Otro hé­roe caí­do

Diario El Heraldo - - Opinión -

EDI­TO­RIAL

La Fuer­za Na­cio­nal An­tiex­tor­sión (FNA) fue gol­pea­da nue­va­men­te en lo más pro­fun­do con la muer­te de uno de sus ele­men­tos du­ran­te un ope­ra­ti­vo rea­li­za­do el sá­ba­do an­te­rior en La Cei­ba. Gus­ta­vo Adolfo Ze­la­ya Is­coa (29) es el nom­bre del agen­te que se su­ma a la lis­ta de los caí­dos en la lu­cha con­tra el te­rri­ble fla­ge­lo de la ex­tor­sión. Su muer­te se pro­du­jo du­ran­te un en­fren­ta­mien­to con una ban­da que ex­tor­sio­na­ba a due­ños de ne­go­cios, trans­por­tis­tas y ciu­da­da­nos, sor­pren­di­da in fra­gan­ti en una ac­ción po­li­cial en­cu­bier­ta. El sos­pe­cho­so de arre­ba­tar­le la vi­da al agen­te se dio a la fu­ga y las au­to­ri­da­des han ofre­ci­do una re­com­pen­sa de me­dio mi­llón de lem­pi­ras por in­for­ma­ción que per­mi­ta dar con su pa­ra­de­ro, mien­tras otros cua­tro pre­sun­tos ex­tor­sio­na­do­res fue­ron cap­tu­ra­dos el día de la tra­ge­dia. Es­pe­ra­mos que la ciu­da­da­nía con­tri­bu­ya pa­ra que se ha­ga jus­ti­cia.

La muer­te del agen­te Ze­la­ya Is­coa en el cum­pli­mien­to de su de­ber de­ja a una fa­mi­lia de lu­to y nos re­cuer­da los ries­gos in­he­ren­tes de una vo­ca­ción no­ble y he­roi­ca, po­cas ve­ces re­co­no­ci­da por una so­cie­dad que, an­te la frus­tra­ción que de­ja la co­rrup­ción que se ha in­fil­tra­do a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal, sue­le ver más lo ne­ga­ti­vo que lo po­si­ti­vo. Pe­ro lo cier­to es que den­tro de los en­tes de se­gu­ri­dad hay hé­roes que eli­gie­ron arries­gar su vi­da, y has­ta per­der­la, pa­ra pro­te­ger la de los de­más.

No hay sa­la­rio ni re­co­no­ci­mien­to su­fi­cien­tes pa­ra com­pen­sar se­me­jan­te sa­cri­fi­cio, pe­ro lo me­nos que se pue­de es­pe­rar es que nues­tros po­li­cías es­tén bien pa­ga­dos, con un sa­la­rio que les per­mi­ta lle­var una vi­da dig­na a ellos y sus fa­mi­lias, ade­más de bien en­tre­na­dos, pa­ra que es­tén en con­di­cio­nes de rea­li­zar su tra­ba­jo de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

El Es­ta­do tam­bién es­tá obli­ga­do a ve­lar por los deu­dos de es­tos va­lien­tes po­li­cías que pu­sie­ron en­ci­ma de to­do y de to­dos su com­pro­mi­so con la ley y el or­den. Sin ellos, sin los bue­nos po­li­cías, que se­gu­ros es­ta­mos son más que los co­rrom­pi­dos, nues­tro país es­ta­ría en com­ple­ta anar­quía. Tal es la sig­ni­fi­can­cia de agen­tes co­mo Ze­la­ya Is­coa, cu­ya muer­te de­be ser­vir pa­ra unir más a la po­bla­ción y a la Po­li­cía en la lu­cha con­tra quie­nes eli­gie­ron es­tar al mar­gen de la ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.