran con san­gre su pros­pe­ri­dad y el do­lor del pue­blo.

Es­tos nos han mos­tra­do al mun­do co­mo un país bár­ba­ro y sin le­yes; que en es­ta lu­cha se crean mons­truos e ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ata­car­los y en es­te de­ve­nir mu­chos son los caí­dos, sien­do en su ma­yo­ría los jó­ve­nes las víc­ti­mas y si no vea­mos las muer­tes de cua­tro miem­bros del FNA que en su de­ber de com­ba­tir la de­lin­cuen­cia ofren­da­ron su vi­da pa­ra ga­ran­ti­zar la nues­tra

"Tal pa­re­cie­ra que la so­be­ra­nía es­tá em­pe­ña­da y al ser­vi­cio de unos po­cos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.